FIFA 18 World Cup Rusia 2018 | Reseña

Cada cuatro años las esperanzas de 32 naciones futbolísticas se levantan en todo el firmamento para asistir a la justa deportiva más vista y esperada del año -ahí sí ni cómo se pueda refutar-, la Copa Mundial de la FIFA que gústele a quien le guste y pésele a quien le pese, es motivo de que millones de personas en el mundo sufran, gocen, festejen y lloren por el deporte más hermoso del orbe.

FIFA 18 de EA Sports es bien conocido por entregar un juego cada que este torneo se lleva a cabo, pero este año salió como una actualización completamente gratis -vaya usted a saber por qué- con los verdaderos factores que interesan al público. Esta reseña NO habla del FIFA 18 y sus características, solo del DLC World Cup Rusia 2018 y su contenido. Spoiler alert: en nuestra simulación no gana México el mundial tampoco :(

MACTRÍO

Sí, ya sé que así no se dice pero por cuestiones de licencias así lo dejamos. Son tres cosas y nada más tres las que nos interesa jugar en esta actualización, de hecho son las únicas tres y nos pareció perfecto: Copa Mundial, Copa Mundial en línea y FUT.

La Copa Mundial es eso, el torneo más desgarrador para los mexicanos pero que aún así mantenemos nuestra esperanza en el Tri, en el cual se juega con los 32 equipos divididos en sus 8 grupos de acuerdo al sorteo oficial de la FIFA. Aquí no hay de otra que seleccionar a las escuadras que ustedes gusten y jugar todos los partidos relacionados a dichos conjuntos, así que lo mínimo a disputar son los tres partidos de grupo, o incluso los 64 si así lo gustan, para escribir su propia historia. Nos gusta este modo porque es el básico y nadie puede impedir que ganemos 1000 a 0, más que la máquina.

La Copa Mundial en línea es otro boleto, sobre todo porque conectarse a los servidores no fue posible el día de salida del DLC, por desgracia tuvimos que esperar varios días a conectarnos porque EA simplemente no podía enlazarnos, por lo que la única opción fue jugar de manera local y perder con Brasil en octavos de final. Maldito quinto partido, ni en el FIFA se logró. Una vez que sí pudimos ya, fue ahí donde las cosas se pusieron más candentes, sin embargo nada que nos quitara el sueño ni nos espantara tanto como para dejarlo ahí.

El verdadero del DLC está en el modo FUT, que sirve casi de la misma manera que el FUT original del FIFA. Juntamos tarjetas de jugadores para armar nuestro equipo, seleccionamos una equipación de los 32 conjuntos en la Copa Mundial, y empezamos a jugar en un grupo de equipos aleatorios, no como viene en el certamen oficial. Cada partido nos dará monedas como siempre que usaremos también en sobres para más jugadores, o bien gastar dinero real para conseguir más de estos preciados sobres y así elevar el nivel de su 11 inicial. La pequeña diferencia es que aquí la química entre los jugadores está basada en la selección a la que pertenecen y a la confederación, ya sea UEFA, CONMEBOL, CONCACAF, etcétera, y no está relacionada con el club donde se desempeña, es decir que la química entre Cristiano Ronaldo (Portugal, UEFA) y Antoine Griezmann (Francia, UEFA) será mayor que la de Neymar Jr. (Brasil, CONMEBOL) y Gerard Piqué (España, UEFA), aunque estos dos últimos sean del club FC Barcelona.

Otra de las grandísimas adiciones del modo FUT es la de jugadores legendarios, quienes pueden salir de manera poco fácil, pero de quienes nos dan una probadita al inicio para saber lo que es tener a semejantes leyendas. En nuestro caso apareció a manera de cortesía, el más grande jugador que alguna vez haya pisado una cancha de fútbol, su majestad el Rey Pelé -con tres Copas Mundiales nadie le hace ni cosquillas, si su Messi-, y al lado de Cristiano, resultó darnos una delantera súper temible y anotadora que nos hizo la vida mucho más fácil, y con la que conseguimos goles a camionetadas (sic).

LA PARTE VISUAL, LA PARTE HERMOSA

FIFA 18 World Cup Rusia 2018 tiene su parte técnica a la cual puedo aplaudir por adiciones a los movimientos de cada jugador, de los porteros, del balón y de la dificultad, pero todo esto es cosa del FIFA 18 como núcleo del DLC, por lo que no ahondaré en ello. Lo que sí me compete hablar es de todo el ambiente alrededor de los partidos, de la presentación, los equipos, uniformes… de todo.

Recuerdo entradas y presentaciones muy emocionantes en los anteriores FIFA para la Copa Mundial, pero creo que me quedo con la de este año, la de Rusia 2018, y es que la manera en que los narradores hablan del torneo, de la importancia del partido, de la gente y los colores en las gradas, así como de las marquesinas y las presentaciones de cada jugador, son realmente emotivas y espectaculares, al grado que me dieron ya nervios por el torneo que tanto hemos esperado e inicia el próximo 14 de junio.

Jugar en FIFA 18 World Cup Rusia 2018 con cualquiera de los equipos y el parecido inmenso con cada jugador, el uniforme oficial y los sistemas de juego, me pareció una experiencia ciertamente diferente a las entregas pasadas, además de recordar que por primera vez, Xbox One y PlayStation 4 tienen esta modalidad, pues para Brasil 2014 sólo Xbox 360 y PlayStation 3 tuvieron el juego a pesar de ya existir el FIFA para actual generación. Una rareza. Hoy aprovechando la potencia de las consolas, la nitidez y la algarabía del juego está maximizada y aprovechada para que el disfrute sea mayor, no por mucho pero sí dio un buen salto.

VEREDICTO

Comprar FIFA 18 es imperativo para poder echarte este DLC de Rusia 2018, pero vale la pena el gasto? De acuerdo con algunos sitios web, el juego está en un descuento muy apetitoso, lo que me permite decir que “sí” a la adquisición, y aunque no es una compra obligada, no cabe duda que es una belleza chutarse la Copa Mundial con tu selección y ganar la Copa FIFA, galardón que NO está disponible en el modo Torneo del FIFA regular, así que las celebraciones al levantar el preciado trofeo son más que emotivas.

Así que sí, compren el FIFA 18 y vayan de inmediato a hacer la descarga del DLC para llegar a ese quinto partido, o darle a Messi el premio que le falta, o hacer a Brasil con su sexta estrella e incluso ver a Holanda cargar el trofeo de una buena vez por todas.