Loot Rascals | Reseña

¿Juego de peleas donde no hay peleas? ¿Qué diablos? Bueno, no tanto como de peleas pero sí implica derrotar a cuanto enemigo se nos pone enfrente. Eso es Loot Rascals. Y esta es nuestra reseña para PlayStation 4.

LOOT RASCALS

Antes que nada, siento como un infortunio develar tu juego cuando días antes y días después, los dos contendientes más duros para el mejor del año hacen su aparición en la escena mundial-Horizon y Zelda-, así que uno debe entregar un material ciertamente decente para no ahogarse en el mar del olvido.

Loot Rascals llega como un juego con dibujos simples pero afortunadamente muy vistosos gracias a su extensa paleta de colores, combinaciones que no les interesa ser congruentes, sonidos pensados para no fastidiar al tímpano y un sistema de combate -no combate- rápido que se mezcla de manera convincente con la planeación. Planeación estratégica. Ya venía manejando este concepto unas reseñas atrás.

Vayamos al tumba-burros más famoso del mundo, el más usado por los futuros graduados de cualquier carrera, o sea Wikipedia la cual dice:

Planeación estratégica. La ‘Planificación estratégica’ es un proceso sistemático de desarrollo e implementación de planes para alcanzar propósitos u objetivos. La planificación estratégica, se aplica sobre todo en los asuntos militares (donde se llamaría estrategia militar), y en actividades de negocios.

Para empezar se dice “Planificación Estratégica”, después nos damos cuenta que Loot Rascals podría inclinarse por la parte militar, pues el chiste está en sobrevivir un mundo donde nuestra nave cayó y los aldeanos no son precisamente amigables. Ahí se cumple la parte de alcanzar objetivos, el cual es no morir. Pero también hay negocios, que son cuando las tarjetas son inútiles para nuestra búsqueda y debemos desecharlas para generar recursos.

Loot Rascals maneja un sistema de tiempo muy extraño, donde cada movimiento sobre el mapa diseñado con bloques hexagonales, equivale a un periodo de tiempo tan largo que estarán viendo la noche en pocos desplazamientos y regresando al día igual en un santiamén. El transcurso del tiempo genera que los enemigos regados aleatoriamente en el mapa cambien su postura, es decir, que sean propensos a atacar o ponerse en guardia toda vez que estén en el mismo bloque hexagonal que nosotros.

Ustedes deberán aprender a medir sus tiempos para caer en un bloque cuando los nativos no busquen atacar, logrando asestar el primer golpe y bajando una gran cantidad de vida, dándoles ventaja para así no ser escabechados. Les repito, “ustedes deberán aprender a medir sus tiempos” ya que Loot Rascals es estrategia absoluta para no perder energía de manera absurda contra enemigos débiles y ahorrar esos puntos de vitalidad para cuando el rival sea más digno. ¿Por qué queremos enfrentar a rivales más grandes? Porque ellos son los que sueltan tarjetas al morir.

¿Siguen preguntándose a qué tarjetas me refiero? Unas tarjetas que pueden ser de defensa o ataque, que bien combinadas nos proporcionarán ventajas a la hora de las peleas, mismas las cuales contienen una señalización para darnos una idea de en dónde harán mejor mezcla con las demás. Ojo, mucho ojo: No se trata de apilarlas a lo absurdo sino de colocarlas en los espacios que les den más puntos de ataque o defensa.

De aquí en fuera todo el juego se la pasa en quizá morir y revivir en un mapa nuevo por completo, matar enemigos, recolectar tarjetas, acomodarlas, volver a nuestro escondite para recargar energía y volver a hacer lo mismo. ¿Repetitivo? Si lo ven de este modo, entonces sí lo es por completo, pero créanme que cambiarán su opinión con esta información: los escenarios son “procedurales” así que ninguno será igual que el anterior y con esto también los villanos, asegurando que la aventura nunca se repita.

VEREDICTO

Viéndolo tan sencillo, con Loot Rascals se sentirá indignante el hecho de morir, por eso es un hecho que seguirán jugando y a su vez aprendiendo el arte de correr cuando deban de correr, pelear cuando deban de pelear, planear cuando deban de planear.

A pesar de que no verán jamás peleas como se las han de imaginar -además de que duran un par de segundos-, la facilidad aparente de Loot Rascals los llevará a jugar cien veces y cien veces más, a pesar de no contar con un apartado gráfico espectacular ni un diseño de altísimo nivel, pues está hecho para entretenernos y engañarnos con que será una fácil travesía, cuando en realidad se encontrarán sufriendo un poco más de lo normal, más veces de lo normal.