Tank Warfare: Tunisia 1943 | Reseña

Desarrollado por Graviteam, estudio bien conocido por sus juegos de estrategia RTS Western Front, Tank Warfare: Tunisia 1943, disponible en PC vía Steam, es un título de guerra bastante detallado con partidas que pueden extenderse de treinta minutos a tres horas, y en el que tendremos que prestar atención a cada elemento del escenario, cambios de clima, de horario, estado de nuestras tropas y más. Para los fans de este género es una buena opción, si desean sumergirse en un mundo bélico donde la táctica es lo único que nos puede salvar el día.

GUERRA POR TURNOS O EN TIEMPO REAL

Tank Warfare: Tunisia 1943 deja al jugador entrar a cada batalla en partidas Operacionales (por turnos), o Tácticas (tiempo real), ambas propuestas están muy bien implementadas en el juego y presentan los recursos necesarios para ser interesantes, por ejemplo en la primera opción tendremos a disposición un mapa (de entre muchos obviamente) recreado por medio de fotos y material topográfico real, esto para empezar quiere decir que lo que veamos en nuestro monitor es lo que realmente existe, así que es interesante el poder colocar nuestras tropas, las enemigas y aliados, escoger armamento, y entre otras cosas, incluso la moral, para posteriormente entrar a la batalla; como mencioné, el clima y el cambio de hora es otro de los elementos muy a tomar en cuenta, pues modifican totalmente nuestro estilo de juego y la estrategia que estemos tomando en esta entrega sobre la WWII.

Hablando sobre la jugabilidad cabe destacar que Tank Warfare: Tunisia 1943 tiene una basta cantidad de instrucciónes para manejar nuestras tropas; desde las indicaciones para grupos, o unidades individuales, de disparar en alguna dirección o permanecer en silencio, hasta órdenes más complejas como velocidad de movimiento, de defensa, exploración del terreno, asalto, o uso de armas tácticas (humo por ejemplo), todo es contemplado dentro de una simulación que cuenta el tipo de munición, el rango de cada arma, tipo de armadura y su resistencia, daño a vehículos, e incluso el rango de visión, el cual es tan preciso que ya sea nosotros o el enemigo, puede acertar un tiro desde una ventana. A todo esto se suma el nivel de moral en el campo de guerra, mientras mejor sea nuestra moral o la del enemigo, más devastadores serán los ataques y por consiguiente, el porcentaje de victoria en alguna de las dos partes. Sin duda es este uno de los puntos de mayor importancia ya dentro de la partida, pues puede cambiar el rumbo de la batalla. Con esto creo no es necesario recalcar que la IA puede ser bastante inteligente y realista.

Además de los varios tutoriales en el juego, y que por cierto son de mucha ayuda para un público menos experimentado, Tank Warfare: Tunisia 1943 nos entrega dos extensas campañas (una por cada bando) y una tercera un tanto corta pero de igual calidad, será aquí cuando pongamos a prueba si hemos aprendido algo de los tutoriales, si no, creanme que las cosas se pondrán feas muy, muy rápido. Además de esto y para cuando terminen el juego, tenemos a disposición batallas rápidas (Quick Battles) que podemos crear desde un editor, comenzando por el estilo de mapa, y pasando por la ubicación y tipos de tropas, su dificultad, armamento, dirección de mira, y mucho más. Lamentablemente no disponemos de multiplayer, cosa que hubiera sido muy llamativa ya que noe stamos ante un juego de “acción rápida” pues cada movimiento debe pensarse casi como una partida de ajedrez.

SIMULACIÓN VISUAL

Tomando en cuenta que tenemos cambios de clima y de horario, el título hace extremadamente bien todo el aspecto de simulación con los elementos visuales, para comenzar el cambio de iluminación del escenario nos hace cambiar los elementos tácticos de forma importante, para que nuestras tropas o el enemigo no nos vean, etc; sin embargo hay otro elemento destacable en el juego, y es el de la iluminación y otros elementos de los vehículos. En Tank Warfare: Tunisia 1943 las luces de los autos, jeeps o tanques de guerra no sólo sirven para mostrar el camino, también pueden dar alerta al enemigo, además el humo por daños o del motor, o la tierra que levantamos con el movimiento son otros aspectos muy importantes para salir victoriosos o dar caza al enemigo; por fortuna tenemos otro elemento visual a destacar, y es el de la comunicación por cambio de luces entre unidades, ellas se unen a la de radio, teléfono y voz. Como imaginaran entonces, alcanzar la victoria en este juego es un camino largo y desafiante, sobre todo cuando notamos que también tendremos ataques aéreos y de artillería pesada.

En el aspecto gráfico las cosas son simples, todos los vehículos y soldados están bien detallados y con texturas llamativas, sin embargo los mapas y objetos en el mismo son muy sencillos, con poco poligonaje, texturas planas y horizontes casi sin chiste, dejando al final la batalla como lo máximo y más importante para nuestro entretenimiento o inmersión en la campaña.

AL FINAL DEL DÍA

Tank Warfare: Tunisia 1943 tiene una vasta cantidad de elementos para emocionar y abrumar por igual a todo fan de los juegos RTS, por turnos y con mucho apoyo táctico, la simulación en el campo de batalla es bastante memorable y prácticamente hace de cada encuentro algo único, las tres campañas son llamativas, pero es a mi parecer en el modo de Quick Battle dónde las cosas brillan, ya que tenemos total libertad de experimentar con todas las opciones disponibles (que no son pocas), además crear partidas de 30 minutos o más, con todo tipo de vehículos y adaptando la IA y moral de los soldados es bastante llamativo, aún así se extraña el multiplayer.

Tank Warfare: Tunisia 1943 es un indispensable para los fans de los RTS de hueso colorado, o gamers con suficiente experiencia en el género, los nuevos jugadores seguramente se sentirán un tanto abrumados por sus tutoriales y opciones, aún así todo está muy bien explicado, dejando como lo más importante la experiencia en el campo de batalla.