Batman Ninja | Crítica

Por fin llegó a nuestras manos la película animada más reciente de DC Comics y Warner Bros. Entertainment, y es que nuestras ganas de verla eran mucho más por el gran enredo que se hizo por el nombre con tantísimos fans que reclamaban el nombre de la cinta, y su “error” de que eran en realidad samuráis los que aparecían, no ninjas. Esa duda la disipamos aquí, así como si de verdad merece o no una oportunidad esta rarísima creación oriental.

SÍ, ORIENTAL

En primera instancia, hay una frase buenísima que la rescatamos del breve documental dentro de la película la cual dice: “nos mantuvimos al margen”. Este es quizá una de las mejores cosas que le pudo pasar a Batman Ninja, y es que Warner Bros. en Estados Unidos no participó en las decisiones de animación, guión ni giros inesperados en la película, sino que todo fue parte de la imaginación de Junpei Mizusaki (JoJo), Kazuki Nakashima (Kill la Kill) y Takashi Okazaki (Afro Samurai).

Este trío de personajes se unieron para realizar una película de Batman como jamás se ha visto, pues como ellos mismos dijeron, no fueron invitados a animar a Batman, invitaron a Batman a ser animado por ellos.

Batman Ninja trata la historia de cómo Gorilla Grood crea una máquina en el tiempo, la cual por una pelea y un pequeño accidente, consume al famoso Arkham Asylum y lo transporta varios siglos atrás hasta Japón, llevándose a medio mundo de DC -bueno, no tantos- pero sí casi a todos los relacionados con nuestro Caballero de la Noche. Al aparecer en dicho país oriental, Batman se da cuenta que la tecnología no le servirá en lo absoluto para liberar a un país oprimido por el gran demonio encarnado por Joker y sus esbirros, unos poderosos y súper bien diseñados samuráis.

Sin contarles más, Batman y su nuevo equipo de ninjas -aquí la parte de Batman Ninja que todos reclamaban-, pelearán contra Joker, Grood, Poison Ivy, Two Face, Penguin y Deathstroke para liberar al país y restaurar la paz que les ha sido negada, así como salvar a una comunidad que está relacionada íntimamente con Batman y una profecía que lo une a través de la historia y el tiempo.

https://lh3.googleusercontent.com/e2lCWdnhRRDwuQNwnNxDZv7h-k5SkGP98lv1jGrnUr5vbwZgBVJExzrGQNRTnTwxzXqKsoaKFwTVg4J–6mNozXs78Ul4dt7IrffJVv-1eUJFeRfAeiVf-Ti3LIpDLxUkdjuZI7b8PxYfZid0RNf0heuMkPuhHdn_f1aXx1pYxkTQmVxQxqI6-Bh-7yI9TOz6NcsJe2Kv0b4vNAFalyPkvNSQPCmcLXpAYhcSVOvjr9ObRSdOocqhuxNx2nUHdV8TMX0gvwGg8HX4-uPGGRYXl8nG46zyESng-0yWO3sTciV031l-tFseLWG0uRvW6zEqNw_0Trn-Gx1Ezt80fadYr-ftJr2Q65LxKZSynCE6n0BKep6qhtAB36QEOeNEvsWSMKCk8XdVvLfCqMs-EUsPGmf7YV6Clw2jTUJ4jRVXHQ63slbWGqQ8TSKzQrJ1EWG-8WSkQUrFhZLUsRAtXwYswID-_StZU9mW6XuJOjOpOSrNyO47Pn5nU3WIjuGj_5HaKevG8eTXRps9zTsC_vh30gyqO73oUnik_WrjVcNXgHghN32I8ZH0OYzwEUbwGpc8i_wFEmLKWVXhsctYH0Dev6Zs1hWkT4shcccWYS8=w1192-h678-no?pageId=107627802006889712311

¿SAMURÁIS VS NINJAS?

Son quizá los soldados más conocidos en la historia del país del sol naciente, sin embargo Warner Bros. Japón no se inmutó en lo más mínimo en convertirlos en sus personajes más empoderados de la película. La idea de llevar a Batman al oriente residió principalmente en ver una cara diferente del personaje, una donde fuera un completo extraño y saliera de su zona de confort. Llevar la pelea al otro lado del mundo significó un gran reto para el hombre con capa, lo que nos dio una nueva faceta pero que igualmente estuvo muy casada con el concepto que mejor conocemos de Batman: despertar de las cenizas, como el ave fénix.

Durante toda la película encontraremos distintos tipos de animación, está desde la 3D así como la hecha en su totalidad a mano, utilizando paletas de colores y pinceladas propias de la cultura japonesa, incluso varias partes utilizan técnicas altamente exageradas -algunos dirían que mal hechas pero no lo son- para darle ese dramatismo a cada escena, por lo que la mezcla de técnicas se ve durante los 90 minutos y no para, pues también será fácil ver pantallas al muy estilo de juegos de pelea tipo Street Fighter, donde los protagonistas del combate son anunciados y la acción se desarrolla entre escenarios cargados de energía.

SÍ, HAY MECHAS

¿De qué tamaño? No se imaginan. ¿Haciendo qué? Obvio peleando. ¿Quién los maneja? Ni se les ocurra pensar qué les diré quiénes ni cómo, lo que sí les puedo decir es que las batallas son épicas y por momento tan pero tan exageradas, que será imposible no reír por momentos pero a la vez sentirnos sumamente emocionados, y es que los animadores no utilizaron la mesura para sorprendernos, pues en cada momento de la batalla final, será imposible despegar la mirada -aplica el modo Avión en el celular- de la pantalla pues la magia no deja de fluir en cada pincelada ni en cada modelo 3D que es usado para conformar un rompecabezas mucho más grande, el de la película.

VEREDICTO

Describir con palabras escritas la emoción que me dio ver a mi Batman, a mi querido Batman despertar de una gran caída, como lo hace cada vez y como pelea cada vez que lo derrotan, tuvo hoy un sabor completamente diferente a las demás películas animadas de DC, pues a pesar de que siempre nuestro héroe consigue ingeniárselas para salir avante, es ahora cuando más impresiona gracias a los tremendos atractivos visuales que sólo los japoneses saben hacer, ya sea por escenas cargadas de silencio, o con música oriental que nos invita a tararear “na na na na na na”, o animaciones en stop que explican mucho más que mil movimientos, pero sea como sea, Warner Bros. Japón entregó una obra de arte visual que no puede ser más recomendada porque parecería que nos pagan por hacerlo.

Batman Ninja es una película obligada a ver y tener en su colección, casi como todas las animadas de DC Comics, sin embargo esta tiene un toque tan peculiar que desearán verla de inmediato otra vez, para entender mucho más y olvidarse de los diálogos, y luego olvidarse de la música, y luego de las animaciones y luego de todo para disfrutar cada aspecto por separado. Batman Ninja es sin lugar a dudas, una joya de DC que todos los fanáticos de Batman merecen.