Micro Machines World Series | Reseña

Antes de realizar esta reseña venía con la intención de sí decir directo y conciso que no se me había hecho una maravilla el juego que hoy nos atañe, Micro Machines World Series, sin embargo y después de ver tantas críticas tan duras -3.6 para el público en Metacritic-, cambié el chip y vengo en son de paz para decirles por qué sí podríamos encontrar cosas buenas en este título de Codemasters, basado en la famosa franquicia de Hasbro.

OK, POQUITAS OPCIONES

Micro Machines World Series es un juego de carros donde lo más importante es destruir al rival que ganar la carrera, incluso en algún modo por ahí mandan a volar la pista para dedicarse a crear un verdadero pandemonio, algo como tipo Twisted Metal pero para toda la familia, donde fusilar al rival es divertido y no se hace de forma desgraciada y vil. Lo interesante reside en el manejo de estos vehículos, que se hace desde una vista superior incrementando la dificultad para maniobrar y entender hacia dónde debemos mover las palancas, regalando un reto por su diseño isométrico que será reconfortante dominar, pero a su vez tardado.

Pero sí tiene sus modalidades de carrera en la que llegar en primer lugar no lo consigue el más ducho, no señores no, el ganador es el que de verdad es un amo y señor del asunto, o cuenta con mucha suerte, pues con los obstáculos a cada paso que dificultan las vueltas, más las armas regadas por todo el trayecto, será complicado no estar enfrentando impedimentos en todos los puntos de la contienda, con lo que ganar irá más de la mano de la buena fortuna que de la pericia. Díganmelo cuando estando a dos segundos de ser ganador en varias carreras, un infeliz me aventó una bomba dejándome en noveno lugar. Casi lloro.

Si esto de procurar lugares, adelantarse y ponerse a la cabeza no es lo suyo, pero sí reventar llantas, cristales y chasis, entonces van precisamente a esa modalidad de destrucción, en la que gana el equipo con más autos eliminados del enemigo. Y si están pensando en los niveles de emoción y diversión, efectivamente no son los mejores ni más altos, la cosa está en los problemas para dirigirse de un lado a otro e ir buscando los territorios en los que se deben dar las hostilidades, y a veces llegar ahí es lo más tedioso del mundo, quitando excitación, aumentado la espera y disminuyendo las ganas de llegar y reventar caras. Ok pues, no es lo mejor del planeta pero quizá les sirva para desahogarse de tantas veces que estén dándole a las carreras.

¡Ah! Pero no saben que también cuenta con modo local hasta para cuatro amigos. Eso sí les agrada ¿verdad? ¿No? Claro que sí, a todos les encanta hacer enojar a su hermano, primo, sobrino, amigo, etcétera, etcétera, al destruirlo, sacarlo de la pista y ganarles la partida, entonces podemos darle un gran punto a favor a Micro Machines World Series, pues ponerle esto es sin duda algo para celebrar y aplaudir, pues casi ya nadie hace eso.

OH, OH. NO LEAN SI NO QUIEREN DECEPCIONARSE

Por desgracia el juego no cuenta con un modo en solitario como tal, siempre uno debe estar conectado a internet, en caso contrario Micro Machines World Series no se podrá jugar e incluso, ni siquiera les permitirá pasar de la pantalla principal, esa que dice “Presione X para continuar” y que en realidad cualquier botón sirve para continuar -un engaño esa pantalla de inicio-. Lamentablemente el juego requiere estar conectado constantemente a los servidores, mismos que nos sirven para encontrar jugadores por todo el mundo, o en su defecto enviarnos bots o “Inteligencia Artificial” como gusten llamarlos, y así permitirnos iniciar la partida. Pero donde en realidad la burra tuerce el rabo, es antes de cada partida, pues SIEMPRE debe conectarse y buscar en el servidor si hay personas, proceso sumamente largo que podría llegar a ser unos 70 segundos en el mejor de los casos, o hasta unos 5 minutos cuando la espera es mayor.

Entiendo que la conexión al servidor sea para llevar un control de nuestro avance, así como de darnos varias recompensas por jugar todos los días y ese tipo de generalidades, la bronca que nos acongoja es la de esperar entre partida y partida una cantidad vasta de tiempo, quitándonos muchas veces la enjundia y disminuyendo las ganas de continuar, a pesar de que en mi caso, las carreras me resultaron demasiado divertidas y con un alto grado de complicación.

VEREDICTO

Ok, ok, no lo voy a negar, el asunto este de conectarse al servidor todo el tiempo y para cada partida sí hace tediosa la espera para entrar a concursar, pero debo reconocer que nos da tiempo de contestarle unos dos o tres mensajes a la novia, revisar 9GAG, entrar a Facebook y ver las fotos de esa niña especial que nos pone como idiotas, o hasta de preparar un sándwich no tan rimbombante de ingredientes. El resto es verdaderamente divertido, no a un grado súper especial pero sí con el elemento compensatorio, gracias a todas las cosas que nos regalan al subir de nivel o ganar algunas carreras, dándonos la posibilidad de modificar nuestros bólidos y hacerlos más atractivos, o cambiar el grito de guerra, el ícono de muerte y hasta nuestra frase de perfil.

¿Ven cómo sí tiene varias cosas buenas? Mi punto no es convencerlos de que es el mejor juego del mundo y que por el precio tan reducido deban comprarlo, no lo es. A lo que quiero llegar es que efectivamente el juego no es la octava maravilla, pero creo que le están tirando demasiado a un título que con tantos escenarios tan bien hechos y con obstáculos geniales, con su modo de carreras y modo local, más los destrozos que se pueden lograr y el futuro que quizá tiene si Codemasters le echa ganas, podría ser considerado como una buena compra el día de mañana que se les ocurra meterle un descuento considerable.

Sí, las áreas de oportunidad se ven a leguas de distancia, pero así mismo la base ya la tienen y no es nada mala en lo absoluto, la cuestión es que Codemasters y Hasbro deben ser muy inteligentes y ponerse a trabajar en una actualización rápida y con algunos regalos, pues el chiste es ofrecer más y más contenido sin importar si los modos de juego son reducidos, ¿o acaso nadie recuerda que Rocket League es uno de los mejores juegos deportivos y apenas cuenta con un tipo de combate? Exacto, no dejan de crear contenido original y llamativo. Eso le falta a Micro Machines World Series, más ideas y menos conexiones al servidor.