Agony | Reseña

Madmind Studio nos lleva al mismísimo infierno con su juego de supervivencia en primera persona Agony, una aventura para Playstation 4, Xbox One y PC vía Steam en la que podrán observar un nivel de atención al detalle lleno de gore, e imágenes impactantes dignas de un título sólo para mayores de 18 años. Agony no es un juego para todos cabe decir, pero si le encuentran el gusto, será algo para recordar.

UN OSCURO JUEGO, EN TODOS LOS SENTIDOS

Si son de los que fácilmente se desesperan en juegos donde tienen poca iluminación entonces deben salir corriendo de Agony, pues el título presenta algunos de los escenarios más oscuros y con poca visibilidad que he visto hasta la fecha, quizá lo más inquietante es que la mayoría del recorrido es así, por lo que tienen dos opciones, o adaptarse a la visión de los desarrolladores, u optar por subir el brillo y contraste (perdiendo así la calidad de las texturas y la fotografía) o simplemente abandonar la partida.

Dejado este paso atrás, Agony puede ser un dolor de cabeza o una refrescante aventura de horror. El juego de entrada tiene muy buenas ideas, sin duda la primera es verse fiel a sus bases de Kickstarter y mantener, en su mayoría, las retorcidas imágenes de un infierno casi sin censura, bueno, con todo lo visto, claro que nos podemos quejar de algunas cosas dejadas en el tintero, pero aún así el título guarda en todo lo alto ésa clasificación para mayores de edad. Recalco que no es un juego para público infantil o menor, debido a sus fuertes imágenes.

El dolor de cabeza puede venir cuando nos vamos adentrando en las mecánicas o estilo de gameplay, para comenzar tiene todos los indicios de ser un survival horror, de esos donde necesitas estar agachado sin hacer ruido para pasar desapercibido de los enemigos, en este caso horribles demonios. Esto no se escucha tan mal, pues ya todos conocemos juegos como el popular Outlast en el que más o menos hacemos lo mismo, el cambio aquí es que muchas veces podemos perdernos en los niveles mientras buscamos objetos para lograr avanzar abriendo puertas, entre otras cosas. Nuevamente, si son cortos de paciencia y sumado a la poca visibilidad, Agony puede ser una verdadera agonía para un gamer.

La segunda cosa a tomar en cuenta es la forma en la que iremos sobreviviendo en este detallado infierno de monstruosidades y torturas. Nosotros, como un alma en pena que no recuerda porqué ha llegado a ese lugar tendremos que deambular por los varios niveles del infierno mientras nos escabullimos de demonios de diferentes tamaños y poseemos otras criaturas en pena; para hacer esto el juego normalmente no se explica bien, pero casi es algo intuitivo. Verán, al ser atacados nuestra “alma” sale del cuerpo que habitamos y comienza a viajar entre el escenario hasta que encontramos un cuerpo “vacante” después de esto tenemos unos segundos para dominarlo y proseguir con nuestra aventura; sin embargo a veces las cosas no son para nada sencillas pues obviamente este trayecto entre la vida y la muerte puede ser largo, dándonos mucha angustia al ver que no hay cuerpos para poseer, lo que nos llevará a la muerte y el retroceso al último checkpoint, el cual debo decir, a veces está bien colocado y a veces se encuentra en una zona bastante alejada, dejándonos un sentimiento de mala ubicación de los lugares de guardado para entregar al jugador un “extra de prisa y desesperación” por vernos repetir de nuevo considerables extensiones ya superadas. Si pueden vivir con esto, adelante.

Como dije el diseño de niveles está construído para enfocarnos en la búsqueda de objetos que nos permitan abrir puertas, obviamente en el camino también encontraremos otros elementos narrativos para ir comprendiendo la historia de ése lugar de horrores controlado por una enigmática demonio llamada la Reina Roja, la arquitecta de aquél lugar oscuro en el que predomina la tortura y el sufrimiento. Así que otra de nuestras misiones como jugadores será la de conocer su historia para entender porqué estamos allí y si en realidad podemos regresar al mundo de los vivos. SPOILER: Esperen un final casi épico.

