El futuro del comercio electrónico

Ya en estos días no es para nada extraño saber de más de un grupo de personas que prefieran hacer sus compras, o adquirir servicios por medio de internet, sin duda es esta más que una moda, no sólo por ser un sistema realmente práctico que nos ahorra tiempo y en muchos casos hasta dinero, también por la cada vez más presente seguridad, una que, como consumidores o proveedores, debemos tener muy en cuenta para hacer crecer un negocio, o acudir a éste para adquirir algo.

Entre servicios para movernos en la ciudad, o hacer todo tipo de compras, también como ya imaginarán entra el negocio de las micro-transacciones, muy vistas sobre todo en esta generación de consolas, con los títulos free to play y algunos otros. Una forma de pago en la que vamos adquiriendo extras en algún título por medio de dinero ya sea conseguido por jugar, o “acelerando el proceso” comprando monedas especiales. De esta forma conseguimos elementos por decir virtuales que sirven de extra o complemento para el videojuego, un ejemplo es el popular Super Mario Run. Otra forma de comercio que ha crecido en los últimos años es la de la venta de títulos, ya sean videojuegos, películas, series o servicios de TV por streaming como Netflix, claro, todo esto de forma virtual que es pagado por medio de una tarjeta de crédito, o cuenta tipo PayPal.

“El uso de métodos de pagos como Tarjeta de Crédito, Débito y PayPal, los cuales se utilizan en Cabify, protegen a nuestros usuarios y conductores”, explica Luis Romero, Gerente General de Cabify Monterrey, aplicación con la cual pides un coche para llevarte a donde quieras.

Éste es sólo un pequeño ejemplo de hacia dónde va el comercio, la forma de hacer negocios, compras y ventas por medio de un dispositivo móvil, una cuenta online y una App diseñada para esto, por ejemplo, servicios como el que ofrece Cabify en donde solicitar un auto para moverte por la ciudad, solo depende de una buena plataforma y un movimiento de mano.

Luis nos comenta: “Todas las transacciones son realizadas por una plataforma de pagos y cobranza de talla mundial. Se realiza una validación del método de pago al ingresar las tarjetas o PayPal, en ningún momento internamente se tiene acceso a la información de la tarjeta de crédito, por lo que todos los usuarios pueden estar tranquilos de que su información está segura en todo momento.

Brindando siempre un trato formal y amable, Cabify es el claro ejemplo de que este modelo de negocio electrónico es el futuro. Para las personas de negocios que viajan recurrentemente, son una clara solución, ahora se pueden olvidar de cambiar sus divisas para tomar taxis o autobuses, Cabify es el ejemplo perfecto de que, gracias al comercio electrónico y su aplicación para iOS o Android, puedes tomar un vehículo privado en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Panamá, Perú, Portugal, República Dominicana y Uruguay. “Buscamos ser líderes del sector de movilidad en América Latina, por lo que nuestra apuesta está en seguir aperturando países y ciudades de LatAm, tal como lo hemos venido haciendo desde nuestro inicio y en especial en 2016”, asegura Luis Romero. Este 2017 será nuestro año de consolidación en la región.

Nuestra meta es mejorar la movilidad de todas las ciudades en donde operamos al convertirnos en una alternativa de transportación con el mejor servicio y las mejores tarifas. Creemos firmemente que con cada viaje que realizamos apoyamos a reducir el número de vehículos que circulan en la ciudad, mejorando los índices de contaminación, congestiones viales y accidentes y de esta manera mejorar la calidad de vida de las personas.

Pero no todas las tiendas o servicios son online, tal es el caso de la recientemente mencionada sucursal de Amazon en Seattle (ciudad natal de la empresa); lo más llamativo de esto no es la tienda en sí (pues estamos acostumbrados a visitar Amazon de forma online) sino que, además de poder encontrar los productos que la empresa vende online, se ha eliminado tener que pasar por caja o hacer filas. Esto significa que el mismo sistema detecta todo lo que vamos recogiendo de las estanterías, agregándolo a nuestro “carrito virtual” para cobrarlo automáticamente al momento de salir de la tienda, ¿cómo funciona esto? bajando una app llamada Amazon Go disponible en sistemas iOS y Android. Por si fuera poco, la tienda también propone un servicio de comida preparada “Amazon Meal Kits” con el cual recibimos nuestra orden en tan sólo 30 minutos, luego de elegir nuestro chef de preferencia.

Pensando en todo esto es fácil imaginar que quizá un día el dinero deje de existir en forma física, y que todo se mueva por medio de cuentas electrónicas y aplicaciones, desde usar el camión, comprar en la tienda, adquirir un producto desde nuestra casa y más; claro que, muchas de estas ya se pueden realizar hoy, pero generar un cambio tan grande, en donde las monedas y billetes queden en el pasado ya es otra historia. Para comenzar se necesitaría de una seguridad descomunal para que la delincuencia no se encargue de entrar a nuestros datos fácilmente, por otro lado, el “dinero virtual” (por cierto, más ecológico) haría de alguna forma más difícil la evasión de impuestos.

Y ustedes ¿qué pensarían si el día de mañana ya no existiera el dinero físico?