Brawlout | Reseña

Casi todas las categorías o géneros de videojuegos tienen un rey, un todopoderoso, y es en el caso de los juegos de pelea tipo “Brawl”, que el chipocludo es sin duda Super Smash Bros. Pero qué se hace cuando llega un nuevo retador al cuadrilátero y decide ponerse al tú por tú con el jefe? Bueno, eso lo podemos saber hoy con Brawlout, un juego de Angry Mob Games que sin duda viene a cimbrar un poco la sólida base del patrón.

TODOS CONTRA TODOS

El modo de juego en Brawlout es básicamente pelearse todos contra todos a ver quién resulta ser el que más saca del escenario a cualquiera de los combatientes, es decir que si uno logra desaparecer de la pantalla a ocho tipejos y los demás tienen una cantidad menor, serán los vencedores. Es bien fácil la mecánica para ser vencedor, el problema consiste meramente en dominar a los personajes para reventar a los rivales, pues créanme que la dificultad y físicas de Brawlout están para pensarse, pues pocas veces encontrarán rivales que no pongan en duda su pericia para pelear.

Brawlout consta de 24 personajes para escoger, varios de ellos originales así como otros invitados de videojuegos de la escena independiente, siendo más específicos de Guacamelee! (sí, Juan Aguacate hace su magistral aparición), Dead Cells, Yooka-Laylee y Hyper Light Drifter, con lo que podrían sentirse identificados y darle una oportunidad más seria al juego. Son precisamente los personajes los que le dan la originalidad a Brawlout por su dinamismo y variedad en los ataques, disfraces, habilidades y personalidades, razón misma para ponerse muy serios y considerar al título de Angry Mob Games como un serio contendiente a quedarse en el mercado, no sé si pelear por los primeros puestos, pero definitivamente tiene madera y áreas de oportunidad que lo harán crecer como un juego que podría llegar para quedarse.

Brawlout aparece como una opción para los que son fanáticos de sentarse en el sillón con tres amigos más y pelear infinitamente hasta encontrar a un vencedor. No hay manera de aburrirse con este juego si la competencia se torna entre varios, no así sucede cuando están solos enfrentando a la máquina, que por más batalla que ofrezca nunca será lo mismo sin esa interacción con otros humanos. He aquí donde podemos aseverar que el modo en línea es el fuerte para los solitarios gamers, o para los que buscan entrar a torneos reales y probar suerte como jugadores profesionales de e-Sports. Echarse un clavado al online de Brawlout abre un mundo de posibilidades siempre y cuando encuentren personas conectadas dispuestas a crecer en este juego nuevo y hacer de él, uno realmente competitivo.

Brawlout también levanta la mano con los gamers que no tienen una consola de Nintendo -aunque el juego también está disponible para Switch-, pues su disponibilidad en Xbox One, PC vía Steam y PlayStation 4 -lugar donde lo jugamos- permite que todos puedan darle caña a base de porrazos y trancazos bien dados, pues gracias a que sus mecánicas están muy pulidas, pocas veces notarán los poquísimos errores que se hacen presenten de vez en cuando a la hora de voltear y atacar, sin embargo no es nada que provoque una caída en la fluidez altísima característica y necesaria para estos juegos de peleas.

El punto más importante y por el cual Brawlout es mucho más serio de lo que uno pensaría, es su magnífica y bellísima dirección de arte, así como los impecables diseños de los peleadores, los cuales se mueren en la raya con los detalles, paletas de colores, animaciones y mapeos tan bien recreados, que no sabrán bien con quién jugar gracias a lo magníficamente bien hechos. Angry Mob Games no se anduvo con rodeos y creó una belleza de juego con escenarios dignos y a la altura de sus ocupantes, haciendo que nuestro dinero sea una buena inversión y que además sea motivo de reuniones con los amigos, pues definitivamente agrada sobremanera a la vista y al gusto.

VEREDICTO

Brawlout es un juego pequeño a primera instancia, con tantos modos en línea como pocos en local, sin embargo no se detiene ahí pues ofrece una variedad grande de personajes y personalidades para encajar en cualquier humano que desee identificarse o enamorarse de uno de ellos. Cuando lo comencé a jugar creí que estaba ante un Super Smash Bros. cualquiera y que incluso terminaría por dejarlo olvidando en el baúl, pero una vez que los escenarios muestran esos detalles de interacción y los personajes se desviven en batallas, no me cupo la duda de que Brawlout es una mirada refrescante a las peleas de sillón entre amigos.

Sí, Kopodo les recomienda ampliamente Brawlout, no para un rato, sino para pensarle más en una alternativa como e-Sport con un alto margen de mejora y no por ser malo, sino porque las posibilidades son infinitas a como han entregado esta versión. Esperemos muchos DLC’s de combatientes y de escenarios, solo para reforzar más la idea de que un Brawlout 2, 3, 4 o los que salgan, serán mucho más entretenidos de lo que este ya es.