MLB The Show 17 | Reseña

Desconozco cuántos juegos de béisbol existen en la actualidad, algunos son de caricaturas, otros tratan de ser realistas, pero con MLB The Show 17 tuve una experiencia nostálgica como hace mucho tiempo no tenía. Aquí está mi reseña del juego que intenta retratar al rey de los deportes. ¿Lo logró?

ES EEEEEL ESPECTÁCULO

Para ir calentando en el montículo, MLB The Show 17 tiene modos de juego a lo bárbaro, claro que cuenta con su lanzador abridor y estelar: Road To The Show, una verdadera joya para los que buscan un RPG deportivo y rápido de avanzar, creación que dio pie a varias modalidades del tipo allá en la competencia de simuladores -la de las dos vocales-, en el que crear a nuestro pelotero será solo el inicio de una aventura muy semejante a la real, pues pasaremos de ser prospectos, seleccionados en el draft, jugadores de las menores y luego si tenemos madera de profesional, entrar en un equipo de la MLB y escribir nuestra propia historia. Pero ¿Por qué es tan bueno Road To The Show? Sé que la reseña es de todo el juego, pero este modo es un palo de vuelta entera gracias al detalle en toda la carrera, desde el crecimiento, la experiencia, los partidos y por supuesto las situaciones de juego decisiva en las que nos ponen, todos estos son ingredientes bien balanceados a veces un poco sobrados de información, pero se complementan tan bien, se sienten TAN BIEN que rápidamente nos identificaremos con el jugador y será complicado abandonar la partida.

En verdad, los partidos se hacen llevaderos y emocionantes, a tal grado que se encontrarán a las 4 de la mañana con un “último inning”. Y no será así, pues estas situaciones se reflejan directamente en el marcador del juego, y generalmente estaremos bateando con jugadores en base, o quizá con dos fuera, una carrera abajo o hasta con la posibilidad de definir el partido, y si nos ponen en la defensa tal vez nos hallemos intentando un “double play”, o con alguien en la antesala y hasta casa llena. Fabuloso tal y como se oye.

MLB The Show 17 no solo confía en su lanzador estrella, pues la quinteta se compone de otros pitchers con mucho más colmillo que casi cualquiera del mercado, contando con franquicia, Diamond Dynasty, eventos y lo más flojo de todo podría ser el Retro Mode, el cual les da la oportunidad de jugar como en 1994 y con filtro de 8 bits.

UNA FRANQUICIA RÁPIDA

Son 162 juegos en total los necesarios para terminar una temporada en la gran carpa -la MLB-, y en promedio son treinta minutos por partido si están en dificultad principiante y no se manchan a la hora de los bambinazos. Estamos hablando de un total de 80-100 horas frente al televisor solo para poder culminar una maratónica campaña sin asegurarnos de llegar a los playoffs, iniciando el camino al clásico de octubre. Es por eso que MLB The Show 17 decidió acelerar este modo y lo hizo mucho más dinámico sin perder la esencia del béisbol: la estrategia.

Reconozco que no jugué más de dos meses -virtuales- con mis cañoneros del Bronx -New York Yankees-, de los cuales un 30% fueron simulados con esta opción donde el manager decide cada lanzamiento, y es la máquina la simuladora de toda la situación. Sí lo hace más rápido a pesar de quitarnos ese sentimiento de control total, pero nos pone más o menos en los spikes -zapatos- de un entrenador y su sentimiento de impotencia cuando el equipo no le responde. Es muy buena la idea, aunque no a todos les vaya a encantar. Quizá en mi opinión, se le quita mucho ese apego al juego y a la percepción de “yo hice todo eso”, cuando vemos el calendario y las W’s y L’s a través de las semanas.

DIAMOND DYNASTY

Si están familiarizados con estos “Ultimate Team” que ha sacado la compañía de las dos letras -EA Sports-, entonces ya están enterados de la situación: iremos develando tarjetas conforme logremos retos para armar a nuestra novena y quinteta de abridores, a los que se le suman algunos relevistas y jugadores de reserva, especialmente para las situaciones que apliquen “pinch hitter” o “pinch runner”.

