Jurassic World: El reino caído | Crítica

La magia de los dinosaurios y la maldad del ser humano están presentes en esta cinta secuela de la estrenada en 2015, y que sigue la historia en la Isla Nublar a punto de ser prácticamente destruída por una erupción volcánica. ¿Nuestros amigos dinosaurios podrán sobrevivir a tal cataclismo? ¿La vida encontrará su camino? ¿Tendremos otro dinosaurio diseñado genéticamente por el hombre? y lo más importante ¿Vemos algo diferente en la franquicia? Sigan leyendo para enterarse de esto y más en nuestra crítica libre de spoilers.

EL REINO CAÍDO… O CASI

Como todos hemos podido ver en los avances, Jurassic World: El Reino Caído nos lleva de vuelta a la famosa Isla Nublar, lugar que está a punto de ser inhabitable gracias a una erupción volcánica. Y como es de esperar nuestros amigos ya conocidos en la primera cinta están a la orden del día para salvar a las criaturas de su ya segunda extinción. Claro que… en el transcurso también tenemos algún debate sobre si es factible mantener con vida a los dinosaurios, o si por el contrario, lo mejor será que digan adiós y así, librar de un posible futuro apocalíptico a la humanidad.

Esto y sin entrar en spoilers, porque es muy obvio, nos lleva a dos caminos:

a) Mueren los dinosaurios y con ello la franquicia.
b) ¡Salvemos a los dinosaurios! ¿Que puede salir mal?

Así es, ¡Salvemos a los dinosaurios! Es la respuesta correcta, y con ello veremos lo que siempre sucede en cualquier cinta de Parque Jurásico (ahora Mundo Jurásico), lo cual como siempre es muy entretenido; esto es, ver correr dinosaurios por todas partes mientras se esparce el caos, y en medio de todo, nuestros héroes tratarán de salvar el día.

Lo interesante de la cinta es que “El reino caído” no es sobre el fin de los dinosaurios, si no sobre el posible fin de… (huy aquí me detengo). Así que estamos sin duda ante una película que quizá viene siendo la segunda parte de esta “nueva trilogía” llamada Jurassic World, pero que en realidad da el paso a una posible innumerable lista de nuevas secuelas. Pues afrontémoslo, la siguiente parte no será la última, y cuando vean Jurassic World: El reino caído lo entenderán.

PERO ¿QUEREMOS MÁS?

La actual película en si no presenta mayores revelaciones, ni tampoco “reinventa la franquicia”, más bien sigue por su camino, haciendo lo que siempre y manejando los elementos que película con película han funcionado. La buena noticia es que sigue siendo tan divertida y entretenida como las anteriores cintas, y el nivel de producción en fotografía, banda sonora y efectos visuales está a la altura en todo momento. En pocas palabras, si gustan de la saga y los dinosaurios, no saldrán defraudados.

Dónde si hay algo más de diferencia es que se podría decir la historia está dividida en dos partes, la primera en la Isla Nublar, y la segunda en un entorno completamente nuevo, que brinda la perfecta excusa para poner a correr a nuestros protagonistas, héroes y villanos por su supervivencia. Dando así un espectáculo visual en el que las criaturas son el foco de atención. En esta segunda parte es dónde vemos para dónde va el desarrollo de la franquicia y sus posibles secuelas, lo cual nos puede dar resultados muy interesantes y variados, pero también películas “iguales” donde solo cambien elementos. Pero bueno, eso es ya hablar del futuro y hasta no ver un nuevo anuncio no tenemos nada seguro.

Jurassic World: El reino caído como dije se va por la segura, y a pesar de tener algún que otro nuevo personaje, es más como el prólogo de algo que puede venir. Sin embargo no se aburran, pues como dije la cinta es bastante buena, pero no memorable como la primera (creo a la primera ninguna le gana); su historia está bien desarrollada aunque simple, y nos deja ver elementos que en siguientes secuelas seguro serán buenos para desarrollar. Así que para responder la pregunta ¿Queremos más? Pues sí, y eso es porque la curiosidad nos gana. Además ¿a quien no le gustan los dinosaurios?

EL INDORAPTOR, UNA CRIATURA DE PESADILLA

La nueva estrella en Jurassic World: El reino caído es el dinosaurio híbrido diseñado genéticamente, el Indoraptor, quizá tan mortífero y terrible como el Indominux Rex (presentado en la pasada cinta), el Indoraptor tiene su buena exposición en pantalla, con escenas que se mezclan entre el género de la acción y los monstruos, con el del terror, su diseño es muy bueno y aunque es algo así como un “velocirraptor grandote” tiene un estilo propio en su forma de actuar, de moverse y en la apariencia de sus colores. Por su puesto su protagonismo estalla en la segunda aparte de la historia, entregando memorables momentos con escenas casi icónicas del cine, detalles muy bien plasmados por el director español Juan Antonio Bayona conocido por su trabajo en cintas como Lo imposible (2012) y El orfanato (2007), quien a lo largo de El reino caído nos entrega otros momentos que entre luces y sombras dejan ver el futuro casi apocalíptico que se juega en la historia.

HECHA PARA LA PANTALLA GRANDE

Jurassic World: El reino caído es una producción hecha para la pantalla grande, donde puede apreciarse a mayor todos los grandes momentos de su historia; si son seguidores de la saga obviamente no se pueden perder esta nueva entrega; si por alguna razón no conocen ninguna o sólo han visto una que otra cinta de Parque Jurásico, les convendrá darse una refrescada, pues en la actual nos hablan de personajes de pasadas películas, y finalmente si sólo aman los dinosaurios entonces ni sé qué están haciendo ahora, que en lugar de leer esta crítica deberían estar comprando sus boletos.

Jurassic World: El reino caído no es perfecta, pero sabe mantener el interés del espectador, y mejor aún, hace soñar con futuras entregas.