María Magdalena | Crítica

Universal Studios estrena la cinta María Magdalena, una historia protagonizada por la actriz Rooney Mara (María), Joaquín Phoenix (Jesús de Nazareth), Chiwetel Ejiofor (Pedro) y Tahar Rahim (Judas Iscariote). Una producción basada en los registros bíblicos de los evangelios, así como en algunos elementos históricos de la época.

Dirigida por el australiano Garth Davis, nominado por seis Oscars incluyendo Mejor Película, por Lion, María Magdalena (Mary Magdalene) es una historia emocional y que toca un lado más realista desde la perspectiva de María y todos los sucesos relacionados a Jesucristo que, aunque es muy bien interpretado por Joaquín Phoenix, llama un poco más la atención el personaje de Rooney Mara gracias a una actuación decente, más no reveladora.

AÚN ASÍ, LA DIFERENTE PERSPECTIVA AYUDA

Sin duda el punto fuerte del largometraje es que presenta una historia diferente a la acostumbrada, al menos en la primera mitad de la cinta, para comenzar conocemos a una María más independiente, libre e insatisfecha con la vida, cosa que le lleva a “revelarse” y tratar de no seguir con lo que se supone debe hacer con su rol de mujer, es decir casarse, tener hijos y formar una familia; de esta forma ella, y en contra de algunos que le rodean, es atraída por el movimiento de Jesús de Nazaret, hasta que se une a su causa. Un viaje que la llevará a Jerusalén y a ser testigo de la crucifixión y posteriormente resurrección de Jesús. O en pocas palabras la historia que ya hemos visto tantas veces en la pantalla grande… y en la chica.

La fotografía fría y tenue, y la cuidada producción de la cinta, sobre todo en vestuario y maquillaje, son elementos que también la hacen llamar la atención, con paisajes abiertos en su mayoría y tomas panorámicas, y ayuda mucho que el personaje de María muestre coraje en su desarrollo, y que luche por lo que piensa, aquí entra la interpretación de Mara, quien como ya dije, es bastante decente, pero queda muy desigual con sus demás compañeros de reparto, quienes no son bien aprovechados gracias también a un ritmo de narrativa flojo y quizá hasta monótono. Aunque como ya dije, el gran peso de la cinta es que comienza bien, pero después de momentos se convierte en lo que ya hemos visto, perdiendo un poco la “originalidad” de su premisa. Es decir, somos testigos de los eventos conocidos, pero desde la perspectiva de María Magdalena.

QUIZÁ PARA LUEGO

Uno de los problemas de María Magdalena es que no se siente con pasión, con fuerza o drama épico; la cinta a pesar de contar con un reparto envidiable y con mucho talento, no aprovecha lo que puede dar de sí, entregando una serie de actuaciones sin mucha fuerza, donde lo visual es sin duda lo más llamativo. Si buscan una historia que cambie la forma en como se había tratado al personaje de María entonces están en la dirección correcta, sin embargo no pueden esperar algo más, ir más allá y obtener una historia desgarradora, llena de emociones y que cuente con actuaciones fuertes y perfectas. Si no piden mucho, María Magdalena les puede parecer bastante interesante en su premisa, pero quizá es más seguro que la vean como una buena oportunidad desperdiciada para contar una historia que ya todos conocemos con otro tipo de enfoque.