Latidos en la oscuridad | Crítica

La más reciente producción de Dean Devlin cuenta la escalofriante historia de Sean, un joven ladrón cuya vida se convierte en una pesadilla luego de descubrir un secuestro en la casa que robaba. Ahora debe decidir si esconderse y olvidar lo ocurrido o enfrentarse a un sádico criminal.

Bajo el título original de Bad Samaritan, esta cinta norteamericana de suspenso y acción fue escrita por Brandon Boyce y dirigida por Dean Devlin. Es protagonizada por David Tennant, Robert Sheehan y Carlito Olivero. Además de contar con las actuaciones estelares de Kerry Condon y Jacqueline Byers.

La historia se desarrolla en Oregón, donde Sean Falco, (interpretado por Robert Sheehan) es un joven aspirante a fotógrafo que junto a de su mejor amigo, Derek (Carlito Olivero) se gana la vida como valet parking de un restaurante. Sin embargo, esta es solo la cubierta para lo que se dedican realmente, y es que mientras los comensales disfrutan de sus alimentos en el establecimiento, ellos aprovechan para entrar a sus casas y hurtar sus pertenencias. Una noche especialmente tranquila llega al local, Cale Erendreich (David Tennant), un hombre adinerado y antipático al que los amigos deciden robar como una especie de “castigo” por su mala actitud.

Entusiasmados por el que podría ser su atraco final, todo cambia repentinamente cuando Sean encuentra una mujer con claros signos de tortura (Kerry Condon) en una de las habitaciones. De aquí, la película se convierte en el juego del gato y el ratón en el que nuestro joven ladrón intenta por todos los medios posibles rescatar a la chica cautiva, mientras él mismo es cazado por el propio Erendreich.

En relación al elenco, tanto Robert Sheehan como Carlito Olivero tienen actuaciones convincentes y bastante creíbles pero es David Tennant quien se roba la película con su increíble performance como Cale Erendreich, el despiadado psicópata cuya nueva meta es destruir sistemáticamente la vida del protagonista. Su carácter aparentemente omnisciente y omnipresente, gracias a que cuenta con tecnología de punta, su capacidad para estudiar fríamente a sus presas combinado con una colección de rasgos que pueden rayar en lo infantil, lo convierten en un antagonista digno y francamente aterrador. Sin embargo, esto será empañado por una serie de problemas en el plot que, aunque pueden parecer pequeños, afectan el desarrollo de los personajes de manera significativa.

La cinta abre con una escena sin contexto, un niño tortura un animal a golpes y luego empuña un arma contra alguien, (posteriormente aprenderemos qué se trata de un flashback). De ahí, inmediatamente pasamos a conocer a Sean y la relación que tiene con sus seres queridos. Es hasta que Sean y Cale se encuentran por primera vez en el restaurante que el filme comienza a tornarse más oscuro de manera progresiva, tanto en cuestión de la narrativa como en la fotografía. El orden de las escenas es coherente a excepción de los flashbacks que siempre terminan chocando con las escenas posteriores debido a lo incómodo de las transiciones. A lo largo de la película se pueden apreciar también un par de inconsistencias con el argumento, muchas veces termina en uno de esos tristes casos de comedia involuntaria.

Creo que el principal problema de la película es que en más de una ocasión deja de tomarse en serio a sí misma, faltando a su lógica y resolviendo conflictos como por arte de magia. Otro inconveniente es el subplot de la agente Fuller (Tracey Heggins) cuyo objetivo era el de explicar el pasado de Erendreich y justificar sus acciones. Pero parece agregado tan de último momento, sin una clara conexión que la haga encajar con el resto de la historia. Las escenas que supuestamente explican el modus operandi del que llaman “el niño del fideicomiso” son muy apresuradas y simplistas. De modo que tal vez hubiera sido mejor no incluirlas.

Creo que la idea principal de la cinta es muy buena y funciona muy bien varias ocasiones, pero no puedo evitar pensar que promete más de lo que entrega. “Latidos en la oscuridad” logra mantener el suspenso, durante gran parte de sus 107 minutos de duración. Su agradable fotografía y la brillante actuación de David Tennant , sacan a flote este film que aunque entretenido, no trae nada nuevo al género del thriller. Puedes verla en tu cine favorito a partir de hoy 10 de agosto de 2018.