Resident Evil: Capitulo Final | Crítica

Hace ya varios días tuvimos la dicha de despedirnos de nuestra querida Milla Jovovich, actriz principal de la saga Resident Evil (en pantalla grande obvio) con el personaje que conocemos como Alice, y también de su esposo Paul W. S. Anderson, director de ésta cinta nombrada “Capítulo Final”; tampoco olvidemos a la hermosa Ali Larter que interpreta a Claire Redfield, personaje coestelar, y sin olvidarnos del actor de telenovelas y que tiene un papel en la entrega William Levy. Los vimos en la alfombra roja (aquí se los contamos) y ni el temor a que nos cerraran el metro nos impidió ver ese día Resident Evil: Capítulo Final, pero no podíamos hablar de ella… hasta ahora.

¿QUIÉN LA DISFRUTARÁ?

Más que obvio, para los fans de Milla Jovovich, los fans de la saga (sobre todos los de las adaptaciones a pantalla grande), quienes amamos a Milla, quienes adoran los zombies, los monstruos, los mutantes y los seres horribles, quienes somos fans de los Licker, y quienes quedamos intrigados por el súper-mega-ultra-épico final de la 5ta entrega.

LO BONITO

Sin duda es más movida que las pasadas cintas, y por fin sabremos el verdadero pasado de Alice (muchos teníamos teorías y casi le atinamos, solo faltaban un par de detalles), es divertido lo que le pasa a Levy, oh, también hay una pelea en el pasillo lleno de lasers, ya saben, el que todos conocemos de la primera entrega; también veremos a la hija de Milla, perdón, Alice. Además cabe resaltar, la calidad de los efectos visuales están a la altura de las circunstancias, o sea, igual de buenos que en las anteriores Resident Evil.

LO FEO

Wesker no se luce como el villano que conocíamos en otras entregas, ni en personalidad, ni en habilidad, por otra parte el desenlace es rápido y hasta cierto punto predecible. Hay además otro detalle, pero esto ya sería spoiler, así que me lo guardaré.

LO CURIOSO

Veremos un transporte de Umbrella tan adelantado que es capaz de alterar el espacio, es decir, un tanque de tamaño mediano por fuera y capaz de transportar más de 8 personas, todos parados y con al menos 3 compartimentos, también veremos mutilaciones que se curan injustificadamente y un factor psicológico que de la nada se vuelve disparador y en una parte hasta nos acordaremos de Mad Max: Furia en el Camino.

¿Y LA HISTORIA?

Es la última entrega de la saga, a éstas alturas la población humana ha sido prácticamente exterminada, ya que un 98.5643% (si el cálculo no me falla) solo piensa en devorar a los restantes, y Leon, Jill y quienes enfrentaron a las hordas al final de la entrega pasada están desaparecidos, no sabemos nada de ellos, si están en una isla desierta, disfrutando de la vida antes de que algo aún peor pase o si están pudriéndose pensando en unos ricos tacos de sesos crudos, con un poco de sangre y jugos gástricos para pasar el taco… o puede que estén crudos en una cantina de Tijuana (no me pregunten por qué, pero siempre vienen a echar su relajo a México, o al menos antes del muro).

En fin, entonces llega el giro que nadie esperaba… (música de misterio y voz intrigante) la Reina Roja busca y ayuda a Alice, ya que le debe advertir “En dos días se acaba el mundo” algo un poco Donnie Darko, pero con el holograma ya tan conocido de la niña roja en lugar del muerto disfrazado de conejo, y para no hacer muchos spoilers y no me odien, solo diré que encuentra a un grupo de “resistencia humana” quienes están a punto de ser atacados por un ejército de zombies casi tan grande como el de quienes odiamos Hacienda y crédito público; es de sobra decir que cuando Alice los encuentra le quedan algo así como 12 horas para eliminar a este ejército de muertos vivientes, mutantes y demás criaturas horribles, entrar a la colmena… de nuevo, y salvar al mundo… Eso sí, en todo el trayecto y por fortuna de todos, si hay algo que sobra es la acción, por lo que sin duda es una buena película palomera que cumple con todos los estándares de una cinta dominguera.

Y AL FINAL, EL VEREDICTO

Por todas estas cosas decimos que Resident Evil: Capítulo Final es pasable, en la escala Kopodo le ponemos un 3.5, ya que es un poco predecible, hay errores de lógica (aunque la continuidad con respecto a la primera Resident Evil es buena), el desenlace se puede sentir un poco forzado, pero sobre todo lo que castiga ésta película es que se pierde totalmente el paso de la 5ta cinta “Retribution” estrenada en 2012, por lo que pudo ser algo simplemente hermoso y sangriento, y terminó en su lugar, dejándonos con ganas de más; la otra es que no pudimos disfrutar la muerte de Wesker (interpretado por Shawn Roberts) como se debe, aunque conociendo éste tipo de cine, igual y no ha muerto y zas, llega Resident Evil 7: Wesker contraataca. También hay otros detalles que no puedo mencionar para no arruinarles la película; pero lo que salva a este Capítulo Final es que está plagada de acción, con criaturas espeluznantes y que sencillamente adoramos. El consejo que les podemos dar es que un IMAX o un 3D pueden causar muchos mareos, pero se disfrutan mejor con una buena dosis de palomitas, nachos con queso y refresco.

Como siempre agradecemos a nuestros amigos de Sony Pictures que nos permitieron estar allí antes que nadie para ver esta tan esperada película.

¿SPOILER?

Está bien, ya que siguen leyendo y pensando en lo que seguramente todos quieren saber… Si, William Levy pasa poco tiempo en escena, y podemos disfrutar su muerte, dos veces.