Uncharted: The Lost Legacy | Reseña

La series de Uncharted es una mina de oro para Naughty Dog, es una vaca a la cual le han sacado toda la leche posible y es por una sencilla razón: TODOS sus juegos han sido estupendos. Incluso si volteamos a Golden Abyss que está disponible para PS Vita exclusivamente, es también buenísimo a pesar de no mostrar ni una cuarta parte de lo que son sus hermanos mayores. Hoy tengo el placer de platicarles mi aventura por Lost Legacy, la primera historia separada de la línea original, y en la cual Nathan chiquito bebé Drake, no participa.

CHICAS, CHICAS, CHICAS

Nadine Ross, la anterior villana de Uncharted 4: A Thief’s End, se une a Chloe Frazer, la original caza recompensas de Uncharted 2: Among Thieves -en lo personal es el mejor Uncharted-, para recuperar el “Colmillo de Ganesh” el cual podría caer en manos de Asav, un villano muy raro y complicado de golpear, quien además planea hacer cosas desastrosas a la India, derivado de un maldito fanatismo loco.

Inesperadamente Naughty Dog da un vuelco gigantesco para poner como protagonistas a dos mujeres, y controlar a una que quizá no permanecía en el olvido, pero pocos la recordarán ya que su paso por la serie de Uncharted fue fugaz, y es que Chloe a pesar de tener mucha tela para cortar, no fue sino hasta ahora que decidieron traerla de vuelta como un personaje sumamente fuerte, hábil y capaz, como generalmente lo son todos los que aparecen en esta serie. Simplemente Claudia Black hace un papel soberbio con la voz de Frazer, pues a pesar de haber tenido poca oportunidad de desarrollarlo en Among Thieves, esta vez se adueña por completo del rol y terminamos enamorándonos nuevamente a pesar de que Elena esté bien guardada en nuestro corazón.

Nadine, interpretada por Laura Bailey, igualmente se consagra toda vez que en A Thief’s End su participación fue relativamente corta y no pudimos saborear ese odio que en un principio sentimos, y que ahora gracias a la historia y al desarrollo de la misma, acabamos por apreciar igual de bien que con Chloe. Ambos personajes desarrollan un carisma que solo Naughty Dog sabe imprimir en sus historias, pues por más que la acción inunde a Lost Legacy, son las actuaciones vocales las que terminan por atraparnos de lleno.

Uncharted: The Lost Legacy es otro Uncharted más. Digamos que sí es posible describirlo así aunque no siento que sea correcto darle esa primera impresión, pues aunque efectivamente encontraremos los mismos elementos que la cuarta parte mostró, el giro se da cuando en uno de los capítulos nos veremos inmiscuidos en una búsqueda sobre un sandbox enorme -casi tirándole a mundo abierto-, sólo para encontrar unos objetos que activarán una puerta. Todo este episodio es larguísimo y requiere de cierta experiencia como jugador de la serie, ya que estaremos ante situaciones de todo tipo. Esta quizá sea la parte cumbre en la exploración de cualquier juego de Uncharted.

Por otro lado Uncharted: The Lost Legacy raya en lo sublime con las secuencias de acción, nada qué pedirle a sus primos, sin embargo los verdaderos conocedores encontrarán parecidos innegables pero no despreciables, pues el equilibrio encontrado entre las zonas de exploración, las escenas de escalado, los tiroteos y los encuentros mano a mano, es casi perfecto pero con el maldito sinsabor de que el juego dura apenas unas 10 horas, si de verdad nos ponemos exigentes. Uncharted: The Lost Legacy es en efecto un juego aparte pero que nos hubiera encantado disfrutar todavía más, pues cuando menos lo esperábamos, el final se hizo presente con acción al puro estilo Uncharted, mezclado con mil y un factores más que nos tendrán boquiabiertos al ver las cinemáticas finales.

