Victoria y Abdul | Crítica

Basada del libro Victoria & Abdul de Shrabani Basu y bajo la dirección de Stephen Frears (quien por cierto, es presidente del jurado del Festival de Cannes) nos presentan una historia dramática que nos habla acerca de la relación amistosa entre la reina Victoria del Reino Unido (Judi Dench) y su sirviente indio Abdul Karim (Ali Fazal).

Acompañada de buenas actuaciones y fotografía Victoria y Abdul, nos lanza a una historia basada en hechos reales, en la que podemos encontrar tintes de crítica hacía los protocolos de la corona y una serie de personajes en dónde es prácticamente más importante el velar por sus propios intereses; la cinta nos deja ver gracias al talento de la experimentada actriz Judi Dench, a una reina casi solitaria y que trata de encontrar algo que la libere de la monotonía en su día a día. Es así que encuentra la amistad en Abdul, un personaje proveniente de la India que va subiendo de nivel en el transcurso de la historia, pues comienza como un lacayo y posteriormente en un buen compañero y maestro de Corán, elemento importante en la trama, pues vemos como este hecho molesta al círculo de la realeza, ya que enseña a la reina sobre otra religión al ser nombrado Munsh o Maestro real (básicamente). De esta forma el guión nos va presentando personajes de los que dudamos su lealtad o de los que no sabemos bien sus razones de actuar; aunque esto también podría decirse de Abdul.

Como mencione al inicio uno de los fuertes de Victoria y Abdul es su cuidada fotografía; imágenes que nos muestran decorados llenos de detalle tanto en vestimentas como elementos del escenario, paisajes de belleza y sin duda una banda sonora ideal por Thomas Newman (Angels in America).lista para este drama emotivo, un tanto crítico (pero sin ahondar mucho) y entretenido, con interpretaciones en términos generales, bastante intensas y llenas de carácter.

Si buscan una película de impecable fotografía, que retrate algo sobre siglo XIX y sobre todo si son seguidores de la actriz Judi Dench, sin duda deben ver Victoria y Abdul, en general es un film que no intenta profundizar en los maltratos y la desigualdad, tampoco en criticar una forma de pensamiento, pero se salva gracias a la química entre sus dos personajes principales.