Más sabe el diablo por viejo | Crítica

También conocida como “Problemas mayores” es la nueva cinta de José Pepe Bojórquez (“Luna Escondida”) .Se trata de un filme mexicano-estadounidense de romance y comedia. Escrita por Alfredo Félix-Díaz y el mismo Bojórquez, de la historia original de Ty Granoroli y Brad Hall. En ella se relatan las desventuras de un joven actor fracasado, que cuando se encuentra en la ruina decide aprovechar un error burocrático para vivir en “La Casa del Actor” mientras prepara su próxima audición. Ahí se verá acompañado de grandes leyendas del cine mexicano y conocerá a Dafne, una joven pasante de medicina que despertara su interés. Cuenta con las actuaciones de de Osvaldo Benavides, Sandra Echeverría, Ignacio López Tarso, Isela Vega y Lorena Velázquez y un amplio catálogo de primeros actores mexicanos.

Osvaldo Benavides (“Todo Mal”) interpreta a Teo, un licenciado en Química que sueña con ser actor en la ciudad de México, pero cuya carrera no logra despegar. Después de una mala racha pierde su apartamento y luego de recibir una invitación por parte del sindicato a vivir en “La Casa del Actor” decide hacerse pasar por un histrión retirado en lo que encuentra algo de estabilidad. Sandra Echeverría (“Savages”), es Dafne, una egresada de Medicina que hace su Servicio Social en la Casa del Actor, su sueño es hacer una especialidad en Geriatría para ayudar a los adultos mayores a tener mejor calidad de vida. Martín Altomaro (“Todo mal”) es Red, el fiel amigo de Teo a quien ayudará en todas sus aventuras. Ignacio López Tarso (“Macario”) es Joselito, descrito como “el mejor actor de su generación” que tenía anhelos de dirigir pero nunca le fue posible. Teo encuentra en él un maestro y el director de su próximo proyecto. Isela Vega (“La Ley de Herodes”) es Marilú Sáenz, una coqueta actriz que se destacó en su juventud por tener un físico envidiable y participar en películas “ficheras”. Lorena Velázquez (“Amor de mis amores”) actúa como Angélica Aguirre, una digna actriz que desaprueba el estilo de vida de Marilú con quien vive en constante competencia. La actriz Tara Parra (“Línea Nocturna”) da vida a Victoria Placeres, una amable y observadora residente de la casa. Finalmente Arturo Barba (“Rumbos paralelos”) interpreta a Hugo Bellamy, un ambicioso doctor que tiene miras de lograr un lugar en el gobierno por medio de la Casa del Actor.

La primera parte de la cinta se enfoca en explicar la relación que tiene Teo con su vocación y las dificultades a las que se enfrentan los actores jóvenes que buscan hacerse un nombre en la industria. Mientras que en la otra mitad, veremos como un cambio en su mentalidad le devuelve la vida a la casa de retiro cuando decide realizar una serie web, lo que captará la atención de los residentes que anhelan sus tiempos de gloria frente a las cámaras.

Eventualmente la trama se complica y nos queda preguntarnos si Teo logrará mejorar su técnica mientras intenta engañar a un grupo de experimentados actores. Todo esto dotado de un humor que aunque se antoja bastante adulto, no cae en lo vulgar.

Tal vez uno de los pocos problemas que puedo señalar en la película tiene que ver con la manera en que se desarrollan (o no) ciertos personajes. Por ejemplo, por un lado está Teo, lleno de contrastes, dotado de buenas intenciones pero que también es capaz de utilizar a otros para su beneficio, por otro lado tenemos a Bellami, un villano nada más “porque sí”, con un conjunto de defectos que lo hacen detestable y sin una pizca de redención.

Creo que es una obra que sin duda nos deja reflexionando en algunos temas, sobre todo en torno a de la vejez y el pesimismo con el cual los profesionales se ven inmersos una vez que no pueden desarrollar sus actividades con normalidad. “Nosotros lo que queremos es sentirnos vivos” exclama “el viejo Teo” luego de ver como sus colegas mayores se habían resignado a su retiro. Sin embargo, decido quedarme con otra idea que finalmente muestra la película de manera más general : y es que la que la juventud y la vejez se complementan. En primera instancia está Teo, a quien le falta pulirse como actor y tomar experiencia mientras que él es capaz de presentar a los histriones mayores las nuevas tecnologías por medio de las cuales ellos pueden mantenerse vigentes.

“Más sabe el diablo por viejo” es una cinta que maneja una comedia elocuente, que aprovecha a su elenco y entrega un producto que si bien pesa en los personajes de antaño se siente fresca y actual. No te pierdas la oportunidad de ver a estas grandes leyendas del cine mexicano en tu sala favorita.