Last Day of June | Reseña

Nuevamente me encuentro con opciones de juegos que basan mecánicas e historia en experiencias inspiradas en otros títulos, que si bien podría ser una mala idea, a veces siempre es bueno explotar la posibilidad de mejorar algo para que resulte rentable. Hoy traigo la reseña de Last Day of June, una aventura de los sentimientos que bien podría haber pecado de complicada. Ahora les platico bien.

ÚLTIMO DÍA DE AGOSTO

Fue precisamente el último día de agosto en que la aventura de Ovosonico y 505 Games salió para PC vía Steam y PlayStation 4, juego que narra la manera en que June muere en un trágico accidente automovilístico en el que manejaba Carl, su esposo, todo derivado de consecuencias que se fueron dando por pequeños acontecimientos relacionados a varios habitantes del vecindario donde residen. Nuestra misión en Last Day of June, es tomar el papel de cada uno de esos personajes y cambiar todo el recorrido de su día, con tal de evitar dicho accidente, y así salvar la vida de June, y de paso la cordura de Carl.

La historia de Last Day of June no es para nada nueva, no por esto quiero decir que no valga la pena, en realidad es que no me causó tanta tristeza como pude haber imaginado, ya que el mismo tono y ambiente del inicio del juego, dan a entender que habrá una tragedia en una linda pareja que vive un romance eterno, como de esos que todos queremos encontrar. Shaaalalalalaaaaaaaa.

El aspecto quizá más agradable del juego es cuando se nos presentan las escenas de fantasía y magia, donde la lógica no forma parte y son más bien los efectos especiales los que predominan, haciendo Last Day of June un gran relato interactivo, más de lo que se puedan esperar, más de lo que yo esperaba, ya que algo que empieza como muy sencillo y de breve exploración, termina siendo un juego de rompecabezas vasto y con una dificultad ciertamente elevada.

LOS GRANDES “PEROS” DE JUNE

La historia es buena, repito, es ya familiar y conocida, la cual afortunadamente no intenta matarnos de la tristeza, sólo crear un contubernio con Carl para entender su pesar y ayudarlo en su búsqueda, sin embargo el fallo de Last Day of June es la poca interacción con el mismo debido a las mecánicas del juego, donde nos tenemos que poner en los zapatos de todos los miembros de la comunidad, desechando la idea de hacer un apego constante a alguien: todos tienen su oportunidad.

Esa misma falta de apego, junto con la oportunidad de usar a todos para simplemente salvar a June, no permiten desarrollar la identidad del título, quitándome la experiencia de clavarme con Carl y buscar desesperadamente las respuestas para despojarlo de su dolor, dolor que no sentí como en otros juegos como Life Is Strange, The Last of Us, Valiant Hearts, etcétera. Con esto no quiero decir que sea malo, pero la idea de hacer tan extensos los rompecabezas junto con la posibilidad de regresar entre las historias que se entretejen, nos quitan de la mira el objetivo y terminamos por querer acabar por el simple hecho de hacerlo, no tanto por salvar a June.

Otro gran fallo en Last Day of June es sin duda alguna, la falta de botones para saltar pedazos de la historia ya vividos, y que extrañarán a más no poder pues es de “a chaleco” que matarán decenas de veces a June para encontrar la solución correcta y con los pasos debidos para que más adelante en el desarrollo, no vuelvan a escabecharla. Pero al juego le vale, la van a tener que matar y matar. Esas cinemáticas donde June muere, no se pueden saltar, y se deberán de chutar toda la escena tantas veces como sea necesario. Eso me hizo dejar el control varias veces.

PERO ESTÁ BIEN BONITO, Y NUESTRO VEREDICTO TAMBIÉN

Last Day of June fue creado con personajes cabezones pero muy bellos, con escenarios llenos de vegetación que son hermosos y no cansan nunca a la vista, con animaciones muy bien logradas y voces que en realidad son sonidos guturales que no necesitan gesticular palabras para dar a entender la idea. Last Day of June es un juego artístico en toda la extensión de la palabra, no es una obra hecha para entregar de buenas a primeras sino también para agradar a la pupila y al oído gracias a su bella música que acompaña todas las situaciones de manera puntual.

Last Day of June es una maraña de ideas bien organizadas y ejecutadas de manera sumamente buena, que en conjunto forman un gran juego para quienes no quieren una aventura por capítulos donde todo se desarrolla rápido y de manera automática. Last Day of June no es para nada una una experiencia rápida y por lo tanto es absurdo no encontrar un Platino bien merecido para el explorador convencional que querrá deshojar todas las flores que encuentre, o mirar en cada recóndito lugar del mapa, además de que aquel valiente que se lance a acabar el juego en una sentada, sabrá que es prácticamente imposible de lograrlo sin una guía, pues los tropezones están asegurados.

Por desgracia, Last Day of June raya en lo extremadamente específico y por esa falta de botones para saltar las cinemáticas repetitivas, junto con los prolongados tiempos de espera entre escenas, provoca que la meta quiera ser alcanzada más por resistencia que por perseverancia, quitándole puntos a favor que pudieron haberse ganado si tan solo la programación del juego no hubiera estado tan enfocada en la acción pero sí en la experimentación.

Pero la historia es linda.