Rápidos y Furiosos 8 | Crítica

Un poco más de dos horas de destrucción sin parar, con buenas escenas llenas de adrenalina, persecuciones, e incluso una horda de autos sin control. The Fate of the Furious (como dice su título en inglés) no pretende ganar un Oscar, ni revolucionar el cine, pero si entretenernos y mostrar locas e irreales secuencias de acción, ilógicas para las leyes de la física. Una película ahora sin el fallecido actor Paul Walker que recarga su peso en Vin Diesel, una trama un poco más original, y una relación amor/odio bastante hilarante entre Dwayne Johnson y Jason Statham.

GALERÍA DE CHOQUES AL POR MAYOR

Los fans de esta singular serie de cintas amada y odiada por muchos sin duda estarán contentos de saber que en Rápidos y Furiosos 8 las cosas se van a un nuevo nivel, pues se podría decir la cinta guarda algunas de las mejores escenas de acción vistas en la saga, en lo personal puedo decir que la ambientada en Brasil da estrepitosos y entretenidos momentos con toda la destrucción con aquella caja fuerte y demás, sin embargo aquí tenemos un nuevo nivel, que al ser más caótico, obviamente se va por el camino de la sinrazón, de lo ilógico y casi absurdo, sin embargo como ya dije, la cinta no pretende ser realista y creo a este paso todos sabemos que nunca lo ha pretendido. Y en lo personal eso es lo que salva cada entrega, el no quererte vender la obra maestra del séptimo arte, sólo dar un nuevo capítulo en las historias de una familia de corredores de autos con habilidades de Spec Ops que los convierten en héroes a cada instante… aunque destruyan todo a su paso.

Rápido y Furioso 8, dirigida por F. Gary Gray (Straight Outta Compton) nunca se detiene desde su inicio en mostrarnos explosiones, hermosos autos a toda velocidad, persecuciones mortales, submarinos nucleares disparando misiles, vehículos con artillería pesada, peleas cuerpo a cuerpo, tiroteos y hasta una lluvia de automóviles en New York. Y entre todo este caos, la cinta intenta guardar lo que ha manejado desde su primera entrega, la relación de una familia, un grupo de personas de gran amistad unidos por la velocidad y el honor entre ellos; de esta forma The Fate of the Furious llama la atención del espectador al convertir a Dom Toretto (Vin Diesel) en un antagonista que por alguna razón le ha dado la espalda a su grupo de amigos, dejándolos en dudas y sospechas, y quienes ahora dadas las circunstancias tendrán nuevos participantes para dar caza a Dom , por ejemplo, como vimos en el trailer, a Deckard Shaw, protagonizado por Jason Statham. Además de otras caras conocidas.

¿YA ES LA OCHO?

Casi suena hasta chistoso que tengamos una Rápidos y Furiosos 8, es decir ¿cuántas cosas han pasado? y ¿cuántas más pasarán en esta saga que casi no ve su final? Para fans de la serie es una buena noticia tener cada cierto tiempo una nueva entrega de estas, pues es de las pocas, si no es que la única serie de films enfocada en autos lujosos, persecuciones, destrucción, y por supuesto carreras. Y si no son fans de la serie y de hecho la odian, olvídenlo, mejor no vean esta película… es más, creo que ni tengo que decirles.

Esta ya octava entrega no tiene altibajos, pues desde su comienzo va para arriba sin dar tiempo al aburrimiento, esto gracias a sus irreales secuencias, la razón de Dom para traicionar a su familia, y sobre todo a la divertida relación amor/odio que se tienen los personajes Luke Hoobs (Dwayne Johnson) y Deckard Shaw (Jason Statham), sin duda son estos dos los que brindan el ingrediente cómico a la película, uno muy bien logrado entre diálogos ocurrentes y varias escenas que no pienso spoilear. Los demás integrantes del equipo son útiles para la narrativa, y mantienen todas las características de personaje que ya conocemos de anteriores entregas así que no hay mucha sorpresa, pero tampoco aburrimiento. Es decir, aportan lo que tienen que aportar.

Por su parte la actriz Charlize Theron como la villana Cipher, hace bien su papel, y en verdad uno cree en esta escurridiza y despiadada mujer de temer, quizá lo mejor de todo es que han sabido meter al personaje en la serie y no me extrañaría verla en alguna futura entrega. Pues sí, obviamente tendremos más.

ENTRE EL CGI Y LO REAL

Rápidos y Furiosos 8 hace gala de una buena serie de efectos CGI para una buena parte de las escenas, la buena noticia es que la saga no ha olvidado los efectos especiales a la vieja escuela, con autos reales que chocan, que son tirados desde las alturas y que dan piruetas en los aires, con esto quiero decir que la película se ve real en la gran mayoría de los casos, pues aún así hay momentos en que uno sabe que lo que está viendo es lógicamente e irremediablemente generado por computadora.

Para los que buscan escenas llenas de locura y ruidos de motor es esta su película.

FINALMENTE, ¿ES LA MEJOR HASTA AHORA?

Cada quien tendrá su opinión luego de ver esta cinta, pues necesariamente hay que verla para juzgarla con razón, sin embargo yo en lo personal si la pondría entre las mejores y más entretenidas de todas las que hay hasta el momento, esto gracias a sus escenas de acción, y su historia un poco más diferente a lo habitual, pero sobre todo al carisma que tienen los personajes y cómo se relacionan entre sí. Y para los que buscan sorpresas, puedo decirles que en efecto, si las hay. Si buscan algo con mucha acción para pasar un buen rato en el cine, comiendo sus nachos con queso, palomitas o hot dogs, no lo duden.