Uncharted: The Lost Legacy es una verdadera oda a las mujeres y a la fuerza que hoy en día están tomando, Naughty Dog no ha escatimado en recursos para mostrar a damas empoderadas -como ahora les llaman- y que bien pueden encargarse de sus propios asuntos, tal es el caso de Elena, o las chicas en The Last of Us: Ellie, Riley, Tess y Marlene, pero en esta ocasión maximizan el valor de Chloe y Nadine dándoles un corazón, una alma y un empuje impresionante, todo gracias a la historia que nunca conocimos por apenas ser personajes secundarios o antagónicos, y hoy gracias a Uncharted: The Lost Legacy, podemos encariñarnos con ellas por su pasado y los motivos que tenían para ser como las conocimos en un principio. Naughty Dog da vida a dos figuras que no lo necesitaban pero con esto, más y más mujeres serán atraídas para identificarse con alguna de las dos. Afortunadamente ni Chloe ni Nadine son Nathan Drake, por lo que las personalidades serán un golpazo de frescura después de tanto tiempo de sarcasmo, que si bien no fue malo en lo absoluto, ya hacía falta un poco de ternura femenil. Y nos gustó.

En este relato individual y fuera del contexto de Drake, nuestras chicas se encontrarán con una muy buena cantidad de rompecabezas enormes en tamaño y quizá no en dificultad, pero que hacen perfectamente el trabajo de impresionarnos con sus mecanismos completamente nuevos, así como de los resultados arrojados los cuales no siempre serán benévolos, pero no por esto serán insatisfactorios. La exploración se hace mucho más sencilla incluso cuando recolectemos un dispositivo que nos señalará la cercanía de cada tesoro, aminorando la búsqueda de ese Platino que no es por nada peliagudo y sólo cuenta con algunos trofeos que le meten sabor al asunto.

MODO SUPERVIVENCIA

A pesar de la gran rejugabilidad que tiene Lost Legacy -para aquellos en busca del Platino-, no podía faltar una parte importante que le agrega valor a cada juego, y esa parte es el multijugador, el cual afortunadamente viene el mismo que contiene Uncharted 4: A Thief’s End, pero ahora se le suma el modo de Supervivencia.

Aquí es esencialmente eso, sobrevivir a oleadas de enemigos de varios tipos, pero con la peculiaridad de que no se trata solo de matarlos y ya, sino de hacerlo en formas que el juego solicita, como desde un punto en específico, o sólo a algún tipo de ellos, o quizá traen armaduras diferentes o tal vez les gusta el café con azúcar y a esos hay que matarlos. En caso de empezar una partida, podremos combatir al lado de otro personaje generado por la computadora, sin embargo lo verdaderamente emocionante está en pelear con personas reales quienes deberán hacer equipo con uno para salir triunfantes, pues por momentos la aglutinación de bellacos es tanta que medidas extremas deberán ser usadas.

El modo de supervivencia añade valor sin duda, y quitando algunos peros y problemas para conectarse a los servidores, creo que el trabajo dentro de las hostilidades es impecable y emocionante, permitiéndonos desaburrirnos un poco de la historia -dudo suceda- y concentrándonos sólo en matar enemigos al por mayor, pero siempre y cuando le metan estrategia, pues las cosas no son tan fáciles.

VEREDICTO

Ni Bruce Straley ni Neil Druckmann forman parte de la producción ni dirección del juego, eso no quiere decir que Shaun Escayg y Kurt Margenau no hallan atinado en la filosofía de juego o para contar historias de Naughty Dog, proceso en el cual sí Druckmann estuvo presente. Escayg y Margenau logran que los personajes tanto protagónicos como secundarios, además del antagónico, se identifiquen y separen completamente de la línea que marcó Nathan Drake, será imposible extrañarlo no solo por la acción y los rompecabezas, sino por las historias las cuales irán cambiando nuestra opinión de ellas y con lo que será fácil sentir un apego y afecto, como generalmente los “dogs” lo logran.

Uncharted: The Lost Legacy es en efecto una historia lateral y casada con todo el estilo del cual nos enamoramos de Nathan Drake, pero es precisamente su originalidad la que nos invita a esperar una secuela o incluso una aventura donde todos se unan, e incluso alternemos entre Nadine, Elena, Nathan y Chloe, agregando tal vez a Sam. No sería una idea tan descabellada.

Naughty Dog vuelve a entregar un juegazo, corto pero juegazo, que bien vale la inversión por el modo de supervivencia, los rompecabezas tan grandes y bien logrados, los gráficos increíbles y la posibilidad de conocer el pasado de ambas mujeres, que si bien terminan con un soporte masculino al final, igualmente podrían aventarse a un ejército entero solas y nadie reclamaría absolutamente nada. Uncharted: The Lost Legacy es sin duda alguna, un enorme logro -otro más para la vitrina- que recomiendo de principio a fin.