Burnout Paradise Remastered | Reseña

Criterion Games regresa a la carga con un clásico que todo fan de la velocidad tiene que poseer en su colección de videojuegos de Playstation 4 o Xbox One; publicado por Electronic Arts Burnout Paradise Remastered pisa a fondo para demostrar que aún, luego de 10 años de haber visto la luz por vez primera, sigue siendo el rey de la destrucción, las intensas carreras y la locura al volante.

AL RITMO DE GUNS N’ ROSES

Fue justamente en 2008 cuando compré Burnout Paradise para Playstation 3, que luego de haber jugado en la Xbox original y Xbox 360 las primeras partes (muy buenas por cierto) sabía que en Paradise tendría de nueva cuenta mejoras sustanciales al gameplay, como había sido hasta entonces. Y sin ninguna sorpresa así fué, Burnout Paradise revolucionó la forma en cómo se veían los juegos de carreras de mundo abierto, los cuales eran muy pocos; los autos eran muy, muy rápidos, sobre todo el de monoplaza (Fórmula 1 para los amigos), y lo mejor de todo sin duda era el nivel de bestialidad de los choques, en dónde los autos literalmente quedaban destrozados, y en dónde podíamos observar a detalle en una repetición instantánea como la carrocería era comprimida y destrozada justo en el lugar de impacto, algo que se podría decir, no se ha repetido con tanta espectacularidad hasta el día de hoy.

Otra de las grandes sorpresas de la época es que con el pasar del tiempo el juego recibió actualizaciones que daban transición de cambio de clima y hora, más vehículos inspirados en modelos reales y clásicos, como el DeLorean DMC-12 de Volver al Futuro o el auto de los Cazafantasmas, sin olvidar otros superautos que desafiaban las leyes de la gravedad (perfectos para el juego), motocicletas y la expansión Big Surf Island, que entregaba un nuevo entorno con sus propios autos. Y esto sin olvidar el fantástico modo online para correr con amigos o simplemente estar por ahí, dando vueltas a la ciudad y haciendo acrobacias; otro de los puntos fuertes de Burnout Paradise fue sin duda su casi infinita lista de cosas por hacer, desde romper letreros, hasta romper récords y entrar en todo tipo de competencias, el juego era simplemente inmersivo y entretenido. De hecho hasta ir conduciendo en sentido contrario te recompensaba con nitro y tiempos récord ¿que más podíamos pedir? Claro, un gameplay tipo arcade perfecto para aprovechar todas las bondades de la Ciudad Paraíso. Y lo tuvimos. Simplemente era genial ese juego, y no por nada se convirtió en un clásico.

DIABLOS ¿POR QUÉ ESTOY HABLANDO EN PASADO?

Burnout Paradise Remastered es lo mismo que ya dije, pero más bonito y más rápido ¿Dicen que la versión original ya era rápida? Pues lo era, prueben ahora la versión remasterizada que no sólo va fluida a 60fps, también a 1080p y 2160p en pantallas 4K; además para mejorar las cosas, todo el mundo se ve mas detallado gracias a texturas en alta definición las cuales mejoran mucho sobre todo en el asfalto. Las partículas de humo en los derrapes también han sido sutilmente mejoradas y las chispas que salen cuando rozamos autos o chocamos también se han visto favorecidas en esta nueva versión. La iluminación por su parte no ha tenido mayor cambio, pero si la suavidad con la que se ven los objetos y el entorno, aunque existe aún alguno que otro detalle como paredes invisibles al saltar barrancos o texturas que se cargan a la vista. Estos errores (provenientes del original) no son comunes encontrarlos en el juego, pero si nos tocará verlos de vez en cuando. Otro detalle de extrañar es que el número de polígonos en términos generales sigue siendo el mismo, es decir, los mismos modelados para los autos, el entorno, etc.

Tratándose de un remaster es obvio decir que Burnout Paradise Remastered viene con todo el contenido previamente lanzado. Ok lo voy a decir: “Burnout Paradise Remastered viene con todo el contenido previamente lanzado” Así que es genial tener ya todas las actualizaciones, autos y escenario extra en el juego; quizá mi única queja es que varios de los vehículos más rápidos ya vienen desbloqueados así que eso quita el mérito de ganar las carreras para desbloquearlos. Fuera de eso, es esto un negocio perfecto.

¿Y SI NO CONOCEN BURNOUT PARADISE?

Que tonta pregunta pero tenía que hacerla, si por alguna extraña razón no conocen la saga Burnout o Burnout Paradise (ya queremos uno nuevo por cierto) porque A: Hace poco les gustan los videojuegos o B: Tienen… ¿15 años? Y eran muy chic@s para jugar en 2008. Entonces les platicaré un poquito para que se den una idea de lo que no se pueden perder.

Burnout Paradise Remastered es como si la pizza de piña no existiera, como si la comida del cine fuera más barata que las entradas, como si no existiera la friendzone y como si el dólar estuviera a 10 pesitos (mínimo).

Bueno, si no me entendieron va de nuevo. Burnout Paradise Remastered es la prueba de que a veces no puedes repetir las cosas, simplemente tomarlas y mejorarlas, pero no emularlas o copiarlas porque nunca será tan genial como lo original. Al menos claro, que existiera un Burnout Paradise 2, entonces ahí sí.

Entonces que esperan, es esta la oportunidad de volver a jugar uno de los clásicos y esperemos no último título de la saga Burnout (Burnout Crash no cuenta, no %$””@), tiene todo lo que ya amamos y más, gracias a las nuevas consolas y sus versiones Playstation 4 Pro y Xbox One X. Es la perfecta excusa para “enfermarse” y ausentarse del mundo toda la semana, y para subir el volúmen de la TV o de su centro de sonido y espantar a los vecinos con tanto choque y destrucción.