Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar | Crítica

Después de 6 años de espera, el Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) está de vuelta en el caribe para hacer lo que mejor (y únicamente) sabe hacer… ser un pirata.

Dando una precuela de lo que será esta nueva cinta de Piratas del Caribe, nos encontramos con Henry Turner (Brenton Thwaites), hijo de Will Turner (Orlando Bloom) y Elizabeth Swann (Keira Knightley), -que si recordarán fueron quienes protagonizaron las primeras cintas de Piratas del Caribe hace 14 años. Aquí es donde todos nos empezamos a sentir viejos-. Henry en la búsqueda de su padre, -quien en Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo para salvarse de morir, apuñaló el corazón de Davy Jones, volviéndose el capitán del Holandés Errante- se da cuenta que la única forma de recuperar a su padre es quitándole la maldición del Holandés Errante con el Tridente de Poseidón.

Años después, en esta nueva aventura nos encontramos con un Jack Sparrow perdido en el alcohol y pasando por una pésima racha de suerte. Tras su más reciente fracaso al fallar el hurto de una bóveda bancaria, la tripulación de Jack empieza a dudar de su astucia como capitán, abandonándolo y dejándolo solo con sus dos grandes tesoros, el Perla Negra y su brújula que apunta a lo que más deseas.

Por otro lado, nos encontramos a Carina Smyth (Kaya Scodelario) quien adquirió un enorme amor por la astronomía, tanto que, para los primitivos ojos de la gente de esos tiempos, Carina era considerada como bruja. Impulsada por la sed de conocimiento y cumplir las promesas que le hizo a su padre de pequeña, Carina emprende la búsqueda por la brújula maldita de Jack Sparrow, y así poder encontrar a su padre.

En este punto es donde nuestros tres protagonistas se encuentran. Mientras que Jack trata de escapar de “la muerte” personificada como el Capitán Armando Salazar (Javier Bardem), nuestros héroes hacen hasta lo imposible por conseguir el Tridente de Poseidón.

VIEJA Y NUEVA GENERACIÓN DE CASTING

Como mencionamos anteriormente, el casting “original” de la franquicia está de vuelta, aunque no de una manera muy involucrada con la trama, pero sin duda cuentan con su participación. Parece ser que a Disney no le gustó la idea de cambiar el rumbo de la saga como lo hizo en Piratas del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas. Por lo que supo muy bien cómo volver a retomar esta franquicia con las aventuras con las que comenzó.

La integración de nuevos actores como Brenton Thwaites, Kaya Scodelario y Golshifteh Farahani hace un balance perfecto con la inocencia, impertinencia y falta de conocimiento en los mares, aspectos que nuestros bien conocidos Johnny Depp, Javier Bardem, Geoffrey Rush (Héctor Barbossa), Kevin McNally (Gibbs), entre muchos otros, conocen a la perfección después de años de navegar por los siete mares.

Sin duda este reparto le da un toque fresco a la cinta, pero a la vez nos entrega esa dosis de expertise que deben de tener los piratas de alta mar.

LOS MUERTOS NO CUENTAN CUENTOS… ¡PERO LOS VIVOS SÍ!

Como sabemos, toda película tiene su dosis de verdad, y Piratas del Caribe siempre se ha encargado de recopilar los más increíbles mitos y leyendas de los mares. En esta ocasión veremos mitos como “El tridente de Poseidón”, “El triángulo del Diablo” y “El Capitán Armando Salazar ‘El Matador del Mar’, los cuales se unen perfectamente en esta cinta, combinando datos reales y comprobados de navegación, astronomía y horología.

Los directores de la cinta, Joachim Ronning y Espen Sandberg, han conseguido un increíble trabajo al reunir estos mitos y leyendas de piratas con unas muy buenas secuencias de diálogo. Claro que hay risas, y muchas. ¿Qué esperaban de una película de Disney? Pero cada chiste (bueno o malo) está muy bien posicionado dentro de la trama y conversación en la que se encuentra. Otro punto a favor de los guionistas es la precisión para utilizar un lenguaje acorde a las épocas en que se encuentra basada la película, pero también adaptan este lenguaje algo comprensivo para el público general.

YA LES ESTÁ PESANDO LA EDAD

Algo que en lo personal me gustó mucho es la adaptación del maquillaje y apariencia física de los personajes dentro de la película. Si nos basamos en los tiempos que la cinta marca, estamos hablando que en Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, Jack Sparrow debe estar rondando los 50 años -que es más o menos lo que Johnny Depp tiene en la vida real- este tipo de detalles se mira fácilmente al ver las rastas amarillentas, casi canosas; en esta parte Gibbs y Barbossa no se quedan atrás demostrando y portando con orgullo su edad y brindando conocimiento de que “Cuando se nace pirata, se muere pirata”. ¡Vamos! Hasta el mono de Barbossa se ve delicado y frágil.

Dentro de la cinta a los únicos que no se les ve el pasar de los años es al Capitán Salazar, Will Turner y Elizabeth Swann. Los primeros dos tienen una clara justificación, ya que todos estos años, tanto Salazar como Will estuvieron bajo una maldición. En cuanto a Elizabeth… pues es Elizabeth, ella es perfecta tal cual está.

¿Y SI ESTABAN EN EL MAR?

Muchas escenas fueron grabadas en el Caribe, y por supuesto muchas también fueron grabadas en barcos de verdad -o al menos recreación-, pero así también la mayoría fueron grabadas por medio de CGI (Computer Generated Image) y créanme cuando les digo que todos los efectos visuales son increíblemente sorprendentes. Desde la tripulación de Salazar, quienes son los que más recursos de CGI utilizan, hasta las escenas de batallas navales, todos los efectos que envuelven al Tridente de Poseidón son excepcionales y de lo más realistas.

Estos mismos efectos logran una gran armonía entre los hermosos paisajes del Caribe, junto a los sorprendentes navíos que podrán ver en la cinta. (Especialmente admiren el poder del Silent Mary, quedarán impresionados con sus capacidades).

Disney le echó todos los kilos a la post-producción de Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, se nota a simple vista que no escatimaron en gastos, y sin dudarlo es un gran trabajo el que hicieron todos en conjunto.

VEREDICTO

Aunque Disney volvió a utilizar la misma fórmula que ha utilizado en las pasadas cuatro entregas de Piratas del Caribe, esto no le quita mérito al increíble trabajo que lograron. Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar es una cinta para toda la familia, aunque tiene uno que otro chiste con doble sentido, esto pasará desapercibido para los chiquitines que vayan a ver la cinta.

Las actuaciones son verdaderamente increíbles, y cada personaje está muy bien posicionado en su rol. Esto nos entrega una inmersión a la trama de la película y nos hace tener un apego especial con un par de escenas emocionales.

Yo solo les puedo recomendar que la vayan a ver, disfrútenla, que estoy seguro que lo harán, rían y sorpréndanse con los maravillosos efectos especiales. Y si eres de los que van mucho al baño, te sugerimos que vayas antes de la función porque verán mucha, MUCHA agua.