Nioh | Reseña

Creo que la mayoría de personas que estarán leyendo esta reseña entienden perfectamente el concepto del multiverso, esta variedad de universos alternos donde en cada uno suceden cosas completamente diferentes a las de este donde vivimos, y así como DC Comics lo maneja, me gusta pensar que soy Andrés de Tierra 1. Hoy estamos en Tierra 2, donde Dark Souls no existe, por lo que les presento esta reseña de Nioh, un juego de Tecmo Koei.

NIOH

Estamos ante una historia rara-muy-rara-agradable de Koei Tecmo y Team Ninja, donde como William andaremos sobreviviendo los diferentes monstruos llamados Yokai que estarán regados por Japón, un país azotado por la constante guerra y que cuenta con unos cristales que nos proporcionarán poderes, mismos que actúan de manera diferente de acuerdo al animal al que rindamos culto en el tutorial. Suena muy interesante y lo es, no les voy a mentir, cuando mi personaje despertó en este RPG en tan oscuro mundo, no podía dejar de pensar en lo intrigado que me sentía a cada paso que di desde la torre al inicio del juego, hasta los lineales caminos que se nos ponen para sortear cantidad inimaginable de enemigos, tanto humanos como sobrenaturales.

Hace rato no me disponían tan amena historia y misterioso inicio en un juego, despertar casi desnudo e investigar por mi propia cuenta para dar a parar a un monstruo con anabólicos, no era precisamente el tipo de recibimiento que me gusta recibir, pero en este caso la propuesta fue seductora y no quise ni pude decir “no”. Nioh me convenció de inicio y con sus elementos de RPG tan detallados no había marcha atrás, sabía que estaría jugando por horas esta aventura de monstruos y peleas inacabables.

La recolección de objetos es abundante gracias a la buena tanda de cuerpos inertes hallados en el trecho, de igual forma sucede al quitarle la vida a los enemigos que de buenas a primeras se irán contra uno mismo. He aquí por lo que Nioh vale la compra, su dificultad elevada que es punzante y agobiante por momentos, esto debido en gran parte al daño infligido en cada azote del contrario. En Nioh la paciencia es una de las mayores virtudes a explotar por nuestra cuenta, pues debemos ser precavidos y administrados a la hora de atacar, pues un mal movimiento hará que probablemente perdamos la vida o nos drenen una gran cantidad de ella. También se juega un papel importante en el cansancio, esto por el número de golpes de espada o hacha permitidos en una barra de “estamina” que se está recuperando siempre y cuando descansemos o le pongamos una pausa a los ataques. Es muy importante recalcar que la guardia es la diferencia entre 250 puntos de vida en contra, o 20 si logramos contener el ataque, pero alejarse del leñazo es probablemente lo más indicado, arte que será imprescindible aprender si desear llegar lejos en Nioh.

Un detalle que nos pareció sensacional fue el del “poder especial” una vez completamos nuestro medidor de magia por así decirlo, que se llena al recuperar energía liberada al golpear y se complementa con unas piedras mágicas que están relacionadas estrechamente con la historia de Nioh. Una vez desatada la furia provocada por dicha magia, nuestro animal generará un poder tan grande que los enemigos solo podrán arrodillarse siempre y cuando lo utilicen rápido y de manera eficiente, de lo contrario no será tan útil y habrán desperdiciado una oportunidad valiosa.

MUY BONITO

Nioh cuenta con un gran apartado gráfico donde los paisajes a pesar de ser demasiado oscuros, no carecen de gran atención a los detalles, texturas geniales, bellísimos efectos de luces mágicas, con luces naturales bastante creíbles y realistas, al igual que modelos con rasgos casi exquisitos toda vez estén vestidos, pues con la falta de ropa viene la falta de credibilidad en mapas y texturas. William, nuestro protagonista, simplemente no es nada bueno al salir semi desnudo al inicio del juego, pero las cosas se vuelven racionales una vez que viste algunos harapos o armaduras. Afortunadamente Nioh fue diseñado para que ustedes puedan escoger entre rendimiento o gráficos, por lo que pueden seleccionar si desean que haya pocas caídas de cuadros por segundo, o que la renderización sea impecable siempre cuando estén dispuestos a ver la acción con pequeños saltos en la animación casi imperceptibles para el ojo humano. Los muy detallistas y perfeccionistas sí lo notarán, pero no es nada fuera de este mundo.

