Hombre al agua | Crítica

A medida que avanzan las experiencias cinematográficas, no hay nada peor que sentarse a lo que pretende ser una comedia y nunca tener una razón para involucrar su reflejo de risa.
Por supuesto, nunca fui un gran admirador del original “Al Agua”, que protagonizó la pareja de la vida real Kurt Russell y Goldie Hawn. Pero fue dirigida hábilmente por Garry Marshall, quien al menos sabía cómo hacer una broma y mantener las cosas muy cerradas.

El guión, escrito por Leslie Dixon, uno de los principales generadores de los muchos festivales de risas de alto concepto y bajo humor de la década (“Mrs. Doubtfire”, “Outrageous Fortune”, “Mira quién habla ahora”), enfrentó a los mimados ricos de Hawn, que termina con amnesia después de caerse de su yate, contra el viudo carpintero y padre de cuatro hijos de Russell. Desde que ella lo metió en la factura antes de su accidente, él aprovecha su pérdida de memoria y afirma que ella es su esposa y madre de sus hijos, y rápidamente la carga con un aluvión de tareas domésticas. Pronto aprende a preocuparse por los demás en un ambiente hogareño y las dos partes en disputa se enamoran. La clase, las diferencias de género, el populismo y el concepto espeluznante del alumbrado de gas a alguien para que hiciera su voluntad básicamente secuestrándolos fueron abordados, a pesar de la inseguridad inherente.

Este remake -que debería llamarse con más veracidad “Overbored u Hombre al Agua”, Anna Faris como Kate, una chica trabajadora, en medio de una crisis financiera y madre soltera de tres dulces hijas que tiene dos trabajos mientras estudia para obtener un título de enfermería. Mientras limpia la alfombra empapada de champán en un enorme yate, se encuentra con el playboy de Eugenio Derbez, Leonardo, el hijo del tercer hombre más rico del mundo, se nos dice, que no solo la insulta, sino que la empuja hacia el mar junto con su equipo de limpieza. Pronto, él mismo cae al agua y se lava en la playa sin conocer su identidad. Kate aprovecha la oportunidad para reclamar que ella es su esposa, por lo que puede imponerle todas las tareas domésticas, así como también hacer que trabaje en un trabajo de construcción físicamente exigente. Ella también le dice que, hasta que pueda mantenerse sobrio, debe dormir en el garaje.

Uno pensaría que una mujer con tres niñas pequeñas lo pensaría dos veces antes de traer a un hombre extraño a su hogar, pero teniendo en cuenta la escasa o nula chispa que existe entre Faris y Derbez -ella parece estar más excitada haciéndole sufrir-. Tampoco ayuda como es evidente que Derbez es demasiado viejo para esta parte y que Faris -quien tiene mejor química con Allison Janney en su comedia de situación, “mamá”- apenas tiene la oportunidad de mostrar su habilidad con zingers verbales inteligentes.

Sin embargo, Derbez, una estrella importante en su país de origen que está tratando de expandir su base de seguidores, es la razón por la que este “Al otro lado” funciona en absoluto. El director Rob Greenberg y el coguionista Bob Fisher eligieron el original. Incluso usan el mismo entorno de Elk Grove, Oregón, y cuentan con un policía que alude a otro caso de amnesia de hace años que involucraba a una “bella dama”. Pero ponen el romance en un segundo plano mientras se enfoca en la raza y la etnicidad como bonos, Leonardo con sus compatriotas mexicanos en un trabajo de construcción de piscinas, incluso cuando inicialmente se burlan de sus suaves “manos de dama” y le permiten hacer piruetas durante su primer día. Él es quien obtiene el arco del personaje a medida que aprende el valor del trabajo duro y la amistad, mientras que el gran momento de Kate es cuando finalmente posee su mentira.

La única escena que Derbez da en la clavícula es su confusión cuando su memoria comienza a restaurarse. Sí, le gustaría volver a caer en el regazo del lujo, pero ya no es el mismo hombre que alguna vez fue. Él no se enoja ni regaña a Faris. En cambio, se le permite profundizar en su alma e invocar emociones honestas, algo que el “Cómo ser un Latin Lover” del año pasado carecía de gravedad, y eleva levemente esta pobre imitación del original.

En su mayor parte, sin embargo, este contempo toma un viejo “goldie” hace poco para avanzar la causa de la comedia, la feminidad -era y nada que ver con tornillos o bolas-. Ahorre para teléfonos celulares, modelos de autos, computadoras y tal, no hay mucha evidencia que sugiera que los eventos realmente están teniendo lugar en este siglo. Sí, la atemporalidad a veces es algo bueno, pero la relevancia sería mejor.

También me preocupa que Hollywood, de repente, simplemente ajuste a las mujeres a roles tradicionalmente masculinos, de cualquier manera, sin hacer su debida diligencia al ajustar el material para reflejar la realidad de una mujer. La nueva versión de “Ghostbusters” era demasiado tímida en ese sentido. Aquí está la esperanza de que el próximo “Ocean’s 8” no deje a un lado su fabuloso elenco de femmes.