El Grinch | Crítica

Todos ya conocemos a El Grinch, para aquellos de 20 años en adelante, lo recordaremos más fácilmente por su versión live action de Jim Carrey, para los mayores, habrán tenido oportunidad de leer esta historia del Dr. Seuss, “Cómo el Grinch robó la Navidad”, pero ahora es tiempo de atacar a los más pequeñitos de la casa, y que mejor que de la mano de Illumination y Universal Studios. Ya serán 3 generaciones las que podrán disfrutar de esta divertida y conmovedora historia de El Grinch, pero para los que no han tenido ningún contacto con la historia, aquí les dejamos un fragmento.

El Grinch vive solo con su perro Max en la cima de una montaña de Villa Quien, mientras que los Quienes viven en las faltas de las montañas viviendo su vida con la felicidad más grande que alguien se pueda imaginar y en estas fechas son más felices porque se acerca esa fecha tan importante para el pueblo, la Navidad. Durante 53 años, el Grinch se a dedicado a odiar hasta el cansancio a la Navidad hasta que un día se dio cuenta que la única forma de ya no sufrir en estas fechas es… Robando la Navidad.

A diferencia del Grinch de Jim Carrey (2000), este nuevo Grinch (voz; Eugenio Derbez) es más simplón, más infantil y no es que esté mal, simplemente que para los que alcanzamos a ver o leer algunas de las otras dos versiones, este nuevo Grinch está diluido en azúcar mascabada. Eso sí, hay que admitir que la película es bastante divertida para niños y adultos, y no esperábamos menos de las mentes creativas de Illumination (Mi Villano Favorito; Minions) ya que todo lo que el Dr. Seuss alguna vez quiso impregnar en su historia, hablando de la ambientación, aquí lo representan con muchos colores y tecnología convencional.

Si algo hay que aplaudirles a los productores es la genial manera en que desarrollan un libro infantil de 30 páginas escrito en los años 50’s a una producción de 1 hora con 40 minutos en el año 2018. El caso más notorio que podremos ver es la participación de Cindy Lou (Estefanía Piedra), nuestra pequeña protagonista, quien es la hermana mayor de una familia con un par de cuates bebés y una madre soltera y trabajadora de tiempos extra. Cindy tiene una misión para esta Navidad, y es encontrar a Santa para pedirle un deseo especial y muy personal.

Aunque no lo crean, y a pesar de que esta nueva versión es 100% infantil, la historia de El Grinch es muy más triste en comparación de sus homónimas. No les diré la de esta película, pero les contaré la versión del 2000 y la del cuento para que se den una idea. Cuando las cigüeñas vienen a entregar a los bebés a Villa Quien, la cigüeña que traía la canasta de El Grinch es atacada por una fuerte corriente de aire, la cual hace que la canasta de El Grinch caiga en la puerta de un orfanato en Villa Quien. La infancia de Grinch fue difícil ya que no era de la misma apariencia de los bebés quienes, por lo que, en un arranque de ira en la víspera de Navidad, el mismo decide escapar del orfanato para mudarse a las lejanas montañas de Villa Quien, haciendo que su corazón se encogiera dos veces su tamaño quitándole la felicidad y bondad de su ser, haciéndolo odiar estas fechas.

Durante la película de El Grinch podrán ver que los motivos de él son en parte distintos a los “originales” sin embargo, al ser una película completamente dirigida a los más chiquitos del hogar, Este Grinch no es todo maldad, sino que solo odia las cosas estéticas de la Navidad, como los adornos, villancicos, luces, el pino de Navidad y por supuesto, los regalos; pero en sí, él no tiene ningún rencor directo contra los quienes. Así mismo, tenemos un Grinch bastante empático y que, aunque no lo haga con mucha emoción o satisfacción personal, muestra cortesía y apego, al menos con su fiel amigo Max, quien claramente le demuestra que el perro es el mejor amigo del hombre… o Grinch.

Es claro que este nuevo Grinch ha sido humanizado para su fácil comprensión ante los pequeños espectadores, y pese a que le han reducido drásticamente su villanía, deja de buena forma en claro que es lo que está bien y que está mal antes los pequeños cinéfilos. El Grinch es una película festival al 100%, es difícil de tratar cuando nos estás en vísperas de Navidad, pero aún así, logra su gran cometido de dejarles una lección a los niños, así como divertirnos a todo el público.