Road Rage | Reseña

Motos, armas blancas, carreras, y una sociedad dejada a su suerte llena de delincuencia y chicos malos, todo esto es lo que viene incluido en el mundo abierto que trata de traernos Road Rage y nuestros amigos de Maximun Games.

Podría decirse que este título se presenta como un sucesor espiritual del juego Road Rash de 1991, ya que maneja el mismo concepto de peleas y carreras en moto.

VIDA EN DOS RUEDAS

Road Rage es un juego simple en todos sus aspectos y en cuanto a la historia que maneja no es la excepción, eres miembro de una de tantas bandas delictivas en esta ciudad anarquista fuera del ojo de la justicia y la mano dura del gobierno, aquí todos sobreviven como pueden dentro de una vida llena de crímenes, tráfico y carreras más que peligrosas.

Obviamente deberás de ir ganando respeto conforme cumplas con las misiones que tu club y compañeros te vayan otorgando.

CHULEAME LA MOTO

El modo de juego no viene a innovar para nada, pero siendo justos no parece que ese sea el objetivo de los creadores, aquí las cosas son sencillas, gana dinero cumpliendo misiones para ir mejorando en cuanto a tus habilidades y la moto que utilices.

Desde motos todo terreno, hasta deportivas japonesas con motores enormes que rugen con cada alimentación de gasolina, otro punto a mejorar será el arma que lleves para obviamente mandar al concreto a todo esos enemigos que se atrevan a rebasarte, desde bats hasta llaves y palos de hockey son algunas de las armas que podrás ir adquiriendo mientras ganas más billetes verdes.

LA ANARQUÍA EN UN MUNDO ABIERTO

Road Rage está desarrollado en un mundo abierto, en donde cada que vayas avanzando en la historia irás desbloqueando partes del mapa dando “variedad” a las calles que recorres.

¿Qué se puede decir del aspecto visual del juego y este mundo abierto?; pues lo único que se me ocurre es que se siente como un juego antiguo de GTA, que aunque no es malo queda mucho a deber dentro de las exigencias actuales de esta generación, es simple, sin vida y muy repetitivo, para nada el punto fuerte del juego.

CONCLUSIÓN

Road Rage, es otro de esos títulos que tanto me ha tocado reseñar para Kopodo, un juego bastante olvidable, que no aporta nada al mundo tan enorme de los videojuegos, un medio de entretenimiento que ya no tiene las excusa de no tener el dinero para generar algo de calidad, ya que cuantos estudios independientes nos entregan joyas del gaming sin necesidad de contar con fajos de dinero.

Road Rage falla en muchas cosas, podría ponerme a desmenuzar todas y cada una de ellas pero no lo siento necesario al ser un título que pasó tan desapercibido. Lo que si les puedo decir es que cuenta con una historia insípida, un gameplay que fácilmente pudieras encontrar con muchas más calidad en otros juegos como GTA o cualquier otro de mundo abierto de este tipo, el juego esta lleno de interminables bugs, que en un video donde presentan el título los quisieron manejar con algo cómico hecho a propósito pero que al momento de jugar te das cuenta que no lo son y frustran bastante la experiencia final.

Al final Road Rage es otro de esos juegos más, que buscan un poco de atención en una industria y comunidad que día a día exige calidad al por mayor.