Johnny English 3.0 | Crítica

Después de que un ataque cibernético filtrara las credenciales de todos los espías activos del servicio secreto inglés, el despistado y seductor agente Johnny English debe regresar de su retiro como la última esperanza del gobierno británico.

También conocida como “Johnny English Strikes Again” llega la tercera entrega de la saga que iniciaría hace 15 años cuando el primer largometraje salió a la luz. Al igual que las precuelas que le preceden, se trata de un largometraje de comedia de origen británico, escrita por William Davies, producida por Rowan Atkinson y dirigida por David Kerr. Es protagonizada por Rowan Atkinson y cuenta con las actuaciones de Olga Kurylenko, Ben Miller, Adam James y Emma Thompson.

Pensada originalmente para ser una parodia del cine de acción y espionaje, Johnny English nace de la mente de Neal Purvis y Robert Wade, guionistas de cinco películas de 007 (desde The World Is Not Enough hasta Skyfall), resultado del experimento que vendría de combinar al espía más famoso del cine, con el emblemático estilo de Rowan Atkinson, mejor conocido como su célebre personaje “Mr. Bean”

En esta nueva cinta, el torpe agente English debe enfrentarse a un terrorista cibernético que amenaza la seguridad inglesa en el marco de una gran cumbre internacional. Con toda la información filtrada de los agentes secretos, English debe volver del retiro y enfrentarse a un mundo completamente diferente donde los clásicos gadgets de espionaje están obsoletos y es necesario usar tecnología que apenas comprende.

Rowan Atkinson es Johnny English, un atolondrado espía que trabaja para el servicio secreto británico quien usará sus talentos para luchar contra un enemigo muy diferente al que está acostumbrado. Olga Kurylenko a quien recordaremos como la “Bond girl” de “007 Quantum” es Ophelia, una joven espía rusa que se encontrará con English y podría ser una pieza clave de la misión. Ben Miller regresa como Angus Bough, después de que no apareciera en la segunda parte de la saga. Bough posee un gran talento para el espionaje y actúa como la mano derecha de English, por quien siente gran admiración. Adam James as Pegaso, el nombre clave que suele adoptar el jefe del Servicio Secreto Británico, es un hombre que aunque no confía del todo en las habilidades de English, le proporciona lo necesario para cumplir con la misión en un intento desesperado de encontrar al culpable de los ciberataques. Emma Thompson se une al elenco como la Primer Ministra del Reino Unido, una mujer fuerte en quien se posan todas las miradas al no poder garantizar la seguridad del pueblo al que representa. Finalmente Jake Lacy interpreta a Jason, un millenial que se hizo fortuna mediante el análisis y la manipulación de “big data”, a quien la Primer Ministra acudirá por ayuda para llevar la inteligencia británica al futuro.

La fórmula de Johnny English 3.0 es similar a sus predecesoras y se siente un tanto predecible. La aparición de un villano prácticamente infalible siempre añade tensión a la trama y la resolución del conflicto es en general satisfactoria. El film juega mucho con el contraste que existe entre la los espías clásicos (que por cierto hay un par de cameos interesantes al respecto) y la nueva generación de agentes. Esto genera todo tipo de situaciones divertidas, con las que el protagonista tiene que lidiar al estilo muy particular de Atkinson.

En cuanto a la cuestión más técnica, la fotografía y el score es muy agradable, resalta el trabajo de Howard Goodall en la musicalización, pues considero fue un aporte importante y que personalmente disfruté bastante. Sin embargo, la calidad de los efectos especiales decae durante el último tramo de la cinta, dejando un sabor agridulce en este sentido.

Sin duda es una película muy recomendable para los fans de la comedia del emblemático Mr. Bean, y aquellos que gusten del cine de espías buscando pasar un buen rato. Aunque su duración es de 1 hora y 40 minutos, el ritmo el ritmo tan dinámico de la cinta en el que todo el tiempo tenemos algo de acción la hace bastante amena. No te pierdas la oportunidad de ver “Johnny English 3.0” en tu sala de cine más cercana.