Life Is Strange 2 | Reseña

La serie de Dontnod, Life Is Strange, ha tenido su precuela denominada Before The Storm, así como un spin-off que se llamó The Awesome Adventures of Captain Spirit, pero después de esto era justo y necesario por fin ver la segunda parte de la historia, misma que tuvo su desenlace pero gracias a la magia de los escritores, veremos aventuras desde los ojos de nuevos personajes.

DONTNOD LE ECHA GANAS A SU TRABAJO

Como este juego es por episodios y apenas Roads fue el primero en salir, es pertinente que hablemos un poco de la parte gráfica y de las nuevas mecánicas de juego, mismas que fueron creadas de cierta manera basándose en lo básico de la serie, así como pensando en cómo interactuar más con los personajes a manera de no hallar cierto fastidio en el relato mismo, pues no pasan más de treinta minutos en que la historia pierda fuerza y nuestra atención se pose sobre el celular, quizá la comida o ver cómo se seca una pintura.

No estoy hablando de que Life Is Strange 2 no tenga lo necesario, pero al hablar de esta segunda temporada estamos refiriéndonos a personajes nuevos y que no tienen relación directa con lo que sucedió a Max y Chloe, por lo que estamos empezando como nosotros dejamos las cosas previamente, hecho que se aplaude pues nos da esa sensación de continuidad aunque veamos personas y situaciones diferentes en su totalidad. Para Life Is Strange 2 se agrega esta posibilidad de interactuar directamente con Daniel, por lo que no sólo se trata de un acompañante, sino que podemos decidir en qué momentos acoplarlo para darle una especie de enseñanza o experiencia que definitivamente tendrá repercusión en el futuro, esto sin duda complica y agranda al juego haciéndolo mucho más interesante, por lo que reafirmo que estos episodios deben de pasarse más de dos veces y con respuestas y acciones diversas para disfrutar por completo la historia, que a pesar de tener una línea argumental, el comportamiento de los demás será un aspecto a estudiar por los cambios que pueda presentar.

PRIMER EPISODIO: ROADS

Sean Diaz es un adolescente que como todos, vive en este constante conflicto de sobrellevar a su hermano menor Daniel y su intensidad, junto con la energía positiva pero protectora de su padre Esteban, un mecánico que no para de trabajar sino para encontrar un tiempo breve para relacionarse de la mejor manera con sus hijos, todo mientras crece, trabaja, dedica tiempo a su pasión de dibujar, y además busca encontrar su lugar en la vida, mismo que no descubre ni por asomo. Mientras Sean se dispone a irse de juerga con sus mejores amigos, un incidente entre el vecino nefasto y Daniel, provoca que la muerte de un policía a manos de un acto sobrenatural desvíe a sus hermanos de la ruta que tenían trazada, poniéndolos en un viaje hacia Puerto Lobos, en Sonora, México.

La historia de Sean empieza de manera lenta y con varios clichés, sobre todo por el hecho de que su descendencia mexicana lo pone en el ojo del huracán debido a que en este universo también existe un loco de remate que quiere poner un muro entre Estados Unidos y México, situaciones raciales que afectan de manera directa los hechos y que provocan todo este enredo. Dontnod hace uso de la política actual entre los dos países norteamericanos y la mete un tanto para darle un toque terrenal pero a la vez funge un tanto como motor para varios hechos que complican las cosas conforme avanzamos en la historia, que definitivamente le dan una buena razón y a su vez aumentan el dramatismo en las escenas más importantes, imprimiéndoles un impacto mayor.

No cabe duda de que Roads como primer capítulo es un éxito que sigue la fórmula para evitar sobresaltos y una decaída de aforo, que por momentos toma riesgos pero a su vez se mantiene en la línea de lo seguro pero agradable, destacando siempre el toque maestro para dejarnos con la duda y la intriga durante todo el viaje, el cual esperamos sea mucho más vertiginoso, superando las altísimas expectativas que tenemos después de haber jugado la primera parte de Life Is Strange.