50 sombras liberadas | Crítica

La obra “Fifty Shades Freed”, producida de manera costosa, obtiene su humanidad de Dakota Johnson, quien tiene el don de parecer simplemente viva y presente cuando está frente a la cámara.

El romance está más o menos muerto en las películas de estudio -ni la comedia romántica ni el drama romántico han seguido siendo un tema importante- pero esta semana vuelve en “Cincuenta sombras liberadas” en una forma que se resume mejor con una canción del Musical de la era de la depresión “Gold Diggers de 1937”: “Oh, cariño, lo que no pude hacer (ooh-ooh), con mucho dinero y contigo (ooh-ooh)”. La última película de la trilogía es alternativamente ventosa y tensa de acuerdo al matrimonio; conflicto y reconciliación, en un contexto de riqueza fabulosa y aparentemente sin esfuerzo y las muchas dificultades que plantea.

La noción tampoco es muy divertida, ni siquiera en los pasos leves, simplistas y completamente subdesarrollados a través de los cuales la película pone a sus recién casados, Anastasia (Ana) Steele (Dakota Johnson) y Christian Gray (Jamie Dornan). Se escapan de su espléndida fiesta de bodas y son llevados a un aeropuerto cercano, donde abordan el jet privado de Christian o, mejor dicho, como él mismo recuerda, a su jet privado. Lo suyo es suyo, pero cuando llegan a casa y Ana aparece en su oficina en la editorial Seattle Independent Press (descubriendo ridículamente que, en su ausencia, ha sido promovida al editor jefe de ficción), ella duda sobre hacer lo que es suyo, a saber, su nombre, el de ella. En casa, para su personal doméstico, ella es la Sra. Gray (aunque preferiría llamarse Ana), pero en el trabajo quiere seguir siendo la Sra. Steele, para mantener su propia identidad de trabajo y no transmitir la impresión de que le debe posición por su marido (quien de hecho compró la compañía, aprendiendo de una mordaza de la segunda película de la serie, él es el jefe del jefe de su jefe). Christian, al descubrir que ella usa el nombre de Steele en lugar de Gray en las comunicaciones de su oficina, tiene un ataque de histeria; pero luego lo supera.

Al llegar a casa con Christian en su lamentable, elegante y vasto apartamento ocupando un terreno de mansión dentro de un moderno edificio de apartamentos, a Ana le enseñan las reglas del juego: no puede ir a ninguna parte sin un miembro de su seguridad, porque la riqueza y la fama la convierten en un blanco potencial de ladrones y secuestradores. La vida cotidiana se ha complicado, y lo que solía hacer sin esfuerzo y sin pensar -salir, ver amigos, conducir- ahora es un laberinto logístico (aunque, afortunadamente, hay un jefe de personal en casa para mantener el sistema funcionando sin problemas).

Cuando la pareja se dirige a una casa remota a orillas del lago, Christian insiste en tomar su Audi por la Autovan, que le gustaría conducir. Pero primero se encuentran en la intrincadamente desvencijada vieja por una arquitecta llamada Gia Matteo (Arielle Kebbel), quien coquetea brutalmente con Christian. (La línea de presentación es un aullador de todos los tiempos: “Me encanta lo que estás haciendo en África”). En un momento a solas, Ana obtiene su momento de poder y lo entrega, poniendo a Gia en su lugar con un insulto lacerante que solo su esposo rico y manejable podría salirse con la suya. La disputa sin embargo, gira no solo sobre el flirteo sino sobre la arquitectura y sus usos: Gia propone derribar la casa y muestra sus planes para reconstruir una moderna en su sitio, pero Ana quiere conservar y renovar la casa vieja, manteniendo su encanto mientras mejora sus instalaciones.

Tales problemas sin embargo, en medio de la fantasía descaradamente vacía muestran un centelleo de sustancia. Lo que la afortunada Gris de repente le ofrece a Ana es el poder de hacer cualquier cosa: es una especie de linterna mágica que amenaza con convertirse en una linterna trágica. ¿Arrancar una casa y reconstruir? Por supuesto. ¿Vuela a un resort distante? Por qué no. ¿Comprar una tienda de ropa de una boutique? Ciertamente. ¿Pero irse sin compañía para tomar algo con un amigo? El problema espera. ¿Toma el volante de un automóvil y baja por una carretera rural? Se produce una nefasta persecución. (Ana, como resultado, tiene habilidades evasivas de nivel 007 que exhibe casualmente en el momento de la verdad.) El tema de “Cincuenta sombras liberadas” es que los ricos, como dijo F.Scott Fitzgerald, son diferentes, y eso la introducción de los no ricos en medio de ellos, a través del matrimonio, es lo único que los mantiene atados al suelo como todos los demás. Pero, en el proceso, la persona no rica injertada en la familia adinerada -incluso cuando ella (o él) dobla la riqueza hacia fines humanos- tiene que asumir la carga del nuevo y restrictivo medio ambiente, tiene que soportar las restricciones y limitaciones de riqueza.

Afortunadamente, Ana enfrenta los desafíos brillantemente, aunque en un giro de la trama que se desvía de lo melodramático a lo grotesco. Manteniendo los spoilers al mínimo, es un embarazo no planificado, que catapulta a Christian a una crisis cuasi-adolescente y amenaza el matrimonio. Pero la resolución aparece bajo la forma de un villano exmachina, Jack Hyde (Eric Johnson), ex jefe de Ana, quien amenaza con la violencia y Ana, transformándose de editora a vigilante, se enfrenta sola, valiente e ingeniosamente. En efecto, ella toma uno para la familia, demostrando ser una leona madre feroz y haciendo que Christian se percate que su hijo está por nacer.

El tono de la película reproduce su esencia: la película impersonalmente elaborada, realizada con vano y costosa producción, recibe su dosis de humanidad de Dakota Johnson, que tiene el don de parecer simplemente viva y presente cuando está frente a la cámara. Sus expresiones son móviles, una sonrisa irónica parece estar siempre a punto de romper la rutina dramática, y su dicción tiene un tono espontáneo y discreto que prácticamente exige un guión sustancial y un director con ágiles poderes de observación. La actuación seca e inhibida de Dornan mientras tanto, es una señal de la indiferencia del director James Foley: el actor estaba alerta e ingenioso como el Conde von Fersen en “María Antonieta” de Sofia Coppola, pero está encogido y rígido aquí.

Sí, también hay algo que ver con el sexo. Ana y Christian tienen una chispa en el dormitorio (y el comedor y el coche) que mantienen encendida con lo que hacen en la “sala de juegos” la lujosa sala del apartamento donde tienen lugar sus juegos de dominación y sumisión. Esos juegos ahora están atenuados; hay placer tentador pero poco dolor; cuando llega, es en la forma del cruel e infantil “castigo” cristiano de Ana por su “desobediencia”, por desafiar sus órdenes con respecto a sus actividades diarias. Y eso es interesante; los cambios que han tenido lugar en la relación de la pareja son una parte notable de la película, una parte que, sin embargo, no se aborda, discute, insinúa o dramatiza más que cualquier otro aspecto de su relación. A pesar de ser más explícitos que la mayoría de las comedias románticas o incluso dramas, las escenas de sexo en “Cincuenta sombras liberadas” son marcadores de posición, que significan, en silencio y por medio de un exotismo ahora familiar, asuntos ordinarios: el nivel aceptable de carga sexual que mantiene los matrimonios juntos y la forma en que cambia. Pero, entonces, toda la película, en un momento con poco romance cinematográfico, es un marcador de posición.