El Tercer Asesinato | Crítica

El prestigioso abogado Tomoaki Shigemori, es llamado para tomar un nuevo caso, se trata del tercer cargo por homicidio que se le amputa a Misumi, el asesino confeso. El objetivo es evitar la pena de muerte y no parece ser un trabajo complicado, sin embargo una vez que el abogado conozca a su cliente se dará cuenta que hay mucho más debajo de lo que parece ser un simple asesinato.

Originalmente titulada Sandome no Satsujin (三度目の殺人), El Tercer Asesinato es una película japonesa de drama judicial. Fue escrita, dirigida y editada por Hirokazu Koreeda (“Air Doll”). Y es protagonizada por Masaharu Fukuyama, Kōji Yakusho y Suzu Hirose. La cinta se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Venecia número 74 donde fue nominada a “Mejor película”, ha tenido un buen recibimiento por parte de la crítica, resultando en 16 nominaciones de diferentes categorías en los festivales asiáticos: Asia Pacific Screen Awards 2017, Asian Film Awards 2018 y Awards of the Japanese Academy. En éste último, logró en las categorías de Mejor película, Mejor actor de reparto, Mejor actriz de reparto, Mejor director, Mejor guión y Mejor edición.

Con un reparto que reúne a importantes estrellas del cine japonés con las cuales ya había trabajado anteriormente, Koreeda asegura su historia con personajes muy convincentes y excelentes actuaciones. Protagonizando la cinta, aparece Masaharu Fukuyama (“Like Father, Like Son”) como Tomoaki Shigemori, un abogado dedicado que trata de ganar casos a base de encontrar la mejor estrategia quien se interesará en el caso de Misumi y descubrirá que no se trata de lo que parece. Kōji Yakusho (“Babel”) es Misumi, un hombre de Hokkaido de personalidad apacible que ha ejecutado cuando menos a dos personas en el pasado, Suzu Hirose (“Umimachi Diary”) es Sakie Yamanaka, una joven que hace amistad con Misumi y es la hija del hombre que recién fue asesinado. Y por último Isao Hasizume (“I wish”) es Akihisa Shigemori, un juez retirado y padre de Tomoaki, quien hace treinta años evitó la pena de muerte a Misumi, durante su primer juicio.

Es una obra con muchos matices, a lo largo de la historia acompañaremos a Shigemori en su viaje por comprender a su cliente y cuestionarse sus propios paradigmas. Él no tiene problemas en crear una historia convincente que funcione en el juicio, pero la actitud de de Misumi que se contradice con frecuencia con toda tranquilidad, el patrón en forma de cruz que es un elemento recurrente en sus asesinatos y su visión del mundo le llevará a sentir genuino interés por su cliente y reflexionar en la manera en que se ha conducido durante su carrera en la abogacía.

Siendo fiel a su estilo, Koreeda imprime en este largometraje su interés en las dinámicas familiares, especialmente en torno a la paternidad. Por un lado Tomoaki Shigemori es aconsejado por su padre en torno al caso, pidiéndole que sea más inteligente de lo que él lo fue durante la primera sentencia. El mismo Tomoaki tiene una hija, con quien no tiene una relación muy estrecha pero que acudirá a él cuando tiene problemas y en busca de consuelo. Misumi y Saki por otra parte, han sido relegados por su propia hija y padre respectivamente, así que encuentran en el otro una la compañía que les faltaba al establecer esa relación fraterna.

En cuanto a la forma en que la trama es contada, la cinta maneja escenas bastante cotidianas, si acaso la atmósfera ligeramente oscura ayudará a mantener la tensión que se encuentra siempre implícita. La escena que me llamó especialmente la atención es la primera, pues aunque está plasmando un suceso muy crudo, la música y la transición son especialmente tranquilas, generando un extraño contraste.

Creo que el mayor mérito de este largometraje radica en las preguntas que se plantea. A lo largo de sus 124 minutos de duración, toca temas como la arbitrariedad del ejercicio de la justicia, la búsqueda de la verdad que muchas veces es doblada en beneficio de los culpables, la moralidad de la pena de muerte y los diferentes ejes que se conjugan en ella.

“El Tercer Asesinato” es una película increíble y llena de intriga que te mantiene enganchado a la pantalla, donde cada giro argumental enriquece el plot y la recomiendo ampliamente a las personas que gustan de una historia que suspenso y los dramas judiciales. No te pierdas ya en tu sala de cine favorita.