Kingsman: El Círculo Dorado | Crítica

Cuando todo parece llegar a su fin, una botella de Whisky de Kentucky les da un respiro nuevamente a los Kingsman.
Kingsman: El Círculo Dorado tiene todo lo que cualquier fan de la primera entrega podría querer… ¡incluso más! Acción, humor y efectos especiales en abundancia y visualmente muy impresionante, estas son características que fielmente pueden definir a Kingsman: El Círculo Dorado.

Esta nueva entrega basada en los cómics homónimos, cuenta con una trama bastante decente, especialmente contando que es una secuela. La temática Reino Unido/Estados Unidos, funciona bastante bien, sobre todo con los clásicos y divertidos chistes entre culturas. Como alguien que ama la primera cinta de Kingsman, estoy agradecido de que esta secuela no nos haya decepcionado.

¿DE QUÉ TRATA?

Tras los acontecimientos de Kingsman: Servicio Secreto, Eggsy (Taron Egerton) continuó su carrera como agente bajo el nombre de Galahad. Iniciando la cinta, Eggsy es arrinconado por Charlie (Edward Holcroft), quien lo recordaremos por ser el molesto aspirante a ser Galahad en la cinta previa, sucediendo una increíble escena de persecución automovilística y de pelea entre Eggsy y Charlie. Un fun fact que me atrajo fue el hecho de que Eggsy consiguió enamorarse de la princesa Tilde (Hanna Alstrom). Para lo que no recuerden a esta actriz, en la primera cinta de Kingsman, Eggsy la rescató de Valentine, villano de la cinta.

Algo (#NoSpoiler) sucede y todo rastro de Kingsman es eliminado, dejando con vida solo a Eggsy y Merlin, iniciando así el tan conocido y prohibido… Protocolo del Fin del Mundo, dándoles la pista de que los Kingsman no estaban solos y que a pesar de que son partes completamente opuestas, los Stateman son sus “primos” estadounidenses.
Por otro lado, vemos que la aparición de Charlie no fue mero rencor o coincidencia, sino que él fue contratado por una narco-organización lo suficientemente poderosa para eliminar a los Kingsman de un golpe… El Círculo Dorado.

¿Y QUIÉN SALE, O QUÉ?

Kingsman: El Círculo Dorado está lleno de estrellas por todos lados, por un lado, tenemos a los Kingsman, Eggsy, Harry Hart “Galahad” (Colin Firth), Merlin (Mark Strong), Roxy (Sophie Cookson). En cuanto a los Stateman podremos ver protagonistas como Tequila (Channing Tatum), Ginger Ale (Halle Berry), Champagne (Jeff Bridges), Whiskey (Pedro Pascal); Por el lado de El Círculo Dorado tenemos a la reina Poppy Adams (Julianne Moore) y Charlie Hesketh; Así como personajes de fondo como la Princesa Tilde, Clara Von Gluckfberg (Poppy Delevingne), y curiosamente… Elton John…. Sí, el mismo que nos ha endulzado el oído por décadas.

Como ven, el cast de Kingsman: El Círculo Dorado es bastante amplio y bueno, asegurándonos una calidad actoral como ninguna otra.

PELEAS, HUMOR Y ACCIÓN… ¿QUÉ MÁS PODRÍAMOS PEDIR?

Esta secuela de Kingsman tiene tanta acción, inventiva y una loca diversión. Si bien es igual de violenta que su predecesora, también muestra mucha más empatía por parte de las Agencias Secretas hacia el bien del mundo entero y las pérdidas humanas. Matthew Vaughn regresa como director de esta cinta, siendo Jane Goldman su co-escritora de guión; aunque su historia es un poco zafada y un tanto complicada, todo está perfectamente vinculado y sigue un flujo bastante agradable y divertido, a pesar de que toca algunos fuertes temas como la “guerra contra las drogas”. Todas las piezas, aunque pequeñas e individuales, incluso el escondite secreto de la villana Poppy, es hilarantemente fresco y divertido de ver.

La dirección de Vaughn es lo opuesto a las habituales tendencias de cámara que utilizan en Hollywood; gracioso, fluido y al seguimiento de las peleas. En Kingsman: El Círculo Dorado, la pérdida o muerte de las personas tiene un peso mucho mayor, y esto lo logran correctamente al darte el tiempo de procesar lo sucedido e incluso darte el tiempo de razonarlo o llorar, lo que sirve para que los personajes sean más emocionales y atractivos a la pantalla. Incluso puedo decir que te deja como mensaje que la vida es más valiosa si tienes algo que perder.

Al igual que con la primera película, el contenido sexual es similarmente aumentado y a pesar de la reacción a esa mordaza, que era a la vez áspera y chocante, Vaughn y la co-guionista Jane Goldman no están contritas. Por lo tanto, la escena del dispositivo de seguimiento – vamos a ahorrar los detalles aquí – que implica algunas tácticas sorprendentemente invasivas en la parte de Eggsy, y parece calibrado para ofender.

Mientras tanto, Vaughn y Goldman tienen una explosión con la introducción del contingente estadounidense, descaradamente coqueteando con el cliché. Donde el frente de Kingsman es un sastre, la tripulación de Stateman se ocultan lejos en una destilería del bourbon de Kentucky. Donde los codenames de Kingsman se basan en la leyenda de El Rey Arturo, mientras las de Stateman están todas relacionadas con bebidas alcohólicas. Así que tenemos Tequila, interpretado por Channing Tatum; Ginger Ale (Halle Berry, no haciendo mucho como el equivalente Yankee de Merlin); Whiskey (Pedro Pascal de Narcos, llegando como Burt Reynolds interpretando a Indiana Jones); y el gran jefe Champagne – o ‘Champ’, como prefiere ser llamado.

Luego, por supuesto, está el villano, o en este caso, la villana representada por Julianne Moore como el monopolizador del comercio ilegal de drogas Poppy Adams. Ella está infrautilizada, pero brinda breves estallidos de calidad como una psicópata obsesionada de los años 50 que está desquiciada de una manera gentilmente/alegre, convirtiendo a Keith Allen en una hamburguesa, o manteniendo a los consumidores de drogas del mundo, recreativos o no, a rescatar con una toxina mortal.

VEREDICTO

Hay muchos juguetes para que Vaughn juegue aquí, y en su mayor parte juega bien, pero no hay suficiente para justificar el pesado tiempo de ejecución de 141 minutos. El retorno de Harry se siente estirado y trabajado y todo el episodio de “Glasto” (incluyendo la Escena de Dispositivo de Seguimiento antes mencionada) es algo que sinceramente podríamos haber vivido sin esto.

Kingsman: El Círculo Dorado es una cinta muy completa y divertida, si no has visto la primera cinta Kingsman: El Servicio Secreto, solo habrá 3 escenas que no entenderás al cien por ciento, pero gracias a Jane, estas son brevemente explicadas en esta nueva cinta. Si lo que lo buscas es una película de acción, pero a la vez te buscas divertir un rato, Kingsman es lo que debes ver.

Kingsman: El Círculo Dorado estará en las mejores salas de cine a partir del 29 de Septiembre.