RiME | Reseña

Tequila Works entrega en Xbox One, PC y Playstation 4 (donde reseñamos) una aventura llena de acertijos y plataformas sumamente inmersiva, y de un arte muy cuidado, en la que nosotros como jugadores, tendremos la responsabilidad de ir descubriendo la historia pues en RiME no tenemos diálogos, ni narrador, sólo imágenes y pistas de lo que a nuestro pequeño protagonista le ha sucedido, así como a su mundo.

NUESTRO INICIO

Sin duda RiME comienza con el pie derecho, pues desde los primeros instantes uno empieza a tener la curiosidad de lo que ha pasado con nuestro joven protagonista, un niño que al parecer, sin recuerdo alguno, despierta a la orilla de una playa con la única compañía de algunas gaviotas; es entonces que sin tutoriales y como dije sin narrador, ni introducción a la historia, comienza nuestro viaje al descubrimiento.

De una forma excelente RiME está diseñado para que tengamos la experiencia narrativa que deseemos, pues los varios mapas del juego (islas, ruinas, torres, desiertos y más) esconden secretos en forma de objetos y pinturas con las que podemos tener interacción, de esta forma podemos irnos dando una idea de que ha pasado; nuestra guía principal será un tierno zorro, si lo seguimos continuamente sin merodear por aquí y por allá iremos avanzando sin mayor problema, sólo comprendiendo lo más básico de la historia, así que es tarea nuestra, como ya dije, el pasearnos para ir descubriendo pistas, así como ir desbloqueando otros ítems, por ejemplo vestimentas para nuestro personaje, canciones de cuna y juguetes.

RiME además se inclina más hacia la vieja escuela, y olvidándose de los largos tutoriales, se limita a mostrarnos el botón que debemos oprimir para hacer una acción en determinado momento, así que también es tarea nuestra el irnos ingeniando nuestro avance, sobre todo a la hora de resolver los varios acertijos del juego.

UN GAMEPLAY BIEN DESARROLLADO

Si ya han visto los avances de RiME sabrán que está enfocado en los acertijos y las plataformas, los primeros son muy abundantes pues así funciona nuestra aventura y la segunda se emplea para llegar a ciertos lugares, aquí nos encontraremos saltando en pilares y escalando, sin embargo el juego también nos da varios momentos para nadar y encontrar secretos bajo las aguas, aquí encontraremos enemigos como medusas y por supuesto ruinas para explorar, y que nos darán objetos de importancia para seguir avanzando.

Hablando de los acertijos, estos nunca son sobre-explotados, pues tenemos una amplia variedad de ellos, los iniciales o más básicos del juego consisten en gritarle a algunas pequeñas estatuas azules, que al sonido de nuestra voz despiden una esfera azul que activa algún mecanismo en alguna parte, el chiste está en que más tarde tendremos que activar varias de estas al mismo tiempo, y para poder hacer esto habrán objetos especiales que amplifican nuestro grito esto servirá para abrir puertas y obviamente activar mecanismos.

Sin embargo no todo se resuelve de esta forma en el juego, por ejemplo, otras puertas se abrirán completando sus marcos con figuras puestas en el escenario y que al verlas desde cierto ángulo encajan a la perfección, y otras veces podremos jugar con la luz y las sombras al incluso, mover la hora del día. Nuestras herramientas para avanzar en RiME será la voz del protagonista para gritar y entonar melodías (esto enciende luces) y la interacción física con objetos y animales para abrirnos paso.

PERFECTOS GRÁFICOS Y DISEÑO ARTÍSTICO

Por si fuera poco esta nueva creación de Tequila Works presenta un limpio y perfecto nivel gráfico; las texturas están llenas de detalle, con grietas, cambios de tonalidad, y más, los escenarios son vistosos en todo momento, y a esto se añade el cambio de horario dinámico del juego, así que tendremos noche y día, entre otros efectos visuales, como tormentas y más. La paleta de colores es muy cuidada, con tonos suaves pero llenos de vida; RiME aún es zonas oscuras, en pasillos estrechos y escalinatas, consigue llamar la atención del jugador gracias a sus efectos de iluminación por medio de antorchas, destellos de luz o incluso pinturas que se iluminan ante nuestros ojos. En cuanto a los personajes, estos están diseñados con mucho cuidado, y dan el misterio que se necesita para ir envolviendo al jugador más y más en la historia.

Se podría decir que el apartado visual de RiME es dramático, porque aún en las zonas llenas de vida, como la isla principal, uno siente la preocupación del protagonista por desear encontrar algo, mientras caminamos entre bellas ruinas que alguna vez estuvieron completas. Es la historia de un niño que vuelve a casa y uno se percata de esto al ir avanzando, sin embargo y sin adelantarles nada, se trata de un viaje donde también encontraremos pistas de tristeza.

Hablando del apartado sonoro RiME se saca otra estrella, los efectos de nuestras pisadas, ecos en el ambiente, corrientes de aire, y ruidos de los animales y criaturas que encontremos, todo se complementa de forma excelente con una banda sonora que además, es dinámica, esto quiere decir que la música va cambiando dependiendo de lo que hagamos nosotros, así que entre lo visual, lo narrativo y este apartado, vemos una aventura muy bien lograda y balanceada.

LA NUEVA JOYA DE TEQUILA WORKS

El estudio español ya tiene su buena fama sobre todo por su survival horror Deadlight, y ahora regresa con el pie derecho, en otro tipo de juego, demostrando a sus fans y los jugadores que tienen el talento y las ganas de hacer buenos juegos; RiME es entonces una aventura que los fans del estudio no se pueden perder por ningún motivo, y nuevos jugadores que busquen una aventura con acertijos y misterio tampoco. Es esta sin duda una buena adquisición, sobre todo hablando que la rejugabilidad quizá sea necesaria, para encontrar todas las pistas de la historia, así como los objetos coleccionables.

Y por cierto, RiME también estará disponible para Switch este año, así que estaremos al pendiente.