Una voz silenciosa “Koe no Katachi” | Crítica

Konnichiwa Festival trae para todos los fans del anime y las buenas historias Una voz silenciosa, conocida originalmente como Koe no Katachi, una película de origen japonés llena de tintes dramáticos y que pueden ver los días 5, 6, 7, 12, 13 y 14 de mayo, sólo en Cinépolis del país. Una cinta que sinceramente no se pueden perder.

UNA HISTORIA FUERTE, CON TEMAS SOCIALES Y PERSONALES

Basada del manga homónimo escrito y dibujado por Yoshitoki Ōima, Koe no Katachi, Una voz silenciosa nos presenta una historia dramática, que toca los temas del bullying, las relaciones personales, la aceptación, el suicidio y la amistad; todo comenzando con un grupo de niños en primaria que de pronto se ven compartiendo el salón de clases con una pequeña con problemas auditivos, los cuales prácticamente la hacen sorda.

De esta manera conocemos a la pequeña Shoko Nishimiya y su acosador Ishida Shouya; Shoko, como ya dije, es una niña casi sorda por completo, ella es nueva en el colegio y su principal forma de comunicación es por medio de un cuaderno, detalle que poco a poco va molestando a Ishida, quien más que nada, la mira como una niña rara, con problemas de comunicación y que necesita de la aceptación y ayuda de los demás alumnos para adaptarse al entorno escolar.

Obviamente los problemas comienzan cuando Ishida, en lugar de brindarle su amistad, aceptarla y entenderla, comienza a acosarla; molestándola de diferentes formas a tal punto que otros alumnos comienzan hacer lo mismo hasta que Shoko repentinamente es cambiada a otra escuela. Entonces Ishida, lejos de haber entendido lo que él, y varios alumnos habían provocado, es orillado de su grupo de amistades hasta quedarse totalmente aislado y sufriendo también de un tipo de bullying.

Es así como estos sucesos cambian la vida de los personajes, alejándolos, y por decirlo de una forma, haciéndoles sufrir cada quien a su modo hasta su vida adolescente; tiempo en el que toma el desarrollo la película.

SIN CONTAR MÁS DETALLES

Una voz silenciosa entonces se enfoca mayormente en el conflicto de todos los involucrados, tanto acosadores como víctimas, y cómo estos personajes de alguna manera comienzan su sanación al irse encontrando, e ir enfrentando los errores de su pasado. Todo, a partir del sorpresivo encuentro entre Shoko e Ishida, que en lugar de ser negativo, nos muestra un joven Ishida que busca redimirse y que vive asfixiado (por decirlo de una forma) por sus recuerdos.

Por fortuna, la historia está narrada de una forma impecable en todos los aspectos, cuenta con varios flashbacks, todos perfectamente orquestados; también nos presenta a otros personajes, que lejos de ser de relleno, tienen un gran peso en la trama, ya que sirven de apoyo en varios momentos. Además, algunos de ellos brindan a la película de buenas dosis de comedia, un excelente respiro a toda la tristeza y soledad que podemos encontrar. Koe no Katachi es una obra en la que no encontramos errores de algún tipo, no por nada ha sido ganadora de numerosos premios, entre ellos Excelencia en Animación por Japan Academy Prize Association, y Anime del Año por Tokyo Anime Award Festival. Además cabe destacar, el manga se encuentra en la lista de las mejores novelas gráficas para jóvenes de la Asociación de Jóvenes Adultos Biblioteca Servicios, y su autora, Yoshitoki Ōima, ha sido reconocida con el “Premio al nuevo artista” en la 19.ª edición del Premio Cultural Tezuka Osamu.

UNA PRESENTACIÓN ESPECTACULAR

Si por los primeros instantes, por alguna razón la historia de Una voz silenciosa no los atrapa, entonces sin duda lo hará su impecable presentación visual a cargo de Kyoto Animation, estudio a quien debemos entregas como Full Metal Panic!, Suzumiya Haruhi no Yūutsu, Lucky Star, y K-ON!.

Tanto la animación como ilustración y diseños de la película son realmente espectaculares, llenos de tonos brillantes en ocasiones y otros de distinta iluminación; sus cuidadas texturas, trazos perfectamente detallados y efectos como los del agua, hacen que cada instante de sus dos horas sean perfectos; además, la banda sonora en muy, muy buena, esta combina melodías de tono clásico y rock, brindando a la cinta de una personalidad fuerte y con presencia en la sala.

En pocas palabras, lo visual y sonoro son combinados en armonía con la narrativa, entregando perfectas dosis de humor, y drama en cada instante y haciendo únicos los momentos clave de la historia, los cuales pueden ser tiernos, cómicos y absolutamente dramáticos. Una voz silenciosa es una cinta para llorar y reír, para sentir sus personajes, preocuparse por ellos y sentir la necesidad de entenderlos.

PERFECTA PARA LA PANTALLA GRANDE

Sin duda Una voz silenciosa es una historia que no se pueden perder, ya sean fans del anime, del manga, de las películas japonesas, de los dramas o que busquen algo con buena narrativa y excelentes personajes, esta producción es claramente lo que necesitan para ir al cine, y qué mejor oportunidad ahora que Konnichiwa Festival y KEM Media llevan la cinta a los Cinépolis del país. Lo único que necesitan, es checar sus horarios, comprar sus palomitas y llevar una buena dosis de pañuelos, pues Koe no Katachi los hará reír y llorar por igual.