Marvel vs. Capcom: Infinite | Reseña

Dejando de lado las peleas tres contra tres, y recibiendo la opción de usar las Gemas del Infinito del universo de Marvel, esta nueva entrega sabe mantener sus cualidades en gameplay, con asombrosos y llamativos movimientos de pelea, mientras que agrega algunos elementos visuales no tan destacados, así como un modo historia simple y no tan bien trabajado.

¿Y QUÉ FUE DEL? ¡GONNA TAKE YOU FOR A RIDE!

Seguro muchos recordaremos el fantástico, y al parecer, insuperable Marvel vs. Capcom 2, aparecido en máquinas arcade, en el Playstation original y Dreamcast (posteriormente remasterizado en otras plataformas) el juego tenía el balance perfecto entre diseño de personajes, es decir, el arte, gráficos muy llamativos en 2D, escenarios en 3D, y un frenético ritmo de peleas en 2D, en los que para sobrevivir, los combos y especiales tenían que estar a la orden del día, y sin entrar en detalle del asombroso repertorio de personajes entre los universos de Marvel y Capcom, podíamos encontrar a grandes como Akuma, Charlie Nash, Blackheart, Colossus, Cyclops, Dr.Doom, Venom, Rogue, Psylocke, Servbot, Sakura, Wolverine y muchos más. En pocas palabras, era una verdadera obra que mostraba el choque entre estos dos universos, sin la necesidad de modos de historia, con tramas y diálogos.

Ahora, años después, y luego de varias entregas, llega Infinite, un juego para Playstation 4 (en el que reseñamos), Xbox One y PC que si bien da muchos pasos en la dirección correcta, lamentablemente se queda corto con lo que podríamos esperar como fans, manteniendo un sentimiento de “ok” en todo momento, mientras nos debatimos si la jugabilidad es tan buena como para dejar pasar las fallas de argumento y en la dirección de arte, eso sin contar un nivel gráfico simple, para el estándar de hoy en día.

PRIMERO LO BUENO, OBVIAMENTE

Marvel vs. Capcom: Infinite sin duda mantiene y eleva el nivel de pelea que ya conocemos de la serie, es una entrega en la que si buscan solamente darse de golpes en retas interminables con los amigos, no los dejará insatisfechos gracias a un buen balance en el que ahora, en lugar de presentarnos peleas 3 contra 3, nos deja en 2 vs 2 pero con la posibilidad de usar las famosas Gemas del Infinito, dando un emocionante extra en cada encuentro con habilidades especiales como la de podernos mover súper rápido, el poder encerrar al enemigo en una área pequeña, tener fuerza para atraer a nuestro contrincante y más. Estas gemas las podremos escoger antes de cada encuentro así que sólo es cuestión de saber que nos acomoda mejor dependiendo de nuestro estilo de lucha.

Por otro lado están los combos, los cuales básicamente se mantienen igual que en pasadas entregas; para los que ya conocen los movimientos de Iron-Man o Spider-Man (por ejemplo) será muy sencillo lograr movimientos espectaculares aquí, y si por el contrario, son un nuevo público, o no conocen bien la serie, y no desean pasar horas en el modo de práctica, el título tiene la opción de crear combinaciones de golpes de forma automática, con sólo presionar un botón correspondiente a puño o patada, básicamente. Dicha opción sin duda es algo que nos ha dividido a los gamers pues por un lado quita lo llamativo de un juego de peleas que es, el aprender movimientos y conocer a tu personaje, y por el otro lado da la opción de que alguien más “casual” pueda divertirse de igual forma sin la necesidad de aportar tanto tiempo al juego.

Como menciono, la acción está a la orden del día, y las peleas son realmente espectaculares, entregando instantes en los que si no prestamos atención estaremos muertos en segundos. Como es de esperar, se mantiene la idea de comenzar combos con un personaje y cambiar a otro para seguir los golpes, logrando así combinaciones devastadoras y emocionantes. Ya sea que jueguen en el modo historia, en arcade, contra la CPU o contra un amigo en la misma pantalla u online, Marvel vs. Capcom: Infinite logra muy bien su cometido de entretener, como prácticamente siempre lo ha hecho.

PRESENTACIÓN

Si son de los que quieren un juego bien balanceado en todos sus aspectos, esta nueva entrega por Capcom seguramente los dejará fríos, pues esa maravillosa jugabilidad, puede quedar opacada gracias a otros factores no tan cuidados, comenzando por la dirección de arte.