Yo le digo “sí” a todo lo que hagan en Diamond Dynasty, pues con la facilidad de agarrar jugadores actuales, también saldrán leyendas del diamante que provocaron una nostalgia enorme en mi ser, especialmente cuando pude recordar el día que mi amado padre me presentó en televisión a Mariano Rivera y de ahí se desató una educación beisbolística (sic) que hasta la fecha le agradezco sobremanera. Ya sea que aparezca la estrella del juego, Ken Griffey Jr., o les salga por ahí Nolan Ryan, también podrían estar viendo a unos no tan viejos como Encarnación, A-Rod, Randy Johnson, o sí incluso a Ripken, Valenzuela o hasta al Babe, que no me han honrado con su presencia en mi equipo, pero sí me tocó verlos en los contrarios o en algunos videos en YouTube. Estos equipos inventados se enfrentarán en partidos de tres entradas contra rivales en línea, dándonos regalos para usar tanto en el mismo equipo como para el resto de modalidades de MLB The Show 17.

EL RESTO DEL ONLINE

Quiero hacer este paréntesis para hablar de la parte online de MLB The Show 17, que es donde están los eventos y ligas para ir siguiendo paso a paso generando muchas ganancias para el resto del juego. Es una parte importante y muy completa, entretenida y que nos tendrá muy conectados por el seguimiento estricto que se le debe de dar, sobre todo porque una vez adentro, será difícil querer salir por el nivel de competitividad de la comunidad, es por eso que MLB The Show 17 nos invita a jugarlo en partes, completando cada una de ellas para no tener asuntos pendientes en cada modalidad y no atiborrarnos de información o crecimiento de jugadores.

Mi recomendación y de hecho es la manera en cómo estoy operando, es que entren directo al online, ganen muchos patrocinios, monedas, tickets y artículos, para todo eso usarlo en Road To The Show, franquicia y/o Diamond Dynasty y hacer su vida mucho más sencilla. Tomen este consejo, de verdad será útil.

LA PELOTA ES REDONDA

O bien podríamos decir que MLB The Show 17 es orgánico de principio a fin, pues la motivación inicia con videos de peloteros de antaño que a los amantes del rey de los deportes nos erizarán la piel, dando paso a no soltar el control y dominar el juego.

¿Por qué la pelota es redonda? Nada sería de MLB The Show 17 sin la jugabilidad y los controles. Los modos serían absurdos si no contáramos con un sistema de lanzamiento tan bien pulido y mejorado con los años. Recuerdo indicadores de todo tipo en las ediciones anteriores, zonas de strike demasiado perfectas, decisiones del umpire -o el ampayita como gusten- bien lógicas y exactas, choques de bola precisos y física de la bola bien matemática. Nada de eso era bueno y nunca lo fue. Hoy en día el título puede presumirle al mundo entero que perfeccionó la imperfección cambiando todo esto para que los sistemas del juego sean imperfectos metiendo mucha imprecisión a todas las partes que conforman un inning, desde el lanzamiento, colocación del jugador, del bate, de las decisiones -más de una vez no me cantaron strike cuando había mordido la zona-, de los robos de base, los fildeos (sic) y un montonal de cosas más que hicieron tan imperfecto el partido, resultando en una experiencia perfecta.

He jugado títulos de béisbol desde que me acuerdo y en una variedad de consolas que no podría mencionar porque simplemente no hago remembranza, hoy me siento contento de poder ver la evolución del videojuego que no intenta retratar al béisbol, sino LOGRA de manera correcta darnos una probadita de la sensación de golpear una bola, hacer un out, ponchar al rival o bloquear un mal lanzamiento en home -yo jugué de catcher en mis tiempos-. MLB The Show 17 NO es un juego para los que sólo gustan de los deportes, pues su nivel de estrategia más la dificultad de la disciplina como tal, no es algo para agradar a quien no disfrute ni entienda el béisbol. Es bueno si lo buscan para iniciarse en entender las reglas y la esencia, pero es magnífico para los que cuentan con vastos conocimientos en la materia y entienden perfectamente cuando les digo que es todavía mejor comparado a cuando un bateador se vuela la barda, con uno en base que llegó ahí con base por bolas, y un out en la pizarra: INMEJORABLE.