La Región Salvaje | Crítica

La Región Salvaje es una película escrita y dirigida por Amat Escalante, fue rodada en Guanajuato, México y se presentó en el festival de Venecia 2016 otorgándole el León de Plata como mejor director. Su dirección fotográfica estuvo a cargo de Manuel Alberto Claro, quién también trabajó en ‘Melancolía’ película de Lars Von Trier, conllevando a un producto fílmico excelso en cuestiones técnicas y contenido.

El guión, en conjunto a Gibrán Portela, fue inspirado con elementos muy cercanos al director que veía/ leía en periódicos o las noticias nacionales, así como en géneros de terror y thrillers psicológico de films clásicos, tal lo hizo con su anterior película ‘Sangre’ que transita a través de una perspectiva empírica, y plasmar una interpretación de la realidad hacia el séptimo arte. No obstante, ésta propuesta audiovisual, tinta el drama con ficción para darle a la historia ese toque radical en su proceso creativo.

La interpretación es otro triunfo que como director podemos destacar, ya que recurrió a actores/actrices no profesionales para darle vida a Alejandra, una joven madre que cría a sus hijos junto a su esposo Ángel, en dónde a través de dicha pareja se abordan las problemáticas intrafamiliares que el amarillismo periodístico disfruta divulgar. Fabián, es hermano y amante, un enfermero de un hospital local donde conoce a Verónica, quien altera la ‘normalidad’ de las circunstancias en sus vidas al convencerles de ir a una cabaña aislada.

El director comentó en la rueda de prensa en Monterrey que dicha decisión de trabajar con ‘no profesionales’ fue debido a que hay muchas probabilidades de que el gremio actoral puede afectar el propósito de la película, porque sus personajes han sido edificados con una escencia que las telenovelas no venden. Su intención es la atmósfera de algo puro y entrega total, algo que figuras de renombre quizá – muy probablemente – no hubieran estado dispuestas a realizar por los riesgos que encausan al mostrarse o diciendo ciertas líneas.

“Conflicto sentimental del amor y el deseo”, es como describe el propio Amat, ya que la historia recorre cuatro narrativas de personajes entrelazados por una relación política o sanguínea que a partir de sus crisis existenciales y complejos se auto descubren al interactuar con una criatura que está siendo investigada por zoologos en alguna parte lejana del pueblo, cruzando veredas y ríos, por un bosque frondoso e inmerso a que cualquier cosa puede suceder.

La Región Salvaje es inquietante, cruda y visceral; exhibe los ángulos más asertivos sobre el machismo: Misoginia y homofobia desde una trinchera muy bien fundamentada a través del deseo orgánico al placer y la excitación, por lo que da una muy fuerte esperanza al cine mexicano, si bien el mismísimo Guillermo del Toro, director de “La forma del agua” anuncia su cálido respeto hacia Escalante otorgando éste mensaje a través de sus redes sociales: “Escalante es un explorador, un artista interesado en los límites de la violencia, un maestro”. Lo cual lleva a reflexionar precisamente sobre cómo ambos han abordado dicha construcción al considerar especies no humanas como co-protagónicas.

Concluyo con las palabras de Escalante a KOPODO, cuando le comentamos que la película está en una frecuencia sociocultural que no todas las personas están preparadas a digerir o siquiera asimilar para conectarse y analizar sus denuncias sociales acerca de los tabús sexuales y los códigos éticos de convivencia que moldean la práctica:

– ¿Será que la gente le tiene miedo a sus deseos y los reprime?

“Creo que cada quién puede ser tan pudoroso\a o restringido\a con sus ideales hasta que empiezan a afectar el prójimo porque la idea de la libertad es muy bella siempre en todos los aspectos (…) ¿Y por qué es que estamos tan atrasados\as en la libertad personal, de expresarnos sexualmente? Tiene mucho que ver con la religión y la moral, sin embargo, tampoco propongo que la vida sería más sana con un libertinaje, porque de hecho, soy bastante conservador hasta este punto, pero lo que me parece ridículo y muy fuera de lugar es cuando no dan derechos o tener prejuicios, dañar y maltratar en vida y muerte a quienes son diferentes en atracciones eróticas, ya que es un espectro abstracto que cada quién debe definir a propia voluntad; por ejemplo, el machismo, que rechaza, oprime, maltrata y odia a las mujeres ¿qué significa que un hombre se comporte de esa manera? Bueno, pues quizá es que realmente no las quiere pero tampoco acepta que puede querer a otro hombre y se escuda en brutalidad.”

Reparto: Simone Bucio, Ruth Jazmín Ramos, Jesús Meza, Edén Villavicencio, Andrea Peláez, Óscar Escalante, Bernarda Trueba, Kenny Johnston.