El Cavernícola | Crítica

Dug es un joven hombre de las cavernas que junto a Cerdog, su fiel jabalí mascota, sueña con hacer cosas más grandes que cazar conejos, pronto se dará cuenta que fuera de su aldea una nueva era ha comenzado y tendrá que enfrentarse a retos aún más grandes que un mamut.

“El Cavernicola” es la más reciente producción de Aardman Animations, el afamado estudio que nos trajo obras como “Pollitos en fuga” y “Operación regalo”. Se trata de un film de origen británico-francés que combina los géneros comedia y aventura en formato stop-motion. Mark Burton, James Higginson y Nick Park se encargaron de escribir el guión, mientras que la dirección corrió a cargo de éste último.

La película se sitúa primeramente en una versión ficcionalizada del Pleistoceno en el cual dinosaurios y hombres conviven entre sí hasta la caída de un meteorito, con el cual los cavernícolas crean el primer juego de pelota primitivo: El futbol. Con el paso de las eras, el lugar del meteorito se convierte en un valle donde una pequeña y disfuncional tribu se mantiene de la caza de bestias pequeñas y ha olvidado por completo las costumbres de sus antepasados. Todo transcurre con relativa tranquilidad hasta que un avaricioso hombre de la edad de bronce les arrebata su hogar con la intención de extraer los metales incrustados en la tierra.

Dug termina siendo un fugitivo, pero al ser encontrado tiene la oportunidad de hacer un trato: Jugar un partido de fútbol a cambio de sus tierras o perderlo todo y tener a su tribu esclavizada en una mina. Ahora, dependerá de él, entrenar a su tribu para competir contra los mejores jugadores de futbol y salvar su valle.

Algo que inmediatamente me llamó la atención al escuchar sobre esta cinta es el increíble elenco que prestó su voz para los personajes. El elenco original consiste en Eddie Redmayne (“Animales fantásticos y dónde encontrarlos“) como Dug, un entusiasta y soñador hombre de la edad de piedra, Timothy Spall (“Sr. Turner) es el jefe Bobnar, figura paterna y líder de la tribu, Maisie Williams (Game of Thrones) es Goona, una gran fanática del deporte que se ve imposibilitada de jugar “el juego sagrado” pues no permiten mujeres en la cancha y Tom Hiddleston (“Thor”) es la voz de Lord Nooth, el malvado líder de la ciudad de Bronce. Además de contar con las voces adicionales de Richard Ayoade, Mark Williams y el propio Nick Park, como Cerdog, cuya voz se mantuvo intacta en el doblaje al español. En relación al doblaje, tiene la particularidad de haber sido realizado en Los Ángeles, por parte del Inventure Studios , siendo la primera obra de los estudios Aardman que se dobla ahí. Las voces en español cuentan con talentos como Humberto Amor, Eduardo Bulnes, Gerardo Prat y Paulina Alvarado.

El regreso al inicio.

En su más reciente entrega, los estudios Aardman volvieron a aquello que los destacó en primer lugar: una estética que (aunque no es mi favorita) tiene el estilo muy propio que los caracteriza y el modelado en arcilla usando la técnica stop-motion. Los visuales de la película son muy agradables a la vista, los fondos coloridos y bien detallados dan una excelente dimensión a las escenas, aunque el estilo de moldeado se siente algo burdo, creo que fue adecuado con el tema de los hombres de las cavernas. Esto se nota intencional sobre todo al observar el detalle con el que se emula la textura de la tela y los suelos, por poner algún ejemplo.

. La cinta es divertidísima, trabaja un humor muy sutil que en ningún momento se siente demasiado. Se juega mucho con el concepto del choque entre la Edad de Piedra y la Edad de los Metales, pero sobre todo, aprovecha el contexto futbolístico para hacer referencias y un par de bromas. La película fluye con facilidad y no se vuelve cansada, con su hora y media de duración. Los juegos de palabras y los malentendidos están a la orden del día, sin embargo, mi personaje favorito (Y el más chistoso en mi opinión) es Cerdog, quien a pesar de no tener diálogos, expresa mucha comicidad por medio de sus expresiones, viva muestra de que el trabajo de stop-motion tiene mucha calidad.

“El Cavernícola” carece un tanto de las referencias e ironía a las que las obras de Nick Park nos tiene acostumbrados, sin embargo entrega una trama sencilla y disfrutable cuya moraleja más importante sería trabajar en equipo y no temer a los retos. Si eres fanático de la comedia, el fútbol y quieres pasar un rato agradable con tu familia, entonces recomiendo no te pierdas esta cinta a partir de hoy 22 de febrero en tu sala de cine favorita.