MÁS ALLÁ DE LAS IMÁGENES FUERTES

Puede que de inicio Agony parezca muy maduro y fuera de lo convencional, lo cual está bien hasta cierto grado; la mala noticia es que al parecer eso es lo que ofrece mayormente, como ya dije la jugabilidad puede no ser para todos debido a la oscuridad de los niveles, la mala información para entender el gameplay y la sencillez con la que podemos perdernos en los mapas; lo cual deja un sentimiento de que quizá los desarrolladores se preocuparon más por tratar de impactar con imágenes, que puliendo el sistema de juego. La otra mala noticia es que en verdad nuestros movimientos deben ser muy, muy cautelosos, pues los demonios también perciben nuestros movimientos, así que ya saben, agreguen esto a la lista y vayan imaginando un resultado.

El resultado como he dicho desde el inicio de la reseña es que Agony no es un juego para todos, pero a esto también se le pueden sumar las malas localizaciones de los checkpoints, algunos errores de texturas y efectos gráficos, y una inteligencia artificial predecible y en ocasiones torpe, elementos que sin duda pueden ser corregidos con actualizaciones.

Asimismo y antes que se me escape, Agony también nos deja tener algunos instantes de acción pues al tener la habilidad de poseer cuerpos en pena, también con el paso del tiempo podremos controlar demonios de mayor poder, algunos tendrán poderes telepáticos y otros más lentos gozarán de mayor fortaleza física, estos momentos son de agradecer totalmente, pues brindan al juego un respiro y entregan algo de acción para acabar con nuestros enemigos en lugar de estar escondidos en un rincón. Dicho esto Agony trata de mantener un balance entre el sigilo y el combate, pero obviamente está más inclinado al primero.

Otro punto que es fácilmente destacable es el audio, así que prepárense a escuchar algunos de los efectos sonoros más perturbadores (aunque no a nivel Silent Hill), efectos como gritos de dolor y desesperación, voces extrañas, y entre otros, hacen del escenario un lugar inmersivo si subimos el volumen o usamos audífonos; el título en este aspecto se esfuerza en dejar una impresión en el jugador y en muchos momentos lo logra gracias a escenas con horizontes horribles o infernales, acompañados de una banda sonora casi de película de horror.

SOBREVIVIENDO LA AGONÍA

La propuesta de Agony es fácilmente llamativa, comenzando por sus fuertes imágenes y la invitación a una historia de misterio y horror en el infierno, pasando por sus momentos de sigilo y acción y la promesa de hasta siete desenlaces diferentes, el juego nos invita a seguir terminándolo para encontrar todas las conclusiones y objetos perdidos en nuestro camino. Sin embargo también tendremos que superar algunos errores, una mala inteligencia artificial y la falta de tutoriales o ayudas de algún tipo para disfrutar de nuestra aventura, como dije, estos detalles pueden ser resueltos con actualizaciones; por lo pronto ya sabemos que los desarrolladores preparan al menos para PC un “Agony Unrated” que tendrá elementos pensados inicialmente y mejoras basadas en los comentarios de la comunidad, así que estaremos al pendiente de estos detalles, y si este tipo de DLC podrá ser obtenido de forma gratuita o en pago.

La respuesta final de Agony es que se trata de un juego que sólo tiene dos caminos, puede ser mejorado con el tiempo e ir ganando popularidad entre los gamers, o puede ser olvidado por los desarrolladores dejando como resultado algo estancado, a medio camino entre una aventura memorable y algo que pudo ser mejor. Esperemos obviamente sea la primera opción así que nos quedará esperar al mencionado DLC y actualizaciones para ir como mejora el título. Si son fans de hueso colorado del género de horror, y los juegos con atmósferas angustiantes pueden sin duda darle una checada a Agony.