Planet of The Eyes | Reseña

Estos últimos años los juegos del tipo “indie” han logrado llamar la atención de gran cantidad de gamers, muchas veces estos títulos con un presupuesto bastante limitado, nos han dado grandes sorpresas y nos han dejado en claro que en muchas ocasiones no se necesita de una montaña de dólares para generar un resultado de calidad, entretenido y visualmente genial. Ahora tuvimos la oportunidad de probar Planet of The Eyes, el cual ya está disponible para Steam, pero que mañana 12 de septiembre podremos jugar en Xbox One y Playstation 4, consola en la cual jugamos y basamos esta reseña.

CREACIONES “INDEPENDIENTES”

Como lo mencione en la introducción de esta reseña, los estudios “indies” cada vez más está adquiriendo la atención de los reflectores, Planet of The Eyes, nos llega de manos del estudio canadiense, llamado “Cococucumber” nombre peculiar generado por un juego de palabras en inglés, este es un equipo pequeño, con experiencia, digamos; corta en esto de los videojuegos, Planet of The Eyes es 1 de 3 títulos existentes en el estudio.

No tendrán mucha experiencia, generando o realizando, pero se nota que a cada uno de sus títulos les ponen toda su atención y cariño.

YO, ROBOT

Planet of The Eyes nos pone en control de un simpático robot, que al parecer no sabe cuál es su función o misión en un planeta desconocido, donde la nave en la que viajaba se estrelló, es entonces donde nos adentraremos en lo desconocido de estos escenarios para lograr conocer la verdad sobre la existencia de este amigable personaje.

La historia se irá contando conforme avancemos en el juego, de vez en cuando iremos encontrando casetes, que extrañamente contrastan con los escenarios y temática del juego más futurista, estos objetos retro, contendrán audio de una persona que al parecer sabe mucho sobre la historia de nuestro personaje principal, así que pon atención a los escenarios para que no pierdas nada sobre cada segundo de la aventura.

JUGABILIDAD

Es un juego de plataforma, combinado con puzzle, desde el primer momento de gameplay es muy difícil no compáralo con otro de este tipo como Limbo, tiene ese sentimiento de estar controlando un personaje indefenso dentro de un ambiente hostil, donde cualquier decisión será muy importante para vivir o morir, Planet of The Eyes, es de ese tipo de juegos.

Podría decirse que es básico en todos los sentidos, tal vez en ocasiones demasiado básico, las pocas acciones de nuestro personaje son, obviamente avanzar, brincar, agarrarse de salientes, y en ciertos puntos del juego tendrá que nadar para superar obstáculos, aunque básico no necesitamos que este pequeño robot haga más.

¿DURACIÓN JUSTIFICADA?

Es más que obvio que al ser un juego desarrollado por un equipo pequeño y con muchos límites monetarios, no tendrá la duración de un título AAA, apoyado por los peces grandes de la industria; sabemos que la duración de este será más corta, pero en esta ocasión parece que exageraron en cuanto a esto. El título es demasiado corto, alrededor de 2 horas como máximo.
La poca duración afecta algunos otros puntos del juego, ya que al no darnos más tiempo, no podremos crear un lazo con el personaje, no se llega a apreciar el trabajo realizado en este, combinado con que los puzzles a través de todo el juego no son nada retadores, no nos ponen realmente a pensar que se tiene que hacer para seguir avanzando, tal vez una o dos veces se nos complique pero después de 10 o 15 minutos con un poco de cerebro y sentido común, lograremos pasar el acertijo para continuar en la historia, así que la duración del título es un punto en contra.

MINIMALISTA

Al arte detrás de Planet of The Eyes, es de estilo minimalista, tanto los escenarios como el diseño de personajes son básicos, con un manejo de contraste de color básicos, para dar la ilusión de luces o sombras, pero que dan como resultado algo atractivo a la vista. El arte en todo momento es geométrico, muchos cubos, triángulos, pero que están muy bien utilizados para generar un estilo retro, que contrasta muy bien con el tema futurista de la historia.

CONCLUSIÓN

Planet of The Eyes, es un título sencillo, básico, que aunque deja muy claro que no tiene un desarrollo millonario detrás de él, da un resultado bastante profesional, que fue hecho con amor y esfuerzo, con mecánicas sencillas y una trama concreta.

Podría decir que lo único que hace que este peculiar juego falle, es su corta duración y el mínimo reto que conlleva pasarlo por completo, que aunque sea un desarrollo independiente, si se puede cuestionar sobre estos dos puntos muy importantes.