Nex Machina | Reseña

Los “sucesores espirituales” -para empezar el nombre es nefasto- son algo así como una secuela que no es secuela, pero que podría sentirse como tal por el parecido que mantienen con algún producto previo. Así se sintió Nex Machina con respecto a Resogun, la obra de arte definitiva de Housemarque que pasarán varios años antes de que sea superada– espera, pero Nex Machina ya lo es, entérense bien en nuestra reseña para PlayStation 4.

NO HABÍA DUDA ALGUNA EN EL KOKORO DE KOPODO

Desde que Nex Machina fue anunciado por Housemarque con sus videos alucinantes, las oficinas de Kopodo recibieron un memorándum avisando que ni siquiera se les ocurriera voltear a verlo, pues la reseña sería completa y absolutamente de un servidor, más por el hecho de haber platinado Resogun para PS Vita y PlayStation 4 con más lágrimas que sudor y más sangre que adrenalina.

Nex Machina cuenta la historia de un mundo dominado por las máquinas, mismas que se han percatado de que su existencia es independiente y autónoma a los humanos, por lo cual no es necesario tenerlos ya en la faz de la tierra y han decidido aniquilarlos. Hijos de toda su re&%$# progenitora. Pero nuestro héroe es un forajido y temerario pistolero que con su velocidad, su capacidad de teletransportarse brevemente -se le llama “dash” y deben estar ya familiarizados con eso-, y sus armas ultra letales, acabará con las máquinas sin importar de dónde vengan ni de cuántas se avecinen: “no estoy rodeado, más bien puedo disparar a todos lados”, algo así.

Nex Machina cuenta con gráficos sumamente parecidos a Resogun, es más, son las luces, la fuente de las letras, los meticulosos marcadores, destrucciones, cámara lenta, escenarios alucinantes, enemigos con patrones de ataque bien marcados, armas y mecánica de doble palanca, lo que los acercan todavía más a ser idénticos. Pero en verdad no importa, pues mientras el segundo fue en escenarios cilíndricos, Nex Machina se atreve a ponernos en terrenos pequeños y en forma semejante a los manejados en Fez, los cuales son cuerpos geométricos irregulares pero cada una de las caras es un campo de batalla, dándonos el efecto de que la gravedad es maleable conforme cambia de entorno. En serio deben verlo.

El estilo del doble joystick junto con su giro de verdaderos 360 grados, nos permite movernos por todo el escenario a placer sin dejar de disparar a los enemigos y haciéndolos trizas, morder el polvo y colgar los tenis, siempre dejando un tiradero -quise usar un adjetivo diferente pero no me dejaron- impresionante que le agregará más valor visual a las peleas, algo así como cuando jugábamos Metal Slug en las maquinitas al lado de la tortillería. Pero pasando a las armas adicionales, unas que se van recogiendo en el camino, esas son todavía más bellas porque a pesar de ser limitadas, nos regalan la oportunidad de destrozar a más esbirros conforme vayan apareciendo y puede ser usada en casos de emergencia.

Reitero lo dicho, Nex Machina maneja el mismo sistema de salvar humanos que Resogun, o sea somos como un Neo que no vuela ni se pone lentes oscuros con ropa negra ni anda con Trinity, este héroe simplemente va tocando a los humanos tanto visibles como los escondidos -busquen bien en cada escenario-, y los va liberando para acercarse peligrosamente al jefe de nivel, y cada uno de los cinco en total son diferentes y muy hostiles, pero geniales de enfrentar por el reto que conlleva, además siempre regalan un bello trofeo al exterminarlos.

BAND OF BROTHERS

Esta mini serie era la onda. Bueno, no tanto así en Nex Machina pero sí con un secuaz se pueden juntar y darle caña a las máquinas infelices, lo cual obviamente lo hace mucho más atractivo, más divertido y más extraordinario. Y esto ya es mucho decir. En caso de estar solo como mongolo, el modo Arena en lo personal me dio mucho más satisfacción que la historia, esto gracias a las monedas que se van juntando conforme superamos puntuaciones o realizamos algunos de los retos, monedas que se usarán en modificar a nuestro personaje, color de disparo y a nuestro perfil de jugador en línea, ese que sirve para presumir los puntajes a nivel mundial y alzarse como el mejor aguerrido tirador del futuro.

En sí los tres modos de juego se van a los mismos mapas con los mismos enemigos, la diferencia en cada experiencia es la manera en atacar y en las necesidades propias, ya sea que busquen los trofeos o los logros solicitados por Nex Machina, podrán salvar a todos o a nadie, o buscar a los escondidos o usar ciertas tretas para acabar de manera variada cada nivel; sea como sea, Nex Machina siempre ofrecerá una experiencia diferente, dándole un valor de rejugabilidad altísimo en nuestros estándares.

VEREDICTO

5/5 de calificación es un buen veredicto. De verdad no hay exageración en Nex Machina, es un juego muy completo en diversión, es una verdadera inversión, cuenta con cooperativo local -y no es pantalla dividida- mismo que ya no se ve muy a menudo, gráficos fregones para los que buscan mucho este apartado, música digna de comprar el soundtrack -si es que existe-, historia simple con jugabilidad casi perfecta y un valor de rejugabilidad enorme.

Resogun fue una obra de arte como ya lo dije, un juego digno de la PlayStation 4 que en su momento fue menospreciado pero hoy es tan respetado como cualquier AAA. Nex Machina va en camino a convertirse en eso a pesar de la semejanza brutal, aquí lo que calificamos fue la experiencia completa y redonda, la experiencia que Housemarque ha dominado y no podemos esperar a los siguientes DLC’s, pues en nuestro corazón sentimos que se acercan. Nex Machina estará ahí nominado a Mejor Indie del 2017 en los Kopodo Awards, no hay duda, y de mi depende que salga victorioso, ese será mi propósito de inicio del verano.