El punto que más les “moverá el tapete” es el del lado visual. Marvel vs. Capcom: Infinite no se pone de acuerdo en qué nos quiere mostrar, y por un lado nos plasma diseños clásicos de sus personajes, que está bien, pero que desentonan cuando los vemos juntos, por ejemplo, Captain Marvel (nueva en la serie) y Jedah, o Ghost Raider y Zero, es decir, aún cuando sus modelados son bastante aceptables, sus diseños se mantienen tan fieles a su mundo que verlos juntos es casi ilógico, en lo personal me hubiera gustado ver nuevos diseños mejor balaceados para este título y que concordaran mejor unos con los otros.

Y ya si no les importa el pasado punto, pues ahora tenemos el extraño y desproporcionado modelado de algunos de los luchadores, sobre todo de Captain America, Thor, Mike Haggar y bueno, en general. En realidad son pocos los que se salvan de esta cuestión, una que distrae y hasta puede caer en risas gracias a este diseño poco realista, pero sobre todo, exagerado. En fin, que no tengo que decir mucho.

Siguiendo con el aspecto gráfico, el diseño de escenarios se mantiene llamativo y acorde al modo historia que nos presentan; algunos de estos están más elaborados que otros, dejando siempre una sensación de que en realidad son sólo el fondo, de lo que realmente nos importa, que son las peleas. En términos de texturas, efectos de luz y demás, Marvel vs. Capcom: Infinite se siente simple, sin mostrar nada asombroso, pero tampoco algo muy anticuado, al estándar que podemos encontrar hoy en día en los juegos de peleas. Repito, la estrella es la jugabilidad, y eso no deja de brillar nunca. El apartado sonoro se mantiene bien, pero no encontramos ninguna melodía destacable o memorable.

Quizá el peor de los puntos del juego es el modo historia, el cual nos manda por un argumento que une a los personajes de Marvel y Capcom, pero nunca nos explica ¿porqué se conocen todos? así que uno simplemente tiene que aceptarlo. Dejado eso de lado, la historia tampoco funciona bien, y a pesar de querer sorprendernos con algunos flashback y giros en la trama, en realidad no nos atrapa gracias a una serie de malos diálogos y terribles actuaciones. Éste es casi como un apartado que pueden jugar una vez para ver en qué acaba todo, por curiosidad, pero que no les dejará alguna buena sensación, gracias a una serie de peleas y encuentros con personajes genéricos exclusivos de este modo, y con dinámicas de pelea que se repiten, como derrotar enemigos uno tras otro hasta que el tiempo se termina, o terminar con todo antes de un determinado evento. En términos generales es una forma de jugar con todos los personajes, al menos una vez. Aquí cabe mencionar que en el modo arcade podemos desbloquear sólo colores, no estilos de atuendo, si quieren ver a un Hulk azul con pantalones blancos… ya saben dónde entrar.

Un último punto que pueden tomar como personal, es que Marvel vs. Capcom: Infinite desgraciadamente esta terriblemente balanceado en cantidad de personajes femeninos con los masculinos, es decir, tenemos sólo unas 4 luchadoras y 26 luchadores, y su roster también deja que desear, con la falta de íconos como Rogue, Psylocke, Storm, Jill Valentine, X-23, Wolverine, Magneto, Venom, War Machine, B.B. Hood, o Ken, por poner unos ejemplos.

AUNQUE LOS MODOS ESTÁN BIEN

A estas alturas es justo decir que el juego guarda muchos contrastes, y por fortuna uno de los buenos es la variedad de los modos de juego; para comenzar tenemos el fuerte, que es el de versus para dos personas, luego está el de misiones en el que conoceremos como lograr combos y más, también está el infalible modo de entrenamiento, el de historia que ya les comenté, y el online, dónde pueden encontrar partidas de clasificación, casuales, para principiantes o por el contrario, de espectador. Finalmente pero no menos importante encontraremos una galería en la que podemos ir desbloqueando arte del juego, así como videos y hasta modelados de personaje en 3D. En pocas palabras tenemos modos para entretenernos un buen tiempo, aunque como he dicho, el platillo fuerte es el de jugar contra otra persona y sacar los mejores movimientos.

Al final del día se podría decir que la jugabilidad en Marvel vs. Capcom: Infinite es tan buena, que sólo esa parte ha salvado al juego entero, esto quiere decir que si buscan ese clásico sentimiento que esta serie transmite, no quedarán defraudados gracias a los llamativos y emocionantes encuentros; por el contrario, si lo que buscan son además diseños de personajes bien logrados, una forma visual homogénea y un modo historia bien escrito y con buenas actuaciones, tendrán que buscar en otra parte.