Super Mario Run | Reseña

Por primera vez en la historia Mario Bros. salió de las consolas de Nintendo para aparecer con su propio juego en dispositivos móviles, para empezar en iOS y ya se anunció que próximamente en Android. Cuando se mostró en una famosa keynote de la compañía Apple, nos extasiamos a más no poder por la noticia, pero hoy en día ya con el juego terminado y corriendo en nuestro iPhone 6, podemos decirles brevemente nuestra opinión.

CORRE QUE TE ALCANZA

Super Mario Run es un juego inspirado en el mismísimo New Super Mario U -para Wii U-, y funciona igual como plataformero en 2.5D donde nuestro desplazamiento es lateral como siempre, con modelos en 3D pero con la constante -y a veces variable- de estar corriendo hacia adelante. Raras veces nos encontraremos detenidos o retrocediendo, esto último se puede lograr con bloques diseñados especialmente para eso que nos permitirán regresar en caso de que haya objetos valiosos, ya sean monedas amarillas, monedas moradas y/o llaves para abrir puertas.

El sufijo de “RUN” significa completamente eso: mínimo control en el movimiento de nuestro personaje favorito, pero que le agrega un toque de emoción al juego por tener que pensar rápido constantemente y decidir nuestra siguiente acción, manteniendo la esperanza de no morir tan fácilmente como en los originales títulos para consola, donde al ser tocado por un enemigo moriremos o reduciremos tamaño. En Super Mario Run eso no pasa, pues Mario los esquivará automáticamente haciéndonos la labor mucho más sencilla, lo que bien podría darle en las entrañas de los fanáticos de antaño; es decir Super Mario Run NO OBEDECE las leyes originales del juego.

Sin embargo como un Super Mario, muchas mecánicas son fieles al patrón y a las más recientes entregas en Wii U, donde chocar contra la pared del precipicio no auguran una muerte segura, sino la posibilidad de agarrarse un poco y poder brincar hacia atrás salvando la defunción. Sin checkpoints, Super Mario Run utiliza tres burbujas -también previamente usadas- para regresar algunos pasos y continuar el trecho, una vez se acaban esas esferas entonces podrán despedirse del nivel.

MI MOTIVO ERES TÚ

Peach sigue siendo la princesa en aprietos con el desgraciado de Bowser. Igualmente Mario debe salvarla así como al mundo que previamente fue destruido cuando iniciamos el juego, por lo que es nuestro deber -más por gusto en realidad- reconstruir el mundo como se nos pegue la gana, y con “mundo” me refiero a la maqueta que se muestra donde están colocadas plantas, flores, tubos y chozas donde se selecciona el siguiente nivel a participar, esto haciendo referencia a los juegos comunes de Super Mario Bros.; en este caso hablamos de una simple representación del mapa.

Para ir reconstruyendo el mundo, es necesario conseguir boletos que nos permitirán participar en carreras contra sombras, en la cual ganaremos hongos de colores para desbloquear objetos de decoración, mismos que serán mercados por monedas amarillas, esas mismas tan famosas que salen de bloques a los cuales nos encanta golpear. Todo este círculo vicioso le da cierto sentido orgánico para no estar sólo corriendo por correr, sino que hay un motivo.

VEREDICTO

Sí, fuimos del 3% de gente que descargó la versión de prueba de Super Mario Run y lo compró -de acuerdo a estadísticas en Facebook o algo así-, y a pesar del elevado costo del juego, podemos decir que sí vale bien la pena por la relativa dificultad, nostalgia y emoción de por fin poder llevar a Mario en nuestros bolsillos. Su duración es bastante decente, la búsqueda de las monedas moradas y la prestación de conectarse con su Mii hacen de este juego una divertida opción si tienen por ahí unos buenos pesos en su cuenta de iTunes.

Pero… Si son asiduos fanáticos del plomero italiano y tienen uno o varios juegos de la serie, es casi un hecho que se sentirán timados pues la aventura no será nada comparado con lo que ya han experimentado, especialmente si se chutaron todo el New Super Mario U, pues con la incapacidad de moverse a placer en dirección contraria se sentirán atados de manos. Con una muy buena cantidad de juegos de Super Mario Bros. en mi posesión, puedo decir que me agradó Super Mario Run, pero es un producto muy alejado a la diversión que nos tiene acostumbrado Nintendo.