Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas | Crítica

Un espectáculo visual de inicio a fin, con el claro sello del director, productor y escritor Luc Besson, quien lleva a la pantalla grande esta adaptación de la novela gráfica francesa Valérian and Laureline bajo las actuaciones principales de Dane DeHaan (Mayor Valerian) y Cara Delevingne (Sargento Laureline), acompañados de otros actores como Clive Owen, Ethan Hawke y la cantante Rihanna.

AMOR EN LA IMAGEN

Si son fanáticos de la ciencia ficción y de las óperas espaciales, con historias llenas de razas extraterrestres, naves espaciales, mundos más allá de la imaginación, batallas en el espacio, monstruos y criaturas extrañas, y efectos sonoros casi palpables, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es una buena apuesta si lo que buscan es diversión y ser entretenidos por los 137 minutos que dura su historia. Antes que nada no es una cinta que pretende revolucionar el séptimo arte, pero sin duda va más allá a lo que estamos acostumbrados a ver en el cine comercial, pues es claramente un gran esfuerzo tanto en diseño como en efectos visuales para llevar al espectador por un viaje entre las estrellas, hasta el siglo XXVIII.

Uno de los puntos más fuertes de Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es que mezcla de excelente manera el detalle entre efectos digitales, de maquillaje y animatronics, así que la cinta no es totalmente un “pantallazo verde” y cuándo se usa esta herramienta en situaciones realmente obvias (naves espaciales, personajes atravesando paredes o brincando al vacío etc), es manejada de gran manera para no saltar a la vista como algo falso, con una iluminación bastante cuidada y una buena actuación por parte de los actores; hablando del uso de maquillaje y animatrónics es una alegría que aún hayan producciones que hagan uso de estas herramientas, estoy seguro así es tanto para el público, como para los actores y gente que trabaja en estas películas, ya que podemos ver que al menos no todo es digital, con sets o criaturas palpables, que aunque de pronto pueden notar la diferencia con el CGI, dan esa magia que debe tener el cine y que esperemos nunca se pierda.

Hablando del diseño de escenarios, personajes, monstruos, aliens, naves espaciales, armas y más, Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas tiene ese aspecto visual de un “futuro cotidiano” es decir, un balance entre la modernidad, lo futurista y un estilo habitual casi atemporal, que vuelve esa realidad que nos plasman en la historia como algo natural, desgastado, del día a día y que entre el universo que nos cuentan, pasa como algo totalmente normal para los personajes y lleno de imaginación para el público espectador. Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es una cinta llena de imaginación, de colores y texturas, que muestra imágenes muy al estilo de Luc Besson, a quien debemos la película de ciencia ficción The Fifth Element (1997), la clásica The Professional (1994), o Nikita (1990), entre otras y que adapta la novela gráfica francesa Valérian et Laureline, al cine moderno con una apuesta al mismo nivel de otras superproducciones como Star Wars, Avatar o Star Trek. cabe decir que si les gustan estas películas, pueden gozar de igual manera Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas.

ACTUACIONES

En términos generales el elenco hace bien su papel, cabe destacar las actuaciones de Cara Delevingne (mucho mejor que en Suicide Squad) y Dane DeHaan, quienes nos entregan unos personajes llamativos, entretenidos, con carisma y de una buena química; Clive Owen por su parte deja un poco que desear, pues muestra expresiones y emociones en su diálogo un tanto ya comunes en él, es decir, no brinda algo que vaya más allá; si ya conocen su trabajo, seguro encontrarán mejores actuaciones en otras producciones.

En general puedo decir que la cinta se defiende en este apartado, pero sin duda son los efectos visuales lo que ganará nuestra atención, aunque repito, es un agrado ver una Cara Delevingne mucho más entregada y suelta ya que como protagonista, junto a DeHaan, es quien nos lleva por esta historia de ciencia ficción.

HISTORIA

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas no tiene una historia que nos impacte o sorprenda, pero seamos sinceros ¿cuántas cintas la tienen?, creo que tampoco podemos ser exquisitos y demandantes, pues en si la aventura que nos cuentan no es mala, aunque tampoco del otro mundo. Simplemente es la travesía de un par de personajes en descubrir un encubrimiento. Quizá uno de los problemas es que el títulos “Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas” nos lleva a imaginar algo realmente épico, y con una historia trascendental para sus personajes; en lugar de eso tenemos algo más “normal” con toques de misterio, aventura, comedia, algo de romance y escenarios llenos de efectos visuales.

Aún así como película funciona totalmente, y entrega un balance perfecto entre los elementos ya mencionados, para mantener al público entretenido por sus 137 minutos, un buen logro, y lo mejor, logra contar una historia de inicio a fin, cosa que otras veces no se imprime en otras superproducciones. Como dije, no es una historia impactante, pero cumple su cometido, y lo hace bien.

PERFECTA PARA LA PANTALLA GRANDE

Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es una de esas películas ideales para disfrutar en la pantalla grande, a todo volumen, con una buena calidad de imagen, y un combo de palomitas, nachos y todo lo que gusten; es el pretexto ideal para ir al cine esta temporada y ser testigos de todo un universo de ciencia ficción. Quizá haya por ahí gente que critique la película de alguna forma, pero la verdad es que es mejor que otras propuestas de gran presupuesto, además, es una de esas cintas que si viéramos de niños recordaríamos con asombro años después, así que, no se amarguen, y no pierdan su capacidad de asombro. Valerian y la Ciudad de los Mil Planetas es una historia para pasarla bien, y disfrutar de sus efectos especiales en compañía de todos. Y seguramente después será una compra segura en blu-ray para asombrarnos de nuevo en nuestras pantallas gracias a esa colorida y detallada fotografía.