Guardianes | Crítica

Cuatro nuevos súper héroes llegan a la larga lista de famosos personajes que en estos tiempos han aparecido en la pantalla grande. Guardianes es una aventura muy enfocada en éste género (el de los súper héroes) por lo mismo es decir de sobra que todo fan de las cintas de Marvel o DC querrá por curiosidad ver la cinta dirigida por Sarik Andreasyan, si embargo, Guardianes falla sin nos apresuramos en comparativas.

LA HISTORIA

Básicamente tenemos cuatro personajes con súper poderes, creados en la Guerra Fría por la agencia Patriot; la mala noticia es cuando en nuestros tiempos ellos son despertados, y llamados al deber cuando el científico que los creó, ha desatado el caos con ansias de poder. Así que en pocas palabras Ler (habilidad de manipulación de la tierra), Ursus (se transforma en mitad oso), Khan (supervelocidad) y Xenia (ella se hace invisible, es experta en artes marciales) primero tendrán que aprender a trabajar en equipo, para luego, si no es demasiado tarde, enfrentarse a su creador, un misterioso villano con un arma especial, que le permite controlar cualquier equipo eléctrico… y que por cierto, también posee una extraordinaria fuerza. A lo largo de la película cabe decir, conoceremos más sobre Patriot, estos nuevos héroes y otras cosas.

LO IMPORTANTE ¿ENTRETIENE?

Más allá de los efectos especiales (los cuales no son muy buenos) Guardianes cuenta una historia que como habrán ya pensado, no es muy fuera de lo común, así que la cinta basa su entretenimiento en algunas secuencias de acción, enfrentamientos típicos para que el público pueda ver las capacidades de sus héroes y obviamente, otras escenas en las que conocemos al villano de turno. Aunque Guardianes maneja algo de misterio en su narrativa, es más enfocada al cine de acción apoyado en explosiones y tiroteos. La mala noticia es que sus personajes no son tan llamativos como para que nos llegue a importar su destino; es más como un “inicio de algo” que seguramente veremos algún día en una secuela. Aún así, y si no son un público muy exigente, Guardianes entretiene hasta cierto grado.

EFECTOS ESPECIALES

Para los que esperan algo del tipo Marvel o DC, es importante decir que no, Guardianes no va por ese rumbo; la película tiene buenos momentos y algunas secuencias llamativas, sin embargo hay otros instantes, sobre todo al momento de mostrar al “hombre oso” Ursus o a Ler (quien básicamente controla rocas), en que nos quedamos admirando efectos especiales de apariencia antigua y no para el estándar de las súper producciones de hoy en día. En general Guardianes muestra de forma ajustada a estos héroes y sus aventuras, pero al igual que con la historia, no pueden esperar mucho. O, en pocas palabras, disfruten de sus palomitas.

Guardianes lamentablemente se queda corta en comparación de otras cintas del género de hoy en día, sin embargo tampoco es tan mala. Con actuaciones decentes, una cuidada fotografía y edición de sonido, y un villano bastante horrible, es una película para pasar el rato.