Jumanji 2: En la selva | Crítica

Las películas basadas en videojuegos han sido terribles desde que Bob Hoskins y John Leguizamo se pusieron sus monos para la película Super Mario Bros en 1993. Pero las películas que se inspiran en los juegos – que riman en su gramática visual y juguete con sus extrañas convenciones formales – a menudo son mucho más divertidos: prueba 10 Cloverfield Lane de Dan Trachtenberg y The Villainess de Jung Byung-gil para empezar.

Entonces, ¿es un juego o una película?

Jumanji 2: En la selva cae en algún lugar entre los dos grupos, en la medida en que se basa en un videojuego que no existe. Esta aventura infantil más antigua es una secuela de largo alcance de la película familiar de 1995 Jumanji, en la que un zoológico africano, además de Robin Williams, salió en estampida de un juego de mesa mágico con temática de la jungla.

Pero eso fue entonces. “¿Quién juega a los juegos de mesa?” Hace muecas a un adolescente en el guiño prólogo de la película, un comentario que hace que la caja encantada cambie de forma y se convierta en un cartucho de videojuego que luego descubrirán cuatro adolescentes detenidos en el presente. Agarrando un controlador cada uno, son atrapados en el traicionero mundo tropical del juego, donde el escape al mundo real se encuentra al final de una misión de cinco niveles.

Los (20)10’s la década de la nostalgia, remakes, reboots y demás cosas…

A medida que avanzan las ideas para el rejuvenecimiento de la franquicia, esta es inusualmente resbaladiza, y se ve aún más afectada por la lucha constante de los adolescentes para aclimatarse a sus nuevas formas de avatares en el juego. En el estilo antiguo de comedia de intercambio de cuerpo, todos eligieron contra tipo. Geeky Spencer es el rompecorazones musculoso (Dwayne Johnson), mientras que el atleta de fútbol Fleck Fridge alega que fue degradado a su compañero de pinta (Kevin Hart).

La introvertida Martha se convierte en una neumática tipo Lara Croft (Karen Gillan), mientras que Bethany, una niña malvada, se convierte en … bueno, Jack Black en pajarita y casco. Las risas fluyen rápido gracias a los cuatro actores que se comprometen con el juego, y al equipo de escritura de cuatro poderosos haciendo todo lo posible para evitar hasta la última mordaza de los desajustes.

Una sátira involucra a Bethany (Black) que intenta con deleite una pausa de confort con su nuevo aparato masculino mientras Johnson y Hart gritan consejos desde un arbusto. No es exactamente “IntensaMente”, aunque es difícil no sonreír.

Hasta parece un Pitfall moderno…

El aspecto del videojuego es menos astuto: los cinco “niveles” de Jumanji parecen indistinguibles, mientras que la misión de los personajes, devolver la piedra A al acantilado B, raramente implica que hagan algo parecido a un juego.

Todo lo que se busca son risas sencillas, como tener personajes de fondo, como la guía de jeep-giros de Rhys Darby, repetir los mismos fragmentos de diálogos, o dar a cada héroe tres vidas cada uno, lo que aumenta significativamente las apuestas a la bufonada. (A los pocos minutos de aparecer en la pantalla, Jack Black es devorado por un hipopótamo, luego regresa). Luego está la continua consternación de Gillan por su impráctico atuendo ceñido: una rebanada de torta postmoderna que los adolescentes del público pueden comer y comer.

En resumen…

El director Jake Kasdan llevó las tonterías y los envíos a tan divinas alturas en su biografía biográfica de 2007, Walk Hard: The Dewey Cox Story, donde dice que es difícil no sentir que una versión más nítida de Jumanji permanece en algún lugar. (Quizás ahora que los juegos de mesa vuelvan a estar de moda, le espera un reinicio inconformista). Pero en su forma actual, hiperactivo, tonto y moldeado como una comedia de Hollywood, es una travesía escolar pasable.

Jumanji 2: En la selva estará disponible desde el 21 de Diciembre en salas de cine.