Las mecánicas de movimientos están casadas con esta dificultad, dando batalla en ciertos flujos de las extremidades, evitando una transición limpia entre estar en guardia y correr, o golpear o bajar escalones. Por instantes será normal que los controles carecen de respuesta rápida y normal, cosa que no he terminado de entender si es a propósito o encontramos un error de diseño, pues varias veces morimos por no poder esquivar el tortazo.

Nioh efectivamente es muy difícil, es un tira y afloje -más afloje que nada- en donde morir nos dará el conocimiento y experiencia necesaria para agarrarle el modo a los contrincantes, además de darnos varios dolores de cabeza ya que los altares que sirven como “checkpoint” solo guardan el punto donde nos encontramos, pero no nos libra de volver a enfrentar a enemigos que previamente derrotamos. Esto es fiel a los juegos de la vieja escuela pues no permite “matar, guardar y continuar”. Así que si mueren tendrán tal vez que volver a recorrer algunos calabozos o estepas plagadas de criaturas sedientas de nuestra sangre. Qué marranos.

Hay que mencionar algo para los que estén animándose a adquirir Nioh: este es un juego creado por Team Ninja… Ajá, ese mismo Team Ninja que trajera al mundo los Ninja Gaiden, estos juegos precisamente de ninjas donde la dificultad puede considerarse brutal como mínimo, y que morir es lo más común en la travesía, de aquí que no podíamos esperar menos de Nioh al haber sido desarrollado por este equipo al cual le encanta destrozar los nervios de los gamers.

VEREDICTO

En Tierra 2 donde Nioh es un juego exclusivo de PlayStation 4 con todos los elementos de aventura necesarios y dificultad muy elevada, podemos augurar que su éxito no será fugaz y pronto esperaremos que aparezcan actualizaciones para mejorar la experiencia. Nioh se concentra en hacer sufrir a un gamer que no ha tenido esa competencia tan necesario con los controles donde el otro lado es tan inteligente y poderoso como uno, pues gracias a la inteligencia artificial de Nioh, escaparse corriendo no estará dentro de los planes funcionales, sino en los planes absurdos y derrochadores de tiempo.

Si ya están cansados de la mayoría de juegos donde el reto es poco y necesitan poner a prueba sus habilidades, entonces Nioh es para ustedes y deben tenerlo con la plena seguridad de que les durará varias semanas gracias la infinidad de veces que probarán la última caricia. Si son felices sufriendo y saben que tienen potencial para sortear cualquier obstáculo, entonces Nioh es para ustedes.

Pero adivinen… Estamos en Tierra 1, donde existe Dark Souls I, II y III más Bloodbourne. Donde Nioh también existe y tanto como sonidos, elixires de vida, menús y su dinámica de aparecer sin obstaculizar la acción, cruceta de selección, dificultad, sistemas de RPG, sistema de ataque y defensa y centenares de cosas más, son idénticas a la saga Souls. Es como cuando le pedimos la tarea a un amigo y sabemos que vamos a escribir casi lo mismo pero maquillado con el cambio de nombre y la presentación del mismo.

Nioh es un juego digno de tenerlo en la biblioteca y darle tantas oportunidades como se les pegue la gana a sabiendas de que morirán tarde o temprano intentando salir bien librados de la batalla. El problema es que ya existen cuatro juegos idénticos en todo, a excepción que no hablan de la misma historia y los personajes son completamente diferentes. Y así como viera en una publicación de Facebook: ¿Nioh se parece tanto a Dark Souls? Y les puedo responder: lamentablemente sí. Por suerte es bastante bueno.