El último disparo | Crítica

Llamada originalmente “First Kill” es una cinta de acción dirigida por Steven C. Miller y escrita por Nick Gordon, cuenta con las actuaciones de Bruce Willis, Hayden Christensen, Gethin Anthony, Megan Leonard, Tyler Jon Olson, y Shea Buckner; El último disparo nos presenta una historia de secuestros, policías, robos de bancos y cacerías en el bosque, con una familia que intenta “reencontrarse” o mejorar su relación. Claro, en algún momento.

Ya conociendo a Bruce Willis y sobre todo viendo su trayectoria con sus papeles más o menos típicos como en las cintas de Duro de Matar, la actual película no nos muestra quizá para los fans del actor, un personaje memorable o que nos invite a seguir conociendo la historia o al menos, ver con atención cada escena de acción; esto es más por el guión flojo y las secuencias “normalonas” que podemos ver en el transcurso del film. De hecho, él tanto Hayden Christensen quizá nunca terminan de despegar, y a pesar de tener algunos buenos momentos de tención, al final El último disparo se siente a medias, como un largometraje para el fin de semana, cuando uno esta aburrido y prende la TV.

Hablando de la historia, tenemos la típica relación de una familia que desea mejorar sus lazos emocionales; Christensen hace de un exitoso hombre de negocios que para encontrarse con su pequeño hijo, decide ir en compañía de su esposa a un pequeño pueblo (actualmente algo peligroso) lleno de recuerdos de cuando él era chico. Es entonces cuando por azares del destino y en medio del bosque Will (Christensen) y su hijo son testigos de un enfrentamiento que acaba mal y con una persona herida, tal y como vemos en el trailer. A partir de aquí las cosas se van saliendo de control pues en medio de una cacería de ladrones, tenemos a Willis como un policía llamado Howell, y por supuesto el tan deseado botín y la razón del que todos estén persiguiéndose en el bosque. Ahora y sin entrar en spoilers, la cinta intenta revelar intenciones ocultas así como un desarrollo de personajes, sin embargo todo queda a la mitad, y quizá lo peor del caso, es que además de tener personajes de dos dimensiones, El último disparo tampoco emociona con sus escenas de acción, más que nada por el estar ya acostumbrados a las cintas en el historial Willis, o en pocas palabras, existe en todo momento un sentimiento de “pudo ser mejor”. Por su parte Christensen hace un buen papel, aunque no lo suficiente para levantar la cinta.

Estrenada en el verano pasado en Estados Unidos, El último disparo llega hoy a los cines de nuestro país. Si buscan una película trepidante y llena de emociones, con una historia llena de sorpresas y memorable, o la menos de mucha acción, dudo que la encuentren aquí, sin embargo si son fans de los actores mencionados puede que les agrade por el hecho de verlos en la pantalla grande. Pero como dije, es más una cinta para pasar una tarde de aburrimiento mientras cambiamos los canales de la TV.