God Of War | Reseña

Realmente sólo se llama así a pesar de que llevaba una numeración, pero a los de Santa Monica les valió y así lo dejaron, por lo que hoy les traemos la reseña de God Of War, la última y tan esperada entrega de una de las emblemáticas sagas de PlayStation. Tardamos un poco pero era necesario saciarnos del juego, y no lo hicimos.

¿ES EN SERIO, QUE ES UN GOD OF WAR?

Es en serio que es un God Of War, les confirmo. Santa Monica tomó todo lo que sabía sobre God Of War, lo analizó bien, rescató sus raíces, anotó las acciones y objetos que lo hacían tan simbólico, y se puso a jugar videojuegos de historia lineal durante meses -se los aseguro-, y entonces fue cuando todas esas horas invertidas en las consolas, hicieron que el salto generacional fuera impecable, magnífico y fastuoso.

Sí, durante muchas horas vi a un Kratos padre y su hijo Atreus con una relación muy parecida a The Last of Us, su mundo en forma de sandbox me recordó a decenas de historias que hoy podemos jugar donde explorar es viable y gratificante, pero que sirve más como complemento de la historia y por supuesto de las peleas, porque si vinieron a God Of War buscando sangre y sadismo, no duden que lo encontrarán, pero siempre teniendo muy en cuenta que el resto del juego le imprime espectacularidad, horas de juego y un factor “WOW” que hace rato no se sentía.

Existe algo que le resta cierta identidad al juego y es el sistema de crecimiento del personaje, o “los personajes”, pues a pesar de que ya teníamos mejora en las armas-poderes, ahora podemos mejorar los ataques que se hacen junto con Atreus o de manera individual, lo cual es un súper punto a favor de Santa Monica quienes estoy seguro, voltearon a ver a Dante’s Inferno y también Horizon: Zero Dawn para recolectar técnicas de crecimiento de personaje y “poderes”, lo que hace de God Of War un juego más del tipo RPG, y no nos importó porque en cada enemigo veíamos una oportunidad de echar a andar las nuevas habilidades, mismas que con la adición de Atreus, nos provocan sentir que el hijo del Dios de la Guerra no es un relleno, aunque al inicio sí se sienta así.

Combatir en God Of War es como antes y como siempre… Esperen, no lo es porque el hacha Leviathan y el escudo… Ok no, olviden lo anterior. El sistema de pelea es diferente especialmente por ese detalle de Atreus al cual sí podemos controlar varias veces para los movimientos especiales, pero cuando vemos que Kratos también puede lanzar su hacha y regresar para asestar un segundo golpe, es donde recordamos que Santa Monica hizo su trabajo en todas las áreas. A esto permítanme decir que el primer capítulo de God Of War es quizá uno de los mejores en la saga -sí jugué todos y estoy en la búsqueda del platino en PS Vita- gracias a un pleitazo de inicio, seguido de una atronadora lluvia de trancazos contra el Stranger.

Ya toda vez que saqué eso de mi sistema pues ansiaba decirlo, ahora tenemos el aspecto técnico de God Of War, mismo que debería ser premiado por la calidad gráfica del mismo, pues haciendo la comparativa entre los sistemas originales y los Pro, no existe una diferencia abismal, y lo digo porque las cinemáticas no distan de la animación dentro del juego, por lo que no estamos ante una escala visual muy baja. Nunca me encontré con caídas de FPS, tampoco con errores de luces, sombras ni texturas, aunque God Of War cuenta con la facilidad de encender al máximo los ventiladores del PlayStation 4 y provocar un ruido más elevado de lo normal, todo esto por la cantidad de recursos de procesamiento que maneja. Por el lado del sonido es la misma cosa: no puedo dejar de escuchar el juego tanto en bocinas con volumen altísimo, o cuando la hora amerita respetar el sueño de los demás, es cuando me pongo los audífonos y es una chulada la manera en que uno se sumerge en el mundo y no responde al mínimo ruido exterior.

Supongo recuerdan cuando antes se jugaba cualquier God Of War y cómo se sentía a cada paso, pues bien, previamente todo era con cierta velocidad, el ritmo de juego era elevado y siempre se sentía esta prisa por continuar haciendo a veces la travesía muy corta por ese mismo ritmo acelerado. Hoy las cosas han cambiado, especialmente por la música que sigue ese patrón de calma y luego de tormenta, avisándonos de peligro inminente por delante. Santa Monica cambió la velocidad por la fórmula pausada y con más ganas de explorar que sólo de ir a pelear, y aunque God Of War sea un juego de reventar traseros, ahora todo es mucho más pensado en entretener por más tiempo, hacer crecer al personaje, concentrarnos en conseguir materiales para mejorar, experiencia y también sin olvidar los cuartos secretos donde aguardaban objetos para mejorar habilidades especiales. God Of War no es más un juego de peleas y peleas y peleas y peleas todo el tiempo, ahora véanlo más como una especie de Horizon mezclado con The Last of Us, dos títulos de los cuales Santa Monica sacó muchos tips y mecánicas más que probadas y validadas por el mundo gamer.

VEREDICTO

Podría echarme 1000 palabras más hablando de God Of War y ni aún así sería suficiente para describir que todo el entorno, las peleas, los jefes, el abismo entre las anteriores entregas y esta, todo es enorme, todo es genial. Meter a un personaje como Atreus que busca aceptación por parte de su padre, su desenvolvimiento y su aporte es bastante alto, pues no se queda en un NPC y ya, sino que más bien se mantiene como un personaje importante y con el cual su ausencia hubiera hecho un juego menos interesante.

Estamos ante el mejor Kratos de la historia, el mejor diseñado y que a pesar de ser el único humano ciertamente exagerado físicamente, es sin duda alguna y sin temor a equivocarme, el más impactante y genial de todos. Esa madurez impresa en su rostro, en sus movimientos y su manera de presentarse y hablar, así como de accionar, lo mantienen en la cima de los protagonistas de videojuegos -con otros más por supuesto- y le abre una abanico enorme de posibilidades para el futuro, y esto lo digo a pesar de que el director aseguró que podría hacer cinco juegos más… Quizá uno con Atreus en etapa adulta? No estaría nada mal.

God Of War es un juego exclusivo de PlayStation 4, y meto las manos al fuego que será Juego del Año en varias premiaciones, mínimo en Kopodo Awards lo será. Es una gran secuela a la saga, una continuación con ideas muy bien renovadas, que no necesita de mucha presentación, y que sobrepasa las expectativas que un servidor tenía, haciéndolo el más vistoso y magnífico, quizá perfecto, God Of War de la historia. Sony Interactive Entertainment sigue trayendo exclusivas de primer nivel y ojalá siga así.