¿Qué nos pareció Fallout Shelter para Xbox One?

Me puedo lucir bien con esta nota pues mi experiencia en Fallout Shelter para iOS es bastante elevada, esto debido a mis 200 moradores -límite por el momento- los cuales ya sólo están perfeccionando el refugio que tanto tiempo y esfuerzo, muertes y chapas me ha costado, por lo que probarlo en su versión de Xbox One era obligatorio. Y lo hice.

¿A CUÁNTO LA CARICIA?

Es pertinente mencionar que en iOS como Xbox One, Fallout Shelter es el mismo juego, no cambia absolutamente nada, incluso los gráficos son los mismos, sonidos, posibilidades de micro pagos, salas, crecimiento, menús, disposición de estos… Bueno, o sea es un port -así le llaman ahora- para la consola de Microsoft.

Entonces lo que debemos calificar no es otra cosa más que la jugabilidad de Fallout Shelter, aspecto que me dejó un poco tristón gracias a que los controles son asignados botón por botón para las acciones disponibles, quitándome esa comodidad de moverme libremente y cobrar energía, agua, alimentos, chapas y aumento de niveles en forma inmediata, a diferencia del Xbox One donde es necesario dirigirme a la sala y presionar botón tras botón para seleccionar moradores.

No estoy diciendo que sea malo Fallout Shelter para Xbox One, sigue siendo divertido y el factor de estrategia es súper esencial, el problema reside en la lentitud de movimiento que sentí después de haber estado por meses enteros con mi iPad y iPhone, dependiendo la plataforma que me acomodara en ese momento.

¿LO JUEGO ENTONCES?

Sí claro, por supuesto, Bethesda se sacó un mil con este jueguito digno de una sentada en el baño, de arrancarnos minutos de sueño antes de ir a la cama, ratos interminables de esperar a la novia, o esos momentos entre los comerciales de su programa favorito.

Es cuestión de tiempo para acostumbrarse a los controles, es sólo que yo no estuve a gusto cuando se trataba de asignar moradores, armas, atuendos y mascotas, pues entre los botones y los joysticks percibí una pérdida de tiempo valiosa y más cuando estábamos bajo ataque. Esto no sucede ni de chiste en el iOS, pues gracias a su movilidad y a los toques, la adaptación es inmediata y el tiempo de respuesta mucho menor.

Sí, me quedo cien veces con mi versión de iOS, pero no por eso me impedirá darle al Xbox One, pues esos malditos logros no se van a sacar solos.