Human: Fall Flat | Reseña

Traigo una bolsa de zapes chidos y bien zampados para el primer amigo que me salga con “los gráficos son lo más importante de un juego”. O el segundo, tercero, cuarto que me lo diga. En fin, Human: Fall Flat es un juego de No Brakes Games y en particular para Xbox One y PlayStation 4, hecho por Curve Digital.

HUMANOIDE

No sé si exista la palabra pero se oye chistosilla. Bob es un pequeño monito blanco mate sin detalles, sin rostro, sin nada más que su cuerpo regordete y muy tierno, pero bastante torpe para los movimientos, tan torpe como nosotros lo seamos con los controles. Bob está tratando de descubrir por qué diablos tiene estos sueños donde se cae al vacío y de repente, ¡sopas!, ya aterriza en un escenario desconocido y con escasas instrucciones para salir de ahí. El desarrollador pensó en un juego tan simple que no necesitaba explicarnos con ningún tipo de fruta cómo se manejaban las reglas del juego. Y de todas maneras, lo hace a su modo.

De verdad es súper sencillo, solo es cuestión de trasladarse del punto A -inicio del nivel- al punto B -final del nivel-. Una vez logrado esto, podemos caer por el vacío al siguiente reto de rompecabezas. ¿Ven qué sencillo es? ¡Sin chiste!

NO. NO ES “SIN CHISTE”

Bob es tan torpe y cuenta con tan reducidos recursos que moverse entre objetos, tomarlos, levantarlos, apretar un botón, saltar, etcétera, que resulta siempre peliagudo pero muy muy entretenido, pues verlo causa sonrisas incontenibles por la gracia de su andar. Pero Bob también es muy útil toda vez entendemos sus oportunidades, fortalezas y debilidades, para terminar siendo un gran personaje entre más niveles cruzamos a su lado.

Human: Fall Flat es un rompecabezas que va desde sencillo a muy complicado, de pequeño a extenso y de aburrido a mil veces placentero. Cada paso logrado, cada enigma resuelto concluye en satisfacción garantizada, y aunque no aplica la frase “o la devolución de su dinero”, deben creer en mi palabra cuando les digo: jamás pedirán reembolso. Bob es amor, amor bonito pues.

Tanto en el ambiente como en los menús, en el inicio de los acertijos, en el sonido, en las muertes y en los objetos, hay simplicidad a borbotones y con esto no quiero decir que peca o raya en lo insípido, “never in the life” dirían por ahí. Jamásmente (sic) encontrarán Human: Fall Flat como una alternativa aburrida. Human: Fall Flat es todo un entorno engañoso y provocador a la vista, para aquellos que piensan en un juego así como uno de dos patadas y a seguir con otro. Pero es que me podría reír dos horas de esos incrédulos de los juegos independientes que verán por arriba del hombro a Human: Fall Flat sin siquiera considerar darle una oportunidad.

Es su pérdida mis chavos, es su vil y pura pérdida.

De principio a fin, Human: Fall Flat nos regala puzzles que requieren pensar muy bien si nuestras aproximaciones llegarán a buen puerto, o de plano terminaremos cayendo sin posibilidad alguna de recuperarnos en el camino al vacío. Pues nuevamente gracias a sus mecánicas de movimiento, Bob puede jugar con nuestra mente y darnos esa sensación de “no pasa nada compa, te tengo cubierto” y pues acabamos dándonos cuenta de que sus acciones son básicas y no van más allá de las capacidades de Bob. O sea, no podemos exprimirle nada más que lo esencial. ¿Es Bob un perezoso sin remedio? Buena pregunta, déjenme regalarles un consejo: investíguenlo ustedes mismos.

VEREDICTO

Una camioneta llena de galletas a Curve Digital. Otra camioneta llena de galletas a No Brakes Games. Una camioneta llena de galletas para el equipo Kopodo que tanto chambea para ustedes mis queridos lectores, esos mismos queridos lectores que son conocedores -solo por el simple hecho de estar aquí- y entienden que la diversión es el punto importante de cualquier título en este podrido mundo. ¿Quieren carretadas de este precioso elemento de la vida? ¿Quieren reír por ser tan Bob-os? Entonces Human: Fall Flat es definitivamente una inversión como pocas pueden tener.

No empiecen a pensar en los gráficos, porque solitos los rompecabezas les harán olvidar cualquier aspecto estético y los pondrán en absoluta concentración para pasar al siguiente desafío. Human: Fall Flat básicamente dice “¿Me veo feo y sencillo a tus ojos? Te reto a ganarme.” Y a ver, gánenle.