El pasajero | Crítica

Michael McCauley es un ex oficial irlandes que por más de 10 años ha tomado el mismo tren de camino a su trabajo como vendedor de seguros, a consecuencia de esto conoce bien a todos los pasajeros habituales. Todo transcurre sin mayor novedad, hasta que un día, una misteriosa mujer se le acerca y le hace una oferta que no podrá resistir: Una pequeña acción que desencadenará grandes consecuencias.

Bajo el título original de “The Commuter”, Liam Neeson regresa a la pantalla grande protagonizando una cinta británico-estadounidense de acción y suspenso. Dirigida por Jaume Collet-Serra, y escrito por Byron Willinger y Philip de Blasi, cuenta además con las actuaciones de Vera Farmiga, Sam Neill, y Patrick Wilson.

En esa película, Liam Neeson interpreta a Michael McCauley, un hombre que tras quedarse sin empleo, debe usar toda su habilidad para completar una misión y salvar a su familia. Vera Wang es Joanna, una misteriosa mujer que le ofrece a Michael mucho dinero a cambio de hacer algo por ella. Sam Neill actúa como el Capitán Dave Hawthorne, un viejo conocido de Michael que parece tener intenciones ocultas, mientras que Patrick Wilson da vida al Detective Alex Murphy, ex compañero de Michael en la policía.

Este thriller nos entrega exactamente lo que la dupla de Collet-Serra y Neeson promete. Siendo casi una recreación de sus colaboraciones anteriores. Liam Neeson aparece haciendo justo lo que hace mejor: descubrir una gran conspiración, salvar a sus seres queridos y verse increíble haciéndolo. Sin embargo voy a destacar algunos puntos que me llamaron la atención de esta entrega.

La manera en que la historia se va desarrollando es anunciada por pequeños detalles que se encuentran ahí desde el principio. Un ejemplo de esto es cuando se ve la secuencia donde somos introducidos a la rutina del protagonista: Podemos observar a las mismas personas, en la misma habitación, haciendo las mismas cosas, pero los diferentes ángulos de cámara y los ligeros cambios en los detalles, nos hacen saber que esto ocurre por un largo tiempo. Igualmente observaremos que el personaje de Neeson se despierta todos los días con el sonido de las noticias. Este aparente detalle sin mayor relevancia que el de establecer una temporalidad cobra importancia cuando notamos que todas las noticias tenían relación entre ellas y los eventos de la película derivan de los hechos que llevan ocurriendo cuando menos unos meses. Este tipo de “pistas” son dadas al espectador en diferentes maneras, en algunas ocasiones será el dialogo de algún personaje o el énfasis de un objeto por medio de la cámara. Asumo que, al entregar estas pistas a los espectadores al mismo tiempo que al protagonista, el director nos invita a ir armando el rompecabezas de la mano de Michael McCauley.

La calidad actoral de su elenco es también uno de los puntos más sobresalientes de la cinta, el misterio y elegancia que rodea a Vera Farmiga funciona muy bien. Igualmente al hablar de Patrick Wilson cuya versatilidad actoral se dejó ver bastante bien. Obviamente la mención especial se la lleva Liam Neeson, quien debido a su gran experiencia pudo proyectar un amplio abanico de emociones, con ayuda del recurso de cámara y el manejo del tiempo, que aceleraba o se detenía en función del impacto de los acontecimientos para con el protagonista. En esta ocasión, nuestro héroe ya no se encuentra en sus mejores días. A su avanzada edad, le preocupa no poder seguir haciéndose cargo de su familia y proteger su patrimonio. Lo anterior juega mucho en el conflicto emocional que ofrece otra dimensión a la acción.

En materia argumental noto algunos puntos flojos, que si bien funcionan en la pantalla son cuando menos, cuestionables. La existencia de un enemigo básicamente omnipresente, me llevó a plantearme la posibilidad de algo sobrenatural, y aunque lo anterior puede explicarse como una especie de mafia super poderosa, lo cierto es que los motivos y la manera en que estos operan no terminan de ser expuestos, dejando un par de interrogantes para el final de la cinta.

“El Pasajero” es literalmente todo lo que esperas de una cinta de acción de Liam Neeson, tiene excelentes coreografías de pelea, y muchas aventuras. Es sumamente entretenida y te tendrá al filo del asiento, pero difícilmente trae algo nuevo a la mesa. Si las películas de acción son lo tuyo, entonces definitivamente no puedes perderte esta cinta en tu sala de cine favorito a parir de este 19 de enero.