Jugamos Ni No Kuni II: Revenant Kingdom y aquí les platicamos que nos pareció

Gracias a nuestros amigos de Bandai Namco tuvimos la gran oportunidad de tener en nuestras manos el nuevo RPG de Level-5 Ni No Kuni II: Revenant Kingdom, secuela del tan querido Ni no Kuni: Wrath of the White Witch lanzado para Playstation 3 en 2013.

Esta nueva entrega nos coloca cientos de años luego del original, así que en la historia conoceremos a dos clásicas facciones en conflicto, el gato y el ratón que comienzan a pelear cuando la tribu del ratón hace un golpe de estado dejando sin salida más que el exilio a su joven rey Evan Pettishisker, uno de los protagonistas de nuestra aventura que, en compañía de Roland, un visitante de un mundo lejano (suponemos del mundo real) y una pirata de nombre Tani, tendrán que viajar por las tierras y al rededores de Ding Dong Dell, para así crear alianzas, fortalecerse, y regresar a reclamar el reino de Evan.

De entrada lo primero que llama la atención son los visuales sin duda, los cuales, siguiendo la línea del título pasado, mantienen una estética de anime, llena de color y mucho detalle tanto en sus personajes como en cada escenario. Como es natural nuestra aventura comienza en el castillo de Ding Dong Bell, justo en el momento que Roland conoce a Evan, para luego enterarse del terrible golpe de estado por parte de los ratones, y que los lleva a escapar de la ciudad, mientras pelean con guardias, y algunas criaturas en las alcantarillas.

De esta forma el juego nos va mostrando el tipo de gameplay que tendremos, nuestras habilidades especiales como lanzar magias, la habilidad para equipar armas de corto y largo alcance, y más. En general el estilo de juego es muy intuitivo y fácil de aprender, aún cuando no tengan experiencia en RPG’s. básicamente golpeamos con dos botones, uno para ataques fuertes y otros para golpes rápidos y que infligen menos daño, usando el gatillo derecho podemos elegir magias, y aunque las batallas son en tiempo real, podemos subirnos la vida y usar ítems ingresando a nuestro menú. Hablando de los encuentros con enemigos tendremos dos formas, una en la que estamos en el “mapa abierto” por ejemplo en los pasillos del castillo o en las cloacas, y otro que se da en el mapa abierto del mundo, donde viajamos con nuestros protagonistas en su versión “chibi” gracias a esto podemos ver parte del inmenso mapa en el que nos encontramos, así como las criaturas que deambulan por el.

Llegado el momento del ataque, la perspectiva cambia a la “normal” dejándonos dentro de un área de ataque. Como es natural en estos juegos de rol encontraremos enemigos de nuestro nivel de experiencia, y otros más elevados, así que será tarea nuestra si nos vamos directo a la acción, o preferimos darles la vuelta. Por fortuna en todo momento la animación y la jugabilidad son bastante fluidos, pero sobre todo divertidos, cabe decir que posteriormente conoceremos unas pequeñas y singulares criaturas que nos acompañarán en nuestro viaje y que nos podrán ayudar en las peleas, así que ciertamente el juego es muy divertido y lleno de carisma gracias a su narrativa.

En el apartado sonoro tenemos de nueva cuenta a Joe Hisaishi, quien por lo que pudimos apreciar, deja una huella repleta de fantasía a Ni No Kuni II: Revenant Kingdom con un soundtrack emotivo y dinámico para la presentación de personajes, secuencias de historia, momentos de acción, batallas, escenarios y más.

Si buscan un buen RPG con gráficos muy bien detallados estilo anime, mucha personalidad, momentos dramáticos, con acción, humor y carisma, en un mundo de criaturas fantásticas no duden en checar Ni No Kuni II: Revenant Kingdom en Playstation 4 y PC a partir del 23 de marzo. Seguro será sorprendente, así que nosotros estamos súper apuntados.