The Golf Club 2 | Reseña

Siguen pasando los años y me encuentro siempre con sorpresas como esta, un juego de golf serio, elegante, hecho para los jugadores que entienden de dicho deporte y disfrutan de la experiencia que esta tranquila y calmada disciplina ofrece. Hoy me encuentro con The Golf Club 2, y si bien no he probado la primer entrega, no tuve problema para entender las mecánicas de la segunda.

UN POCO DE VIENTO EN LA CARA

Mi experiencia en videojuegos de golf va desde Mario Golf Tour, pasando por Tiger Woods, Rory McIlroy y ahora este The Golf Club 2, por lo que me considero en buen nivel para entender cuando un título se enfoca en la seriedad y realismo del deporte, y este lo hace de manera honesta y con una gran calidad.

Vayamos a lo principal del juego, pues The Golf Club 2 entiende sus grandes complicaciones y nos adentra al mundo con tutoriales que si bien al principio se sienten forzados e incluso aburridos, acaban siendo determinantes al momento de entrar en cualquier competencia. En vez de pensar en ir directo a las modalidades y construir su propio participante, crear un evento, lanzarse a buscar esos hoyos en uno, The Golf Club 2 introduce al gamer poco a poco para que entienda bien los conceptos básicos e intermedios, como hacerle caso al viento y su dirección, los hierros, las maderas, la fuerza, tipo de golpeo y las trampas, sin embargo podría apostar que más de uno se saltarán las tutorías para ir directo a buscar drives por arriba de los 200 metros.

Los chavales de HB Studios crearon físicas de juego tan buenas, que por momentos se sienten injustos algunos resultados de nuestros golpes, esto GRACIAS -recalco la palabra- a dichas físicas donde el viento, el palo, el terreno y el tipo de toque, son fundamentales para el efecto final, así como el desenlace del golpe. En más de una ocasión taché de “maldito juego” a The Golf Club 2, pero siempre consciente de que era mi culpa, pues un mal cálculo me hizo irme varias veces con bogey, doble o en el mejor de los casos, con un insípido par.

CLASE A LA HORA DE VESTIR

The Golf Club 2 cuenta con una tienda de dinero falso rica en opciones para engalanar a nuestro golfista, dinero ganado con el sudor de nuestros dedos mientras intentamos entregar una buena tarjeta al final de las rondas, ropajes que no serían importantes sin el buen mapeo y modelado de los mismos, pues es reconocible el esfuerzo impreso para que los movimientos aunados a los modelos, tengan un realismo más allá de aceptable dejando un gran sabor de boca y un buen deleite a los ojos.

Los campos, los estanques, algunos animalillos por ahí, la afición, la flora, banderillas y todos los edificios que complementan los escenarios, igualmente están muy bien logrados y no puedo quejarme en su parte visual, pero al momento de llegar a revisar el desempeño, el PlayStation 4 sufrió en varias escenas con caídas de cuadros por segundo, especialmente al presentarse la tarjeta de juego con los tiros de cada jugador, ahí sufrimos y hasta sentimos que nos sacaría del juego.

Pero eso ocurrió hasta que quisimos cambiar de categoría, y fue triste pues no esperábamos un crasheo (sic) de ese tipo y menos después de la elegancia presentada por The Golf Club 2. Fueron unos tres o cuatro mensajes de error previos a que nos diera charolazo con la pantalla del sistema y la notificación del código de error, una pena pero así fue. Y sí, me siento obligado a recalcar la elegancia como uno de los puntos más importantes en este título, haciendo honor a la reputación del deporte, pues desde la música, los presentadores, el cady -el cual es sólo auditivo-, el público, los menús, todo en The Golf Club 2 es elegante, bonito, simple y sencillo.

Aspectos de The Golf Club 2 que me gustarían cambiar hay algunos muy puntuales, siendo uno muy agudo el del requerimiento constante a estar conectado a internet, pues al cargar los campos de golf a participar, debe primero hacer un barrido en línea para filtrar los más jugados, los más nuevos, etcétera, de acuerdo a la comunidad, gesto no despreciable pero sí ciertamente molesto por incrementar el tiempo entre juego y juego.

Por su parte los controles son como ya estaríamos acostumbrados desde hace tiempo, cuando en otros se utilizaba el ratón para el swing y después cambió al joystick para marcar los tiempos del mismo -cualquiera de las dos palancas-, y generar el golpe a nuestro gusto, habilidad y precisión. Sí siento una falta de cámaras en los escenarios para controlar mucho más nuestra visión durante el trayecto de la bola, no así previo al golpe; es sólo que me hubiera encantado ver más ángulos mientras viajaba la esférica para entender todavía más el terreno, pues recuerden que cada evento en el golf consta de cuatro rondas, y gracias a la repetición de los cursos es que dominaremos cada campo.

Quizá la combinación de teclas podría ser confusa a ratos, más cuando los términos del juego estén en inglés -recomendable al 100% poner su consola en español- y más si no están familiarizados con la nomenclatura. Pero como todo, es cuestión de darle tiempo al tiempo y con la práctica ya nada les será ajeno, y pronto podrán ir obteniendo esos trofeos, cuya lista no puede ser calificada como sencilla ni estúpidamente complicada, pero sí costará mucho tiempo lograrla, gracias a que el modo carrera no es en lo absoluto un paseo por el campo, es necesario dedicarle mucho tiempo y empeño. Lo mío de obtener un hoyo en uno fue literal, un churrazo irrepetible.

VEREDICTO

The Golf Club 2 entrega mucho realismo y apego al deporte, a los golpes, al tipo de disciplina que es el golf, por la seriedad con la que HB Studios se tomó esta segunda entrega y ofrece un material digno de cualquier amante de este deporte, sin importar las edades o la pericia con los controles, y es por eso que se le debe guardar cierto respeto a la hora de tocar los joysticks, pues no sería raro entrar en la zozobra por no dominar de inmediato el estilo y mecánicas de The Golf Club 2.

La creación de HB Studios no es para los jugadores casuales que busquen momentos de diversión y gozo, sino más bien está diseñado para aquellos bien entendidos de todo el universo del golf, sus reglas, lectura de tarjetas, lectura de los hoyos y del terreno, así como de todos los factores que influyen en una buena partida. Si tú mi querido lector, eres de esos que está más familiarizado con Mario Golf Tour, entonces The Golf Club 2 no es ni por asomo un juego al que debes ponerle las manos encima, si por el contrario has seguido de cerca los títulos de la competencia EA Sports, no hay duda que aquí puedas encontrar una alternativa bien presentada y con futuro en sus actualizaciones, pues a como han trabajo en HB Studios, no dudo en que los pequeños errores de sonido y la falta de cámaras, sean resueltos en un chasquido de dedos.