Un amor inseparable | Crítica

Para muchos, hablar de su historia de amor puede ser algo complicado. Abrir las puertas a las personas sobre algo tan íntimo puede convertirse en una experiencia bochornosa, pero este no es el caso de Kumail Nanjiani y Emily V. Gordon, quienes a 10 años de matrimonio decidieron contar su peculiar comienzo.

The Big Sick es una comedia romántica estadounidense que llega a México bajo el título de “Un amor inseparable”, dirigida por Michael Showalter, a partir de un guion escrito por Kumail y Emily, cuenta la versión ficcionalizada de cómo se conocieron y se enamoraron. Fue estrenada mundialmente en el Festival de Cine de Sundance el 20 de enero de 2017 y ha tenido una muy buena aceptación por parte de la crítica. Es protagonizada por el mismo Nanjiani, Ray Romano, Holly Hunter y Zoe Kazan.

Kumail, es un joven paquistaní en la ciudad de Chicago cuyo sueño es convertirse en comediante, por eso divide su tiempo entre trabajar como chofer de Uber y hacer stand up en un club de comedia. Emily estudia un máster en Psicología y espera pronto convertirse en terapeuta y sus destinos se cruzan cuando interactúan durante una presentación. Juntos, empiezan una inesperada relación que eventualmente termina debido a la deshonestidad de Kumail en relación a sus padres y su cultura.

Es cuando Emily entra en estado de coma, unos meses después de su rompimiento, que la trama verdaderamente se complica. Ahora Kumail empieza a convivir con Terry y Beth, los padres de Emily en espera de noticias. Esto, los llevará a conocerse mutuamente y presenciar las luchas a las que se enfrentan todos los días.

Nanjiani es divertido, forma parte de su personaje y no hay nadie mejor que él para interpretarlo. Zoe Kazan, mayormente conocida por interpretar a Ruby Sparks ofrece un performance entrañable como Emily, es naturalmente simpática y hasta evoca cierta ternura. El comediante Ray Romano personifica a Terry, cuya actuación como el incómodo padre de Emily resulta en muchas risas, sin embargo el mayor mérito va para la aclamada Holly Hunter como Beth, una mujer fuerte que adora a su hija y busca protegerla a toda costa. Todos los actores, incluidos los secundarios actúan de una manera tan real que te cautiva de inmediato.
“El amor no es fácil…por eso lo llaman amor”

Es una película emocionante y conmovedora. Que se sale del molde de la comedia romántica y trasciende al drama. La cinta habla de amor, es todas sus acepciones. No se limita a hablarnos de dos amantes, también habla del amor familiar e incluso del amor propio. Las dinámicas de la relación entre los padres de Emily y la manera en que cuidan a su hija. En contraste con la complicada relación entre Kumail y sus padres a causa de la lejanía que siente con sus creencias. Nos otorga una visión sobre las diferentes formas en que los padres hacen lo mejor que pueden para asegurar el bienestar de sus hijos.

Tengo que hacer un espacio también para hablar sobre el poderoso mensaje que se encuentra implícito en la cinta, se trata de la situación de los migrantes. Aunque sus realizadores han pronunciado que este largometraje no pretendía dar una opinión política sino simplemente contar una historia. Me parece que es justo mencionar el tratamiento que se da de desde la cotidianeidad a temas como la discriminación y la estereotipación. Y me parece interesante y positivo que en los Estados Unidos de América actuales podamos tener como protagonista a un hombre de religión islámica que no es el villano ni el recurso cómico.

“Un amor inseparable” le da todo un nuevo sentido a la frase “es gracioso porque es real” No es la clásica comedia romántica pero a cambio entrega mucho más. Es una obra sobre el amor y su poder para traspasar fronteras. Sobre descubrirse a sí mismo y ser valiente. No se pierdan, un amor inseparable a partir de este 2 de noviembre en sus salas de cine favoritas.