El malware “Joao” ha sido descubierto y estos son los consejos para detectarlo

Los muchachos de ESET han descubierto un malware que probablemente ya todos estén conscientes de su existencia, se llama “Joao” y el muy desgraciado se propaga por juegos de Aeria en sitios no oficiales. Este infeliz básicamente mete código malicioso en las computadoras de los gamers para echarles a perder su información. “Joao” utiliza los juegos MMORPG para entrar y ha sido detectado mucho más en México y Sudamérica.

“Para detectar rápidamente la presencia del malware Joao en una computadora, se puede buscar “mskdbe.dll”. Si el resultado de búsqueda incluye un archivo con ese nombre, es muy probable que esté infectada. De todas maneras, los cibercriminales pueden cambiar el nombre del archivo en cualquier momento. Por lo que la mejor opción es usar una solución de seguridad confiable para detectar la amenaza y eliminarla. Por ejemplo, la herramienta gratuita ESET Online Scanner.”, comenta Camilo Gutiérrez, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

ESET también nos deja algunos consejos muy útiles que todos deberíamos seguir para estar seguros:

– Elegir fuente oficiales siempre que sea posible: Los MMORPG que utilizaron estos cibercriminales son apenas una parte de lo que puede esconderse en los enlaces de descarga de repositorios y foros no oficiales.
– Mantener los juegos actualizados: Al igual que los sistemas operativos y las aplicaciones, los juegos también tienen vulnerabilidades que pueden ser explotadas por cibercriminales. Es importante asegurarse de tener instalados todos los parches suministrados por el desarrollador.
– Utilizar una solución de seguridad confiable y mantenerla activa mientras se está jugando: Puede que algo salga mal en la experiencia de juego, y se debe estar preparado para ello. Muchas soluciones de seguridad tienen un modo gamer que permite disfrutar de los videojuegos sin interrupciones, al tiempo que protegen el equipo.
– Recordar que hay otras amenazas que apuntan a los gamers: Ransomware, keyloggers, troyanos, etc.