Death’s Gambit | Reseña

Han jugado Dark Souls, cualquiera de la serie, incluyamos también Bloodbourne por supuesto ya que es de la misma compañía y tienen la misma tonalidad… No dejen de lado Demon’s Souls que con ese juegazo se inició todo el sufrimiento para el gamer que le da caña a estos juegos. Bueno, han jugado poco o mucho pero los han jugado y entienden de qué tratan y que son un RPG bla, bla, bla. Continuemos entonces con Death’s Gambit y la reseña que nos atañe en PlayStation 4, donde lo jugamos de manera eufórica los primeros treinta minutos, luego pasó otro rato de emoción como de igual media hora, para después empezar a tener estos altibajos en nuestro sentir con respecto al juego, mecánicas, jugabilidad, dificultad y semejanza a Souls.

Death’s Gambit es hermoso de principio a fin, tiene unos diálogos oscuros pero maravillosos, música que desmerece en su totalidad, gráficos increíblemente bien diseñados y hechos con una majestuosidad inmejorable, su nivel de RPG es agradable y maneja una cantidad de armas decente así como las mecánicas de ataque y bloqueo contra los enemigos, mismos que en momentos carecen de imaginación o variedad, sin embargo levantan la mano los mini-jefes, y sub-jefes y jefes y todo el organigrama, es decir que Death’s Gambit es un juego muy completo gracias a sus 16 bits en que está creado haciendo homenaje a la antigua escuela junto con las plataformas que tanto nos gustan, sin llegar a un estilo Metroidvania.

Eso es Death’s Gambit viéndolo desde afuera y pensando en que pudiera ser un juego independiente no del montón, pero sí uno más en la lista de los que deben recibir una oportunidad, pero si lo vemos con ojo crítico es ahí cuando la burra tuerce el rabo y de manera monumental. Resulta que Death’s Gambit es, ES una imitación -saltándose por completo el “homenaje”- de cualquier Souls. Desde los menús, la forma de “pausar” el juego, el inicio del mismo, las almas, las estatuas que son la analogía de las fogatas, los consejos para el juego -aunque aquí son criptas-, los textos y sus ventanas emergentes… déjenme recuperar el aliento… el sistema de crecimiento, la presentación de las armas, los puntos de habilidades, las muertes y tal vez la dificultad que es muy parecida sin llegar a ser tal… último suspiro… aquí también se evita la muerte con la mecánica de evasión, apretando el círculo una y otra vez hasta encontrar el punto donde el enemigo está descuidado y es posible arremeter contra él.

Por desgracia Death’s Gambit es eso, un Souls en 16 bits que sí está hecho con una altísima calidad y una producción envidiable, una que cualquier estudio quisiera hacer, pues el acabado es fantástico, hay poquísimos errores, no le falta emoción, desborda buenas ideas de presentación y ofrece una buena dificultad, pero todo se queda ahí nada más como una copia extraordinaria y traducida a 16 bits de cualquier Souls que se les ocurra.

VEREDICTO

Cuando recibí el código de Death’s Gambit sentí júbilo y gozo en mi alma, de inmediato lo canjeé y no esperé mucho antes de poder jugarlo, estaba extasiado, emocionado, contento de estar ante un juego con previas buenas y algunos videos que prometían cantidad. Incluso acepté que mi novia -sí tengo y es fantástica- no pudiera verme ese preciso día para estrenarlo como se debía, sin prisas ni pausas. Oh desilusión sobre mis expectativas, no con esto digo que Death’s Gambit ses un mal juego, al contrario tiene todo lo necesario para ser una joya independiente como lo fue en su momento Shovel Knight -y sigue siendo-, el problema es que es una idea refrita que no aporta nada más que su delicioso apartado artístico.

Si por casualidad eres tú mi estimado lector, uno de aquellos que no tienen idea de los juegos de la serie Souls, sin duda no puedes dejar pasar la oportunidad de jugar Death’s Gambit, incluso es un obligado por la vieja escuela que es representada de inicio a fin, pero si por otro lado eres de los que ha gritado en desesperación con la dificultad de los Souls, es probable que Death’s Gambit sea para ti un juego que no merecería tanto furor como lo ha tenido y en especial, no merecería la inversión de tu dinero pues es lo mismo, pero diferente, pero sigue siendo lo